Miércoles 01de Diciembre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$100,0

Dolar Venta:$106,0

Miércoles 01de Diciembre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$100,0

Dolar Venta:$106,0

/Ellitoral.com.ar/ Vivir Bien

¿Qué es el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal incluye cualquier tipo de neoplasia del colon y del recto. En muchos casos se desarrolla a partir de una lesión premaligna, denominada pólipo. El riesgo de padecer cáncer colorrectal incrementa al aumentar la edad. La mayoría de los casos ocurren entre los 60 y 70 años. 

El cáncer que se origina en el colon se denomina cáncer de colon o intestino grueso, de la misma manera que el que se origina en el recto (parte final del intestino grueso) se denomina cáncer de recto. En la República Argentina la incidencia de cáncer colorrectal es muy similar a la de los países desarrollados. Hay suficiente evidencia que avala el “screening” a partir de los 50 años, tanto hombres como mujeres con riesgo promedio de padecer CCR, para detectarlo y prevenirlo. Esta conducta puede reducir la mortalidad por CCR detectando el cáncer precozmente, en un estadio curable y diagnosticando y extirpando los pólipos adenomatosos. La importancia de la remoción de estos adenomas se basa en que, en la mayor parte de los casos, son estos los precursores del cáncer.

El riesgo de padecer cáncer colorrectal incrementa al aumentar la edad. La mayoría de los casos ocurren entre los 60 y 70 años, mientras que los casos que aparecen antes de los 50 años son poco comunes, a menos que haya una historia familiar de aparición temprana de cáncer colorrectal.

Algunos factores predisponentes son:

l Colitis ulcerosa

l Enfermedad de Crohn

l Tabaquismo

l Escasa actividad física

l Dieta rica en carnes rojas y grasas.

¿Cuáles son los síntomas?

El cáncer colorrectal no suele dar síntomas hasta etapas avanzadas. Cuando aparecen, los síntomas y signos del carcinoma colorrectal son variables e inespecíficos. Los síntomas más frecuentes incluyen hemorragia, cambios en las defecaciones y dolor abdominal. Si el cáncer asienta en el colon derecho se manifestará generalmente como una anemia crónica y ocasionalmente como un tumor abdominal palpable. Si asienta en el colon izquierda provoca alteración del tránsito intestinal con tendencia a la constipación y hemorragia.

¿Cuál es el tratamiento?

Una vez detectado, por medio de una colonoscopía, se debe realizar una biopsia que confirme la malignidad del tumor. Posteriormente el paciente debe ser estudiado por medio de una tomografía (abdomen y pelvis), radiografia de torax y análisis de sangre. El paciente se someterá a una cirugía en la cual se extirpará el segmento del colon enfermo. En algunas ocasiones puede ser necesaria la confección de una ostomía (ano contranatura) temporal y solamente en algunos pacientes con tumores de recto muy cercanos al margen anal se indicará una ostomía definitiva. Algunos tumores en estadios avanzados requerirán de tratamiento con quimio o radioterapia que podrá realizarse antes y/o después de la cirugía.

A menudo, los cánceres colorrectales pueden sangrar en el tracto digestivo. A veces la sangre se puede ver en las heces o causar que estas se vean más oscuras, pero a menudo las heces se ven normales. Pero con el pasar del tiempo, la pérdida de sangre se puede acumular y puede causar recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia). En ocasiones, el primer signo de cáncer colorrectal es un análisis de sangre que muestra un bajo recuento de glóbulos rojos.

Recuerde siempre consultar a su médico.

Más Información: www.sacp.org.ar / www1.hospitalitaliano.org.ar

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error