ellitoral.com.ar

Miércoles 20de Noviembre de 2019CORRIENTES34°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

TRUCOS DE ABUELA

imagen_0
imagen_1



Ombligos
Las últimas recomendaciones que queremos dejar desde este espacio tienen que ver con creencias muy arraigadas en la cultura popular. Por ejemplo, se creía que podía entrarle "aire" al bebé por el cordón umbilical, y por eso se mantenía tapado. También existe la tradición de que una vez se cae el cordón, hay que poner una moneda o un botón sobre el ombligo y luego taparlo para que no quede "hacia afuera". Nada de esto está comprobado. No hace falta. El mejor consejo es mantener el obligo seco, limpio y al aire libre el máximo de tiempo posible.

Mal de ojo
Cuando un bebé muestra un comportamiento anormal, como llorar desconsoladamente, mostrase nervioso, o no querer comer, la explicación tradicional es que le “ojearon”. Sin embargo, no existe evidencia de que esto exista. Hay muchas razones que pueden explicar el llanto desconsolado de un bebé o la falta de apetito. Desde cólicos hasta el malestar de los padres. Hay que recordar que los bebés absorben todo, por lo tanto el cuidador debe estar atento y descartar todas las opciones antes de recurrir a una curandera. Si persiste el llanto, el pediatra es la fuente a consultar.

  
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

TRUCOS DE ABUELA




Ombligos
Las últimas recomendaciones que queremos dejar desde este espacio tienen que ver con creencias muy arraigadas en la cultura popular. Por ejemplo, se creía que podía entrarle "aire" al bebé por el cordón umbilical, y por eso se mantenía tapado. También existe la tradición de que una vez se cae el cordón, hay que poner una moneda o un botón sobre el ombligo y luego taparlo para que no quede "hacia afuera". Nada de esto está comprobado. No hace falta. El mejor consejo es mantener el obligo seco, limpio y al aire libre el máximo de tiempo posible.

Mal de ojo
Cuando un bebé muestra un comportamiento anormal, como llorar desconsoladamente, mostrase nervioso, o no querer comer, la explicación tradicional es que le “ojearon”. Sin embargo, no existe evidencia de que esto exista. Hay muchas razones que pueden explicar el llanto desconsolado de un bebé o la falta de apetito. Desde cólicos hasta el malestar de los padres. Hay que recordar que los bebés absorben todo, por lo tanto el cuidador debe estar atento y descartar todas las opciones antes de recurrir a una curandera. Si persiste el llanto, el pediatra es la fuente a consultar.