Se quedó en octavos pero es campeón del buen ejemplo
ellitoral.com.ar

Jueves 27 de Junio de 2019 CORRIENTES13°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $41,70

Dolar Venta: $43,70

Se quedó en octavos pero es campeón del buen ejemplo

La cultura japonesa dio su toque distintivo en la Copa Mundial de Rusia 2018. Sus hinchas fueron ejemplo en cuanto estadio visitaron, recogiendo la basura de las gradas que utilizaron antes de retirarse. Sus jugadores hicieron lo propio con el vestuario, aún quedando eliminados del torneo.
 

Increíble. Los hinchas limpiaron las tribunas al final de cada juego.
Impecable. Así dejaron los japoneses el vestuario del Rostov Arena.
imagen_2

Japón se retiró de la Copa del Mundo de Rusia en los octavos de final de manera más que dramática el pasado lunes 2 de julio, pero eso no impidió que los aficionados y jugadores japoneses mostraran un profundo respeto por el país organizador del torneo.
Tras una inesperada derrota por 3-2 ante Bélgica, donde Japón tomó una ventaja de 2-0 en la segunda mitad antes de perder en tiempo de descuento, los jugadores japoneses se aseguraron de dejar el vestuario que utilizaron en el estadio Rostov Arena completamente impecable.
La delegación nipona dejó incluso en los vestidores una nota con la palabra “gracias”, escrita en ruso.
Y mientras los jugadores y el resto de la delegación limpiaban el vestuario utilizado por el seleccionado del “sol naciente”, sus simpatizantes se aseguraron de hacer lo mismo en las tribunas, tal como lo han hecho después de cada otro partido a lo largo de la Copa Mundial de fútbol.
Pero repetir el ritual después de perder de manera tan dramática, muestra el espíritu deportivo y la cultura que destaca a los japoneses.
Japón tomó ante Bélgica una sorprendente ventaja de 2-0 en el minuto 51 antes de que el seleccionado europeo renaciera de las cenizas para igualar transitoriamente el encuentro con dos goles en un lapso de cinco minutos.
El partido parecía destinado a un tiempo extra, pero los japoneses no se conformaron y fueron por el desequilibrio, pero se encontraron con un contraataque letal belga que fue coronado con un gol ganador de Nacer Chadli para quedarse con el partido y la clasificación a los cuartos de final del certamen.
El seleccionado japonés quedó eliminado, pero sin duda alguna que sus jugadores y el resto de la delegación, así como sus hinchas, se ganaron la copa del mundo de la limpieza y el ejemplo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Se quedó en octavos pero es campeón del buen ejemplo

La cultura japonesa dio su toque distintivo en la Copa Mundial de Rusia 2018. Sus hinchas fueron ejemplo en cuanto estadio visitaron, recogiendo la basura de las gradas que utilizaron antes de retirarse. Sus jugadores hicieron lo propio con el vestuario, aún quedando eliminados del torneo.
 

Japón se retiró de la Copa del Mundo de Rusia en los octavos de final de manera más que dramática el pasado lunes 2 de julio, pero eso no impidió que los aficionados y jugadores japoneses mostraran un profundo respeto por el país organizador del torneo.
Tras una inesperada derrota por 3-2 ante Bélgica, donde Japón tomó una ventaja de 2-0 en la segunda mitad antes de perder en tiempo de descuento, los jugadores japoneses se aseguraron de dejar el vestuario que utilizaron en el estadio Rostov Arena completamente impecable.
La delegación nipona dejó incluso en los vestidores una nota con la palabra “gracias”, escrita en ruso.
Y mientras los jugadores y el resto de la delegación limpiaban el vestuario utilizado por el seleccionado del “sol naciente”, sus simpatizantes se aseguraron de hacer lo mismo en las tribunas, tal como lo han hecho después de cada otro partido a lo largo de la Copa Mundial de fútbol.
Pero repetir el ritual después de perder de manera tan dramática, muestra el espíritu deportivo y la cultura que destaca a los japoneses.
Japón tomó ante Bélgica una sorprendente ventaja de 2-0 en el minuto 51 antes de que el seleccionado europeo renaciera de las cenizas para igualar transitoriamente el encuentro con dos goles en un lapso de cinco minutos.
El partido parecía destinado a un tiempo extra, pero los japoneses no se conformaron y fueron por el desequilibrio, pero se encontraron con un contraataque letal belga que fue coronado con un gol ganador de Nacer Chadli para quedarse con el partido y la clasificación a los cuartos de final del certamen.
El seleccionado japonés quedó eliminado, pero sin duda alguna que sus jugadores y el resto de la delegación, así como sus hinchas, se ganaron la copa del mundo de la limpieza y el ejemplo.