Viernes 30de Septiembre de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$145,0

Dolar Venta:$153,0

Viernes 30de Septiembre de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$145,0

Dolar Venta:$153,0

/Ellitoral.com.ar/ Policiales

Doble crimen en el Gaucho Gil: los atacantes exhibían cuchillos y anunciaban el asesinato

Yésica Rodríguez, esposa y nuera de las víctimas, dio a conocer su testimonio ante el Tribunal de juicio. Aseguró que la tragedia pudo haberse evitado y que varias veces pidieron ayuda a la policía. 
Debate. Ayer estaba previsto que declaren nueve testigos.

Continúa la ronda de testimonios en el juicio por los  asesinatos de Sergio “Checho” Canteros, de 33 años, y su padre, Julio “Minto” Canteros, de 64, ocurridos el 6 de agosto del año pasado durante un ataque por puestos de venta en el santuario del Gaucho Gil de la ciudad de Mercedes. 

Entre los testimonios más destacados está el de Yésica Rodríguez, esposa de “Checho” Canteros. La mujer afirmó que la tragedia se pudo haber evitado porque varias veces avisaron a la policía sobre las amenazas.

“Los Astarloa venían usurpando terrenos frente a nuestra casa. Ya era casi como la villa que tenían en la Cruz Gil. Taparon nuestra entrada y varias veces se les pidió que sacaran los carros; los sacamos nosotros, y Astarloa vino y amenazó a Checho. Tuvimos miedo e hicimos la denuncia”, precisó Rodríguez a Es Noticias Mercedes.

“Ellos (por los Astarloa) se manejaban así, violentos, golpeando a la gente. El 6 de agosto desde temprano comenzaron a amenazarnos. Jonatan Astarloa me mostró un arma frente a casa.

Llamé a la policía, vinieron y él se escondió. Al mediodía vino “Checho” del trabajo, almorzó y fue a hacer nuevamente la denuncia”.

“Se volvieron a colocar todos enfrente, Juan Cruz, Jonatan, Molina, el Paraguayo, Astarloa padre y otras personas. Yo los filmaba para tener pruebas”.

“Bebo Molina me insultaba, ‘te vamos a entregar a Checho en un cajón’ me decía. Intentaron acuchillarme, llamé a Checho y a todos mis familiares y familiares de mi esposo”.

“Llegaron casi todos, pusimos las camionetas para que alumbraran para ver qué hacían. Un cuchillo lo rasparon por el piso; un botellazo, un silbido y atacaron. Pedí a Nidia que cuidara a los niños. Veo que Checho se corre para adentro y lo siguen todos”.

“Salen Rivero, María Astarloa y tres criaturas que no reconozco y lo patean a Minto en el suelo”.

“Todos tenían cuchillos, hierros, también le vi a Obes, le dicen Pina”, afirmó en su relato Rodríguez, que dio a conocer lo declarado a El Tribunal.

El hecho ocurrió el 6 de agosto del 2021 en el predio del Gaucho Gil ubicado a la altura del kilómetro 102 de la Ruta Nacional 123 en Mercedes. 

Hay 9 imputados, quienes en la primera jornada se abstuvieron de declarar. Se trata de Luis Walter Astarloa, Jonathan Natanael Astarloa, Maximiliano Contreras, Carlos David Molina, María Magdalena Astarloa, Juan Ramón Rivero, Gisella Paola Astarloa, María José Obes y un menor de edad (al momento del hecho).

La defensa particular de Luis Walter Astarloa está a cargo del doctor Andrés Antonio Gaúna; la de Jonathan Natanael Astarloa, del doctor José Sebastián Alegre; la de Maximiliano Contreras, del doctor Guillermo Andrés Farquharson; la de Gisella Paola Astarloa,, del doctor Horacio Aníbal Alonso; y la de María José Obes, del doctor Marcelo Hanson. Juan Ramón Rivero y un menor de edad al momento del hecho cuentan con la defensa oficial de la doctora Julieta Lacroze; en tanto Carlos David Molina y María Magdalena Astarloa, con la del doctor Edgardo Gustavo Grimberg.

Las personas imputadas se encuentran detenidas con prisión preventiva (la que se prorrogó hasta la finalización de las audiencias de juicio): Contreras en la Sección Alcaidía de la Comisaría Primera de la ciudad de Curuzú Cuatiá; María Magdalena Astarloa guarda prisión domiciliaria por estar embaraza y los demás están alojados en la Sección Alcaidía de la Comisaría Primera de la ciudad de Mercedes (Corrientes).

En la apertura del debate el fiscal Adrián Casarrubia indicó que se trató de una “organización familiar para atentar contra la vida de dos personas” y se refirió a instigación de algunos integrantes del grupo en relación a otros, además de hacer énfasis en indicios de criminalidad evidentes, basado en las armas blancas utilizadas en la pelea, los golpes propinados a los fallecidos, entre otros aspectos. 

 (NG)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error