Sabado 03de Diciembre de 2022CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$166,7

Dolar Venta:$174,7

Sabado 03de Diciembre de 2022CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$166,7

Dolar Venta:$174,7

/Ellitoral.com.ar/ Mundo

Liz Truss tuvo que dar marcha atrás en la rebaja de impuestos

Tras la negativa de los mercados. 

En un giro inesperado, el ministro de Finanzas británico, Kwasi Kwarteng, anunció ayer que el Gobierno descartará la rebaja del impuesto a las ganancias para las personas con mayores ingresos anunciada hace unos días, una medida que provocó agitación de los mercados financieros y el desplome de la libra y terminó con la intervención del Banco de Inglaterra (BOE).

El cambio se produce luego de que la primera ministra, Liz Truss, se resistiera originalmente a retroceder y hasta declarara el pasado lunes mismo que estaba "absolutamente comprometida" con la reducción de la tasa del 45% al 40%, después de ser apuntada por los partidos de la oposición y sus propios diputados.

"Está claro que la eliminación de la tasa impositiva de 45% se ha convertido en una distracción de nuestra misión primordial de abordar las dificultades de nuestro país. Por lo tanto, anuncio que no la continuaremos", escribió Kwarteng en Twitter. Sobre las críticas, en otro mensaje dijo: "Lo entendemos y lo hemos escuchado".

Más tarde el ministro de Finanzas, dijo en medios británicos que después de hablar con diputados, concejales y mucha gente, aceptó que la medida "fue una gran distracción".

"Decidí, junto con la primera ministra, que lo mejor que podía hacer era simplemente no proceder con la eliminación de la tasa. Yo soy responsable del presupuesto, asumo toda la responsabilidad por eso, estaba mirando alrededor del mundo y buscando tasas impositivas competitivas", agregó tras afirmar que los gobiernos tienen que escuchar y es bueno aprender de los errores. Truss, que tomó posesión de su cargo a principios de septiembre, y su ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, anunciaron el 23 de septiembre un presupuesto que contempla una drástica reducción de impuestos, tanto a los hogares como a las empresas, en un esfuerzo por impulsar la economía y combatir la inflación, un intento que es considerado por algunos economistas como el más grande desde 1972.

Pero en el marco del plan, conocido como "minipresupuesto", la propuesta de eliminar la tasa que pagan las personas que ganan más de 150.000 libras esterlinas al año fue fuertemente criticada por la oposición y hasta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que lo hizo mediante un inusual comunicado.

Tanto la primera ministra como Kwarteng fueron acusados de "total ineptitud", y era probable que la controvertida medida fuera también rechazada en el Parlamento.

La semana pasada, el Banco de Inglaterra tuvo que salir a comprar bonos del gobierno con un costo de 65.000 millones de libras para estabilizar el mercado después de que los planes de reducción de impuestos del gobierno provocaran la caída de la libra, en un contexto de fuerte alza de las tasas de interés generando también una crisis en el mercado hipotecario. 

(EN)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error