ellitoral.com.ar

Martes 15 de Octubre de 2019 CORRIENTES14°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $56,00

Dolar Venta: $59,50

River está entre los cuatro mejores

El equipo de Marcelo Gallardo volvió a cumplir una actuación superlativa. En Mendoza triunfó sobre Almagro por 2 a 0 con goles de Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco. En el segundo tiempo ingresó el colombiano “Juanfer” Quintero, quien se recuperó de una grave lesión.
 

River clasificó anoche a las semifinales de la Copa Argentina al superar con absoluta claridad a Almagro por 2 a 0, en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza por los cuartos de final.
Los goles del Millonario fueron anotados por el colombiano Rafael Santos Borré (6’ del primer tiempo) e Ignacio Scocco (12’, ST).
El próximo rival del vencedor, en la cuarta semifinal consecutiva que jugará por la Copa Argentina, surgirá de la definición de la llave entre Colón de Santa Fe y Estudiantes de Buenos Aires.
River se plantó en el campo con la intención de vulnerar rápido la valla adversaria, presionando muy cerca del área para generar el juego ofensivo sabiendo que Almagro, de la Primera Nacional y conocedor de sus limitaciones, se iba a agrupar en el fondo, como lo hizo, para contener esa intención arrolladora de la “banda roja”.
Por eso no extrañó, en consecuencia, que los dirigidos por Marcelo Gallardo alcanzaran a ponerse en ventaja cuando sólo corrían 6 minutos tras una rápida maniobra. Ignacio Fernández remató desde el borde del área, estrellándose la pelota en el travesaño y Borré, atento como siempre para los rebotes, arremetió para vencer a Christian Limousin.
Así el juego se dio como preferían los riverplatenses, para contar con mayores espacios frente a la necesidad de adelantarse de sus oponentes, adueñarse de las acciones y ser más profundos, como lo mostró la llegada de Scocco, que estrelló la pelota contra el poste derecho cuando tiró ante la salida del arquero rival (19’).
Juan Manuel Martínez -ex Boca y Vélez- fue quien tomó el estandarte del intento de reacción que pretendió esbozar Almagro y quien gestó la jugada más clara para llegar a la igualdad, al enviar un pase rasante entre líneas para la escapada de Facundo Suárez, cuyo remate cruzado lo desvió Franco Armani estirando su pierna izquierda (23’).
Tal como se preveía, el DT de los millonarios puso en cancha la formación base que jugaría con Boca, el martes 22 en La Bombonera, por la revancha de las semifinales de la Copa Libertadores, para observar su funcionamiento y ajustar detalles. Por eso, al transcurrir de los minutos, River al saberse superior al Tricolor aminoró la marcha, aunque igual pudo generar otras situaciones propicias a las que faltó precisión para aumentar la ventaja en la primera parte.
Al comienzo de la segunda, otra vez los de Núñez intentaron arrollar a los de José Ingenieros, que ya al minuto se quedaron con un jugador menos por la expulsión de Nicolás Arrechea, que como último defensor le cometió una falta a Borré para que no se fuera al segundo gol.
A partir de allí todo se centró en saber cuándo River cerraría el resultado, lo que logró Scocco con una espléndida definición tras una exquisita asistencia entre líneas de Nacho Fernández, una de las figuras del partido junto al arquero de Almagro, Limousin, responsable de que su equipo no cayera por una goleada del vencedor por todo lo que generó.
Incluso, Gallardo se tomó el tiempo para darle rodaje al volante colombiano Juan Fernando Quintero (ingresó por Palacios), después de la lesión que le llevó 208 días de recuperación; y lo mismo hizo con Leonardo Ponzio (entró por Enzo Pérez), otro que había estado lesionado.

¿Te gustó la nota?

EL BRASILEÑO SAMPAIO DIRIGIRA LA SEMIFINAL

El árbitro brasileño Wilton Pereira Sampaio fue designado ayer por la Conmebol para dirigir el superclásico entre Boca y River el martes 22 de octubre en La Bombonera, en el decisivo partido que definirá a uno de los finalistas de la Copa Libertadores 2019.
En cuanto al VAR, el sistema de video que se convirtió en protagonista del máximo torneo sudamericano de fútbol, el responsable principal será Mauro Vigliano, con Fernando Rapallini y Hernán Maidana como asistentes, todos argentinos.
Boca recibirá a River el martes 22 de octubre a las 21.30 por la revancha de las semifinales de la Copa Libertadores, tras el triunfo del equipo que dirige Marcelo Gallardo por 2-0 en el estadio Monumental, el 1 de octubre pasado, por el partido de ida.
En la otra semifinal, Flamengo recibirá en Río de Janeiro a Gremio de Porto Alegre (1-1 en la ida) el 23 de octubre desde las 21.30, con el argentino Patricio Loustau como árbitro y el brasileño Raphael Claus a cargo del VAR.

Comentarios
Logo

River está entre los cuatro mejores

El equipo de Marcelo Gallardo volvió a cumplir una actuación superlativa. En Mendoza triunfó sobre Almagro por 2 a 0 con goles de Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco. En el segundo tiempo ingresó el colombiano “Juanfer” Quintero, quien se recuperó de una grave lesión.
 

<p>Definición. Ignacio Scocco marcó el segundo de la noche.</p>

Definición. Ignacio Scocco marcó el segundo de la noche.

River clasificó anoche a las semifinales de la Copa Argentina al superar con absoluta claridad a Almagro por 2 a 0, en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza por los cuartos de final.
Los goles del Millonario fueron anotados por el colombiano Rafael Santos Borré (6’ del primer tiempo) e Ignacio Scocco (12’, ST).
El próximo rival del vencedor, en la cuarta semifinal consecutiva que jugará por la Copa Argentina, surgirá de la definición de la llave entre Colón de Santa Fe y Estudiantes de Buenos Aires.
River se plantó en el campo con la intención de vulnerar rápido la valla adversaria, presionando muy cerca del área para generar el juego ofensivo sabiendo que Almagro, de la Primera Nacional y conocedor de sus limitaciones, se iba a agrupar en el fondo, como lo hizo, para contener esa intención arrolladora de la “banda roja”.
Por eso no extrañó, en consecuencia, que los dirigidos por Marcelo Gallardo alcanzaran a ponerse en ventaja cuando sólo corrían 6 minutos tras una rápida maniobra. Ignacio Fernández remató desde el borde del área, estrellándose la pelota en el travesaño y Borré, atento como siempre para los rebotes, arremetió para vencer a Christian Limousin.
Así el juego se dio como preferían los riverplatenses, para contar con mayores espacios frente a la necesidad de adelantarse de sus oponentes, adueñarse de las acciones y ser más profundos, como lo mostró la llegada de Scocco, que estrelló la pelota contra el poste derecho cuando tiró ante la salida del arquero rival (19’).
Juan Manuel Martínez -ex Boca y Vélez- fue quien tomó el estandarte del intento de reacción que pretendió esbozar Almagro y quien gestó la jugada más clara para llegar a la igualdad, al enviar un pase rasante entre líneas para la escapada de Facundo Suárez, cuyo remate cruzado lo desvió Franco Armani estirando su pierna izquierda (23’).
Tal como se preveía, el DT de los millonarios puso en cancha la formación base que jugaría con Boca, el martes 22 en La Bombonera, por la revancha de las semifinales de la Copa Libertadores, para observar su funcionamiento y ajustar detalles. Por eso, al transcurrir de los minutos, River al saberse superior al Tricolor aminoró la marcha, aunque igual pudo generar otras situaciones propicias a las que faltó precisión para aumentar la ventaja en la primera parte.
Al comienzo de la segunda, otra vez los de Núñez intentaron arrollar a los de José Ingenieros, que ya al minuto se quedaron con un jugador menos por la expulsión de Nicolás Arrechea, que como último defensor le cometió una falta a Borré para que no se fuera al segundo gol.
A partir de allí todo se centró en saber cuándo River cerraría el resultado, lo que logró Scocco con una espléndida definición tras una exquisita asistencia entre líneas de Nacho Fernández, una de las figuras del partido junto al arquero de Almagro, Limousin, responsable de que su equipo no cayera por una goleada del vencedor por todo lo que generó.
Incluso, Gallardo se tomó el tiempo para darle rodaje al volante colombiano Juan Fernando Quintero (ingresó por Palacios), después de la lesión que le llevó 208 días de recuperación; y lo mismo hizo con Leonardo Ponzio (entró por Enzo Pérez), otro que había estado lesionado.