Jueves 02de Febrero de 2023CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$186,5

Dolar Venta:$194,5

Jueves 02de Febrero de 2023CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$186,5

Dolar Venta:$194,5

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Incendios y más incendios

No se puede hacer un uso político de la administración de ayuda a provincias de signo político diferente. En Corrientes ha ocurrido un desastre cuya magnitud podría haberse atemperado. Es cierto que la problemática ambiental es compleja y su abordaje requiere de conocimiento y trayectoria. Es por eso que la cartera ambiental debería ser confiada a personas idóneas y con experiencia, nunca como prenda de loteos o inexplicables favores políticos.

En su reciente participación ante la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado, el ministro Juan Cabandié responsabilizó a los productores rurales por los incendios y reivindicó su gestión. Su misión parece estar abocada mucho más a encontrar culpables que a tratar de colaborar en la pronta solución de un problema para la cartera a su cargo.

Una conjunción de factores como la falta de precipitaciones, las altas temperaturas, la bajante histórica del Paraná, una sequía que cumplió tres años, la convivencia con actividades productivas y culturales que utilizan el fuego, una gran masa de pastizales sin humedad alguna, la falta de planificación y la lenta y tardía reacción de las autoridades produjeron en la provincia de Corrientes un incendio que supera las 930.000 hectáreas; es decir, prácticamente, alrededor del 11 % del territorio provincial. Una catástrofe ambiental, económica y social de daños irreparables.

En un contexto de previsibilidad, con advertencias realizadas hace más de un año y un monitoreo permanente, los gobiernos provincial y nacional no se anticiparon con un plan de contingencia. Como ocurrió con los incendios en Río Negro, entre las autoridades nacional y provincial, de distintos signos políticos, se culparon recíprocamente.

Un reciente estudio, divulgado hace una semana por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y Grid-Arendal, una organización ambiental sin fines de lucro con sede en Noruega, afirma que el calentamiento global, las sequías y los cambios de uso de la tierra generarán incendios aun en regiones nunca afectadas por esos siniestros. 

La publicación califica al fenómeno como una crisis mundial de incendios forestales y proyecta que esos desastres aumentarán un 30 % para 2050 y más de un 50 % para fin de siglo. Es muy posible que acontecimientos climáticos extremos como el actual sean cada vez más frecuentes en nuestro país. Para abordarlos se requerirá más que nunca competencia y responsabilidad, aplicando un criterio preventivo y colaborativo. 

La demora en la reacción se traduce en daños muchas veces irreversibles para los valiosos ecosistemas de nuestro país, su gente y, consecuentemente, su economía.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error