Miércoles 03de Marzo de 2021CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$89,00

Dolar Venta:$95,00

Miércoles 03de Marzo de 2021CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$89,00

Dolar Venta:$95,00

/Ellitoral.com.ar/ Elecciones 2013

Michetti ganó con claridad y ya piensa en su futuro político

(La Nación) Habían pasado las once de la mañana de ayer cuando su amigo el ministro Guillermo Montenegro la acompañó hasta la puerta del cuarto oscuro.

Ya dentro del aula del Instituto San José, y antes de votar, Gabriela Michetti miró hacia la pared y vio la foto de su antiguo confesor, el papa Francisco. "Fue toda una señal, se quedó un rato en silencio como si conversara con él", dijo una de las asistentes que mejor la conocen la mañana de un día soñado: la del holgado triunfo por sobre sus rivales de UNEN y el Frente para la Victoria, que le permitió a Pro obtener los dos primeros senadores luego de una década de historia en la política.

"No nos presentamos como el cambio, somos el cambio ", dijo Michetti diez horas después, sobre el escenario del complejo Costa Salguero, aferrada a la mano de Mauricio Macri y cuando su triunfo en los comicios ya era una realidad concreta.

"Les agradecemos a quienes han elegido una manera de hacer política y le han dicho no a otra que cree en divisiones y confrontaciones", dijo la senadora electa, y siguió apuntando hacia el kirchnerismo: "No queremos que nos peleen más", afirmó Michetti, luego de agradecer por su nombre de pila a los miembros del comité de campaña, incluido Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete y competidor anotado para la disputa por la sucesión de Macri en la jefatura de gobierno porteño.

La jornada, para ella, había comenzado muy temprano. Antes de las 9 ya estaba en el bar Pepper, donde Macri organizó un desayuno para la prensa antes de emitir su sufragio. "Llegó antes esta vez", bromeó un miembro del gabinete, recordando lo ocurrido el día de las internas, cuando enojada con su jefe político por no haberla esperado para hablar con los periodistas decidió irse sin siquiera entrar en el café.

Luego de acompañar a Macri junto a candidatos y miembros del gabinete, Michetti fue a emitir su voto en una escuela de Bartolomé Mitre al 2400. Contenta, saludó a todos y adjudicó un ambicioso rol a su partido: "Nos toca a nosotros mejorar la calidad de la democracia", afirmó.

Después de votar, y mientras comía empanadas en su casa de Balvanera junto a distintos dirigentes, empezó a preparar sus palabras para su noche de triunfo. Se sucedieron la siesta, un rato con su pareja, Juan Tonelli, y su hijo Lautaro, además del diálogo telefónico con los dirigentes que, mucho antes que ella, comenzaron a llegar al búnker macrista.

Allí, y junto con la alegría por ganar en las tres categorías, era inevitable comenzar a hablar del futuro. "Lo importante para aspirar a un alto cargo es mantener el feeling con la gente. Y Gabriela lo mantuvo con creces", afirmó a LA NACION un miembro del gabinete porteño con la mirada puesta en la sucesión de Macri.

"Puede sacar cuarenta puntos, pero una cosa es ser una candidata taquillera y otra gobernar la ciudad", se atajó un funcionario cercano a Rodríguez Larreta en un adelanto de la discusión que se viene.

Quien no cabía en su alegría era el rabino Sergio Bergman, cabeza de lista de diputados y a quien le tocó lidiar con la más difícil: enfrentar a Elisa Carrió y UNEN luego de su buen resultado en las primarias. "Estoy muy contento con el apoyo de los vecinos. Los prejuicios están superados y Pro ya no es una fuerza distrital sino nacional", dijo Bergman a LA NACION pasadas las 23, un rato después de festejar, paraguas multicolor en mano, su ajustado triunfo sobre Carrió y la victoria de Macri en su principal bastión electoral.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error