ellitoral.com.ar

Domingo 15de Diciembre de 2019CORRIENTES27°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Después de 36 años la Capital bajo el mando del peronismo

imagen_1
EL DATO
En sorna, ayer durante la conferencia de prensa organizada en el bunker de campaña el senador Fabián Ríos deslizó un pedido a Camau: que se afilie al peronismo. La respuesta fue con una carcajada que en instantes se generalizó.

Aunque no está afiliado, la llegada de Carlos Mauricio “Camau” Espínola a la Municipalidad mediante la Lista 2 del Partido Justicialista cobró una trascendental importancia para el público peronista, por configurar un hecho que no se repetía desde hace 36 años. Por aquellos tiempos, con el advenimiento de la democracia y el acceso de Julio Romero a la Gobernación de la Provincia, el pejotista Manuel Carrillo del Pino hacía pié en la Comuna, único justicialista que comandó el palacio municipal capitalino hasta el momento.
Si bien el nuevo jefe comunal no hizo referencias públicas al acontecimiento histórico con el que convidó al peronismo correntino, su compañero de fórmula José Ernesto “Tito” Meixner, que sí está afiliado al PJ, habló del asunto y confió a la prensa que durante la campaña se habló del tema, al sostener un encuentro con ex legisladores y concejales del peronismo en Corrientes.
Este año se cumplió el 36 aniversario del triunfo electoral del peronismo en Corrientes, en 1973, oportunidad en la que fue ungido Gobernador Julio Romero, quién accedió a la primera magistratura integrando la fórmula del Frente Justicialista de Liberación (Frejuli) junto a Francisco Sá. En esa misma elección fue electo Presidente de la Nación Héctor Cámpora.
En esta capital, el médico Manuel Carrillo del Pino accedía a la Municipalidad para llevar la primera gestión peronista en el palacio de Mayo y Mendoza hasta que se lo permitió el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.
“Camau” Espínola, que este 5 de octubre cumplirá 38 años, tenía por entonces 2 años de edad y los hechos demostraron que primero, su destino estaba en el deporte. Al influjo de una fuerte motivación personal precipitada por el caso del ex motonauta Daniel Scioli, el regatista arrió las velas y se puso el traje de político, con resultado sorprendente.
Mientras que la mayoría de las encuestas colocaba a Eduardo Tassano en la primera posición e incluso Carlos Vignolo en algún momento se animó a hablar de sondeos que le ofrecían una sonrisa, Espínola surgió de un panorama que en principio asomaba desalentador. Su nula identificación partidaria a lo largo de los años y una aquilatada trayectoria de éxitos aunque en el deporte, le permitió ser la figura del triunfo en el público general, traccionando votos que el peronismo vernáculo no contaba hace largas temporadas. O quizá nunca antes los haya tenido.
De acuerdo con datos auscultados de la campaña, fuentes cercanas al nuevo intendente confiaron que a 3 semanas de los comicios tenía en su escritorio de la calle 25 de Mayo al 700 -donde trabaja la Fundación Camau- encuestas que lo posicionaban segundo, a pocos puntos del médico cardiólogo. Ayer, alrededor de las 22,30, el teléfono del deportista sonaba con una llamada de Tassano, quien le prodigó su deseo de éxito y se puso a disposición.
Horas más tarde lo haría el propio Vignolo, pese a que Tassano se recluía aún en la espera de los resultados finales y el jefe de campaña del Frente de Todos -luís Costa Bonino- machacaba con que el doctor ganaba la Capital e incluso en momentos en que el actual jefe comunal se mostraba esperanzado en declaraciones con una radio.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Después de 36 años la Capital bajo el mando del peronismo

Conferencia de prensa: Camau habló de cambiar el prisma desde el que se mira en la Comuna.
Conferencia de prensa: Camau habló de cambiar el prisma desde el que se mira en la Comuna.
EL DATO
En sorna, ayer durante la conferencia de prensa organizada en el bunker de campaña el senador Fabián Ríos deslizó un pedido a Camau: que se afilie al peronismo. La respuesta fue con una carcajada que en instantes se generalizó.

Aunque no está afiliado, la llegada de Carlos Mauricio “Camau” Espínola a la Municipalidad mediante la Lista 2 del Partido Justicialista cobró una trascendental importancia para el público peronista, por configurar un hecho que no se repetía desde hace 36 años. Por aquellos tiempos, con el advenimiento de la democracia y el acceso de Julio Romero a la Gobernación de la Provincia, el pejotista Manuel Carrillo del Pino hacía pié en la Comuna, único justicialista que comandó el palacio municipal capitalino hasta el momento.
Si bien el nuevo jefe comunal no hizo referencias públicas al acontecimiento histórico con el que convidó al peronismo correntino, su compañero de fórmula José Ernesto “Tito” Meixner, que sí está afiliado al PJ, habló del asunto y confió a la prensa que durante la campaña se habló del tema, al sostener un encuentro con ex legisladores y concejales del peronismo en Corrientes.
Este año se cumplió el 36 aniversario del triunfo electoral del peronismo en Corrientes, en 1973, oportunidad en la que fue ungido Gobernador Julio Romero, quién accedió a la primera magistratura integrando la fórmula del Frente Justicialista de Liberación (Frejuli) junto a Francisco Sá. En esa misma elección fue electo Presidente de la Nación Héctor Cámpora.
En esta capital, el médico Manuel Carrillo del Pino accedía a la Municipalidad para llevar la primera gestión peronista en el palacio de Mayo y Mendoza hasta que se lo permitió el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.
“Camau” Espínola, que este 5 de octubre cumplirá 38 años, tenía por entonces 2 años de edad y los hechos demostraron que primero, su destino estaba en el deporte. Al influjo de una fuerte motivación personal precipitada por el caso del ex motonauta Daniel Scioli, el regatista arrió las velas y se puso el traje de político, con resultado sorprendente.
Mientras que la mayoría de las encuestas colocaba a Eduardo Tassano en la primera posición e incluso Carlos Vignolo en algún momento se animó a hablar de sondeos que le ofrecían una sonrisa, Espínola surgió de un panorama que en principio asomaba desalentador. Su nula identificación partidaria a lo largo de los años y una aquilatada trayectoria de éxitos aunque en el deporte, le permitió ser la figura del triunfo en el público general, traccionando votos que el peronismo vernáculo no contaba hace largas temporadas. O quizá nunca antes los haya tenido.
De acuerdo con datos auscultados de la campaña, fuentes cercanas al nuevo intendente confiaron que a 3 semanas de los comicios tenía en su escritorio de la calle 25 de Mayo al 700 -donde trabaja la Fundación Camau- encuestas que lo posicionaban segundo, a pocos puntos del médico cardiólogo. Ayer, alrededor de las 22,30, el teléfono del deportista sonaba con una llamada de Tassano, quien le prodigó su deseo de éxito y se puso a disposición.
Horas más tarde lo haría el propio Vignolo, pese a que Tassano se recluía aún en la espera de los resultados finales y el jefe de campaña del Frente de Todos -luís Costa Bonino- machacaba con que el doctor ganaba la Capital e incluso en momentos en que el actual jefe comunal se mostraba esperanzado en declaraciones con una radio.