ellitoral.com.ar

Domingo 15de Diciembre de 2019CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Tassano y Lanari celebraron el triunfo de la mano de Ricardo

imagen_1

Los militantes radicales comenzaron a celebrar el triunfo a las 21.45, cuando confirmaron desde su propio centro de cómputos que la tendencia era irreversible: Tassano le había ganado a Ríos y era el nuevo intendente de Capital.
Desde ese momento, el Comité central de la Unión Cívica Radical era una fiesta, ya habían cortado la calle 25 de Mayo, entre Mendoza y Córdoba. Los militantes copaban toda la calle con banderas y al ritmo de “Tassano Intendente, Tassano Corazón”.
Los cánticos contra el peronismo y el kirchnerismo se sucedieron hasta las 23.15, cuando el Ricardo Colombi hizo su presentación.
El Gobernador, también, se mostró exultante y arengó al publico a que no dejara de cantar y festejar. Se escuchó entonces: “El que no salta es kirchnerista”; “no vuelven más” y “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”.
Colombi llamó a Lanari, quien en un esfuerzo casi sobrehumano se abrió paso hasta el escenario, la multitud era tal que se tornaba imposible llegar.
Se abrazó con Colombi, quien le levantó la mano. En ese momento, los militantes enardecieron.
Lanari intentó decir algo y la gente lo interrumpió con “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”.
El nuevo viceintendente de la ciudad pidió que cesaran los cánticos contra el adversario político derrotado, pero Ricardo irrumpió y arengó a la multitud para que no dejaran de cantar, y “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”, se vuelvió ensordecedor.
Unos minutos después, Lanari pudo volver a hablar. Agradeció a los votantes, a los militantes y prometió no olvidarse de la gente ni de las promesas de campaña. “Ganó este equipo, ganaron ustedes, ganó la ciudad, el cambio. Gracias”.
La gente continuó cantado, siempre contra el kirchnerismo, contra el peronismo, contra Ríos. Cuando el locutor anunció a Tassano, la gente no dejaba de gritar. Tassano demoró su entrada, ya que intentaba que su madre suba con él al escenario. Es imposible. Muchos candidatos querían subir con él. Colombi no dejó que nadie lo haga. Tassano subió solo al escenario. La gente no paraba de gritar.
Agradeció a todos, a Ricardo, a Macri y gritó: “Sí, se puede”, la gente repetía en coro.
No dejaron que nadie más que Tassano-Lanari y Ricardo estuvieran en el escenario. El trío levanto sus manos triunfantes, sonrisas de oreja a oreja. Poco a poco los concejales electos los cercaron.
Colombi le hablaba a la multitud. Todos callaron. Lo primero que celebró del “grandioso día” fue el buen tiempo que le permitió a la gente poder votar. El segundo motivo de festejo es que haya “perdido River”, el tercero que “haya ganado” Boca; el quinto se relacionó con el triunfo electoral y el sexto consistió en que “mi equipo Comunicaciones haya ganado también”.
Luego, insistió en un dogma que repite en cada triunfo electoral: “La victoria no da derechos, sino obligaciones”.
Se puso más serio. Frunció el ceño. “A los agoreros de la infamia, de tener actitudes perversas que van en contra de la campaña política, de aquellos que injurian a través de cualquier medio, hoy la Capital le dijo no a ese tipo de acciones políticas”. 
“El voto es un expreso apoyo por los cambios, ideas, y fundamentalmente por quienes son los que van a trabajar en el Municipio”, dijo, se despidió y se perdió entre la multitud.
Un dato no menor es que ninguno de los posibles candidatos a gobernador se mostraron junto a Colombi, Tassano o Lanari. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Tassano y Lanari celebraron el triunfo de la mano de Ricardo

Los militantes radicales comenzaron a celebrar el triunfo a las 21.45, cuando confirmaron desde su propio centro de cómputos que la tendencia era irreversible: Tassano le había ganado a Ríos y era el nuevo intendente de Capital.
Desde ese momento, el Comité central de la Unión Cívica Radical era una fiesta, ya habían cortado la calle 25 de Mayo, entre Mendoza y Córdoba. Los militantes copaban toda la calle con banderas y al ritmo de “Tassano Intendente, Tassano Corazón”.
Los cánticos contra el peronismo y el kirchnerismo se sucedieron hasta las 23.15, cuando el Ricardo Colombi hizo su presentación.
El Gobernador, también, se mostró exultante y arengó al publico a que no dejara de cantar y festejar. Se escuchó entonces: “El que no salta es kirchnerista”; “no vuelven más” y “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”.
Colombi llamó a Lanari, quien en un esfuerzo casi sobrehumano se abrió paso hasta el escenario, la multitud era tal que se tornaba imposible llegar.
Se abrazó con Colombi, quien le levantó la mano. En ese momento, los militantes enardecieron.
Lanari intentó decir algo y la gente lo interrumpió con “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”.
El nuevo viceintendente de la ciudad pidió que cesaran los cánticos contra el adversario político derrotado, pero Ricardo irrumpió y arengó a la multitud para que no dejaran de cantar, y “un minuto de silencio para Ríos que está muerto”, se vuelvió ensordecedor.
Unos minutos después, Lanari pudo volver a hablar. Agradeció a los votantes, a los militantes y prometió no olvidarse de la gente ni de las promesas de campaña. “Ganó este equipo, ganaron ustedes, ganó la ciudad, el cambio. Gracias”.
La gente continuó cantado, siempre contra el kirchnerismo, contra el peronismo, contra Ríos. Cuando el locutor anunció a Tassano, la gente no dejaba de gritar. Tassano demoró su entrada, ya que intentaba que su madre suba con él al escenario. Es imposible. Muchos candidatos querían subir con él. Colombi no dejó que nadie lo haga. Tassano subió solo al escenario. La gente no paraba de gritar.
Agradeció a todos, a Ricardo, a Macri y gritó: “Sí, se puede”, la gente repetía en coro.
No dejaron que nadie más que Tassano-Lanari y Ricardo estuvieran en el escenario. El trío levanto sus manos triunfantes, sonrisas de oreja a oreja. Poco a poco los concejales electos los cercaron.
Colombi le hablaba a la multitud. Todos callaron. Lo primero que celebró del “grandioso día” fue el buen tiempo que le permitió a la gente poder votar. El segundo motivo de festejo es que haya “perdido River”, el tercero que “haya ganado” Boca; el quinto se relacionó con el triunfo electoral y el sexto consistió en que “mi equipo Comunicaciones haya ganado también”.
Luego, insistió en un dogma que repite en cada triunfo electoral: “La victoria no da derechos, sino obligaciones”.
Se puso más serio. Frunció el ceño. “A los agoreros de la infamia, de tener actitudes perversas que van en contra de la campaña política, de aquellos que injurian a través de cualquier medio, hoy la Capital le dijo no a ese tipo de acciones políticas”. 
“El voto es un expreso apoyo por los cambios, ideas, y fundamentalmente por quienes son los que van a trabajar en el Municipio”, dijo, se despidió y se perdió entre la multitud.
Un dato no menor es que ninguno de los posibles candidatos a gobernador se mostraron junto a Colombi, Tassano o Lanari.