Miércoles 12de Agosto de 2020CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,00

Dolar Venta:$77,00

Miércoles 12de Agosto de 2020CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,00

Dolar Venta:$77,00

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 79 CASOS ACTIVOS (242 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Periodismo Ciudadano

Nuestras independencia: 1815 - 1816 - 1947

29 de junio de 1815 - El Congreso de los Pueblos Libres declara la Independencia de todo poder extranjero

El 29 de Junio de 1815, en el Arroyo de la China -hoy Concepción del Uruguay, Entre Ríos-, se reunió el Congreso de los Pueblos Libres, participando delegados de la Banda Oriental del Uruguay, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Corrientes y Misiones, convocado para “tratar la organización política de los Pueblos Libres, el comercio interprovincial y con el extranjero; el papel de las comunidades indígenas en la economía de la confederación, la política agraria y la posibilidad de extender la Confederación al resto del ex-Virreinato”.

El profundo debate concluye con la Declaración de la “Independencia de todo poder extranjero”, sosteniendo la Confederación de las provincias autónomas como organización política.

Es la primera declaración de independencia en el Sur de América, pero esta no era una declaración separatista del Río de la Plata, por lo que se designó una delegación que viaje a Buenos Aires para acordar la unidad sobre estos principios: “La Soberanía particular de los Pueblos será precisamente declarada y ostentada, como objeto único de nuestra revolución”; la unidad federal de todos los pueblos e independencia no solo de España sino de “todo poder extranjero”.

La intransigencia del gobierno centralista porteño hizo fracasar la gestión política por la unidad y recién un año después - 9 de Julio de 1816 en Tucumán - se declaró la independencia del resto de las Provincias del Río de la Plata.

Además, en el Congreso de Arroyo de la China se Juró la Bandera Tricolor de la Confederación de los Pueblos Libres: blanco al medio, azul en los extremos y una franja roja cruzada, resolviéndose que todos los Pueblos de la Confederación sostengan “el Pabellón de la Libertad” como la llamaba Artigas.

Por ultimo se confeccionó un “Reglamento para el fomento de la campaña” que es promulgado el 10 de septiembre del mismo año, que constituye la primera Reforma Agraria de América Latina. Establecía la expropiación de tierras y su reparto a los que la trabajan “con la prevención que los más infelices sean los más privilegiados”. El Reglamento establece claramente que el reparto no es el de promover la acumulación de tierras sino todo lo contrario, prevé en sus artículos que “los agraciados no posean más que una suerte de estancia”; también que no “puedan enajenar o vender estas suertes de estancia ni contraer sobre ella débito alguno bajo la pena de nulidad…”. “Estas son heredades que tienen un alto sentido de reparación social y de instrumento de mejoramiento del campo y no de meros instrumentos para transacciones comerciales”. (Conceptos que los deberían observar los defensores del hoy llamado mediáticamente “el campo”).

Con estas medidas más el Reglamento de Aranceles (9 de septiembre de 1815) en la Liga Federal se constituyó como un “mercado común regional” donde se protegía la producción interna de la Confederación y se fomentaba la agricultura con el reparto de tierras, animales y semillas.

9 de julio de 1947 - Declaración de la Independencia Económica

Es imprescindible recordar también aquel 9 de Julio de 1947 cuando el entonces Presidente Juan Domingo Perón proclama la Independencia Económica en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Señalaba el Acta de la Declaración de la Independencia Económica: “se reúnen en acto solemne los representantes de la Nación, en sus fuerzas gubernativas y en sus fuerzas populares y trabajadoras, para reafirmar el propósito del pueblo argentino de consumar su emancipación económica de los poderes capitalistas foráneos que han ejercido su tutela, control y dominio, bajo las formas de hegemonías económicas condenables y de las que en el país pudieran estar a ellos vinculados”.

“A tal fin los firmantes, en representación del pueblo de la Nación, comprometen las energías de su patriotismo, y la pureza de sus intenciones en la tarea de movilizar las inmensas fuerzas productivas nacionales y concertar los términos de una verdadera política para que en el comercio internacional tengan base de discusión, negociación y comercialización los productos de trabajo argentino, y quede de tal modo garantizada para la República la suerte económica de su presente y su porvenir. Así lo entienden y así lo quieren, a fin de que el pueblo que los produce y elabora y los pueblos de la tierra que los consumen puedan encontrar un nivel de prosperidad y bienestar más alto que los alcanzados en ninguna época anterior y superiores a los que puedan anotarse en el presente. Se reafirma la voluntad de ser económicamente libres. Se define en su preámbulo "la irrevocable decisión de constituir una Nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana"; y establecía, “La función social de la propiedad, el capital y la actividad económica” en su Capitulo IV expresando el proyecto de la necesaria distribución de la riqueza en su “Artículo 38º: La propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia, estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común. Incumbe al Estado fiscalizar la distribución y la utilización del campo e intervenir con el objeto de desarrollar e incrementar su rendimiento en interés de la comunidad, y procurar a cada labriego o familia labriega la posibilidad de convertirse en propietario de la tierra que cultiva”. Este proyecto fue derrotado por las armas al servicio de las oligarquías. La Constitución del 49, de los derechos de los trabajadores y de la función social de la propiedad fue derogada por decreto del dictador golpista Gral. Aramburu en 1956.

Hoy - 2012

Los proyectos y los sueños independentistas se están instalando en la práctica, a pesar de las dificultades, las provocaciones y actitudes destituyentes de las oligarquías locales, grupos económicos concentrados y el imperio, que intentan derrotar los proyectos nacionales-latinoamericanistas, populares, progresistas y democráticos de la región. Se crean y profundizan las herramientas de integración económica, de defensa, política y cultural. Mercosur, Alba, Unasur, Celac son hoy las herramientas institucionales para revalorizar el concepto de Independencia que pasa por reconocernos latinindoafroamericanos, que es nuestra raíz, nuestro origen. Apostar, participar y comprometernos con la construcción de una nueva sociedad. Así haremos posible nuestra definitiva independencia y emancipación.

* Trabajador de Prensa - Combatiente de Malvinas

Coordinador Nacional Red Compromiso Social por Malvinas

orlandopascua@yahoo.com.ar

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error