Taragüy se quedó con el clásico en la última acción del partido
ellitoral.com.ar

Domingo 26de Mayo de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$43,80

Dolar Venta:$45,80

Taragüy se quedó con el clásico en la última acción del partido

Un try de Matías Zabalo le dio el triunfo al equipo Cuervo por 20 a 19. Aranduroga parecía tener controlado el encuentro, pero no supo mantener la ventaja (11 puntos) que tuvo en algunos pasajes.
 

imagen_0
imagen_1

Fernando Barreto
deportes@ellitoral.com.ar

El clásico correntino tuvo una edición apasionante. Se definió en la última jugada del cotejo a favor de Taragüy que superó como local a Aranduroga por 20 a 19. El partido se jugó ayer en cancha del Cuervo, en el marco de la segunda fecha del Torneo Regional NEA de rugby.
Aranduroga fue levemente superior en gran parte el cotejo, estuvo al frente del marcador casi a lo largo de los 80 minutos, pero no aprovechó su mejor momento para sacar una mayor diferencia. En tanto, Taragüy respondió bien defensivamente al promediar el segundo tiempo y, sobre el final, sacó provecho de la potencia de sus delanteros para dar vuelta el partido.
El encuentro comenzó con precauciones por parte de los dos equipos. Intentaron mantener el orden sin arriesgar más de la cuenta. Además, hubo varios cortes por algunos tumultos y lesiones. En ese contexto, el marcador solamente se movió por penales que anotaron Martín Gómez Portillo para Aranduroga y Tomás Benítez Hardoy para Taragüy.
El único try del período llegó por intermedio de Luciano Frette, que le tapó una patada a Maximiliano Kirch (ingresó en reemplazo de Benítez Hardoy) y se internó en el ingoal local. 
Taragüy, que dominó las formaciones fijas, no tuvo variantes para desnivelar. Cuando lo hizo, gracias al avance de sus delanteros con muchos ataques de fases, la acción fue invalidada por el árbitro Maximiliano Freschi por una infracción previa.
Sobre el final, Rodrigo Gómez Vara sumó tres puntos para el equipo cebra con un penal para dejar el marcador 11 a 3. La diferencia se amplió en el inicio del complemento con otro penal, pero esta vez fue Gómez Portillo su ejecutor.
Lentamente, los delanteros de Taragüy comenzaron a imponer condiciones. Lo hicieron con el maul y la ventaja que lograban tanto en el line como en el scrum. De tanto insistir con el pack, aparecieron los espacios para que Juan José Desimoni se zambulla en el ingoal contario.
Pese al descuento (8-14), Aranduroga mantuvo su plan de juego, se instaló en el terreno cuervo y logró un nuevo try (8-19). Esta vez apoyado por Lucas Buscaglia. Esa conquista pareció provocar un efecto anímico en el partido. La visita siguió jugando cerca de la zona de anotación; sin embargo, no pudo sumar más puntos y luego de unos diez minutos, Taragüy pudo salir de la presión a pura defensa.
Claro que el clásico tenía preparado más emociones. Nuevamente, los delanteros de Taragüy tomaron protagonismo. Los penales a favor se convertían en lines y, después, el maul fue desgastando a los rivales.
También se notó la superioridad en el scrum, formación que fue hacia adelante provocando infracciones que llevaron a la sanción de un try penal. El marcador quedó 15 a 19 con todavía cinco minutos por jugar.
Aranduroga intentó salir del asedio. No lo pudo hacer por mal manejo de la pelota y por diferentes faltas. Taragüy apostó a una fórmula conocida y efectiva: line y maul. En la última acción del juego, Matías Zabalo se desprendió de la formación y llegó al try, que significó el triunfo cuervo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Taragüy se quedó con el clásico en la última acción del partido

Un try de Matías Zabalo le dio el triunfo al equipo Cuervo por 20 a 19. Aranduroga parecía tener controlado el encuentro, pero no supo mantener la ventaja (11 puntos) que tuvo en algunos pasajes.
 

<p>Firmes. Los delanteros de Taragüy fueron determinantes en el triunfo.</p>

Firmes. Los delanteros de Taragüy fueron determinantes en el triunfo.

Fernando Barreto
deportes@ellitoral.com.ar

El clásico correntino tuvo una edición apasionante. Se definió en la última jugada del cotejo a favor de Taragüy que superó como local a Aranduroga por 20 a 19. El partido se jugó ayer en cancha del Cuervo, en el marco de la segunda fecha del Torneo Regional NEA de rugby.
Aranduroga fue levemente superior en gran parte el cotejo, estuvo al frente del marcador casi a lo largo de los 80 minutos, pero no aprovechó su mejor momento para sacar una mayor diferencia. En tanto, Taragüy respondió bien defensivamente al promediar el segundo tiempo y, sobre el final, sacó provecho de la potencia de sus delanteros para dar vuelta el partido.
El encuentro comenzó con precauciones por parte de los dos equipos. Intentaron mantener el orden sin arriesgar más de la cuenta. Además, hubo varios cortes por algunos tumultos y lesiones. En ese contexto, el marcador solamente se movió por penales que anotaron Martín Gómez Portillo para Aranduroga y Tomás Benítez Hardoy para Taragüy.
El único try del período llegó por intermedio de Luciano Frette, que le tapó una patada a Maximiliano Kirch (ingresó en reemplazo de Benítez Hardoy) y se internó en el ingoal local. 
Taragüy, que dominó las formaciones fijas, no tuvo variantes para desnivelar. Cuando lo hizo, gracias al avance de sus delanteros con muchos ataques de fases, la acción fue invalidada por el árbitro Maximiliano Freschi por una infracción previa.
Sobre el final, Rodrigo Gómez Vara sumó tres puntos para el equipo cebra con un penal para dejar el marcador 11 a 3. La diferencia se amplió en el inicio del complemento con otro penal, pero esta vez fue Gómez Portillo su ejecutor.
Lentamente, los delanteros de Taragüy comenzaron a imponer condiciones. Lo hicieron con el maul y la ventaja que lograban tanto en el line como en el scrum. De tanto insistir con el pack, aparecieron los espacios para que Juan José Desimoni se zambulla en el ingoal contario.
Pese al descuento (8-14), Aranduroga mantuvo su plan de juego, se instaló en el terreno cuervo y logró un nuevo try (8-19). Esta vez apoyado por Lucas Buscaglia. Esa conquista pareció provocar un efecto anímico en el partido. La visita siguió jugando cerca de la zona de anotación; sin embargo, no pudo sumar más puntos y luego de unos diez minutos, Taragüy pudo salir de la presión a pura defensa.
Claro que el clásico tenía preparado más emociones. Nuevamente, los delanteros de Taragüy tomaron protagonismo. Los penales a favor se convertían en lines y, después, el maul fue desgastando a los rivales.
También se notó la superioridad en el scrum, formación que fue hacia adelante provocando infracciones que llevaron a la sanción de un try penal. El marcador quedó 15 a 19 con todavía cinco minutos por jugar.
Aranduroga intentó salir del asedio. No lo pudo hacer por mal manejo de la pelota y por diferentes faltas. Taragüy apostó a una fórmula conocida y efectiva: line y maul. En la última acción del juego, Matías Zabalo se desprendió de la formación y llegó al try, que significó el triunfo cuervo.