ellitoral.com.ar

Lunes 26de Agosto de 2019CORRIENTES18°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$53,00

Dolar Venta:$57,00

BÁSQUET:

Luego de 23 días como prófugo finalmente se entregó ante la Justicia Rafael Bofill

Se trata del hijo del reconocido chamamecero quien era requerido por orden del Juzgado Penal Oral N° 1, ya que fue condenado a 4 años de prisión por la muerte de una persona tras un brutal choque. Se habría presentado en la comisaría de San Cayetano.
 

imagen_1

Luego de 23 días de permanecer como prófugo, finalmente se entregó ayer ante la Justicia Rafael Bofill, el joven que era buscado desde el 22 de marzo pasado.
El hijo del senador provincial y reconocido chamamecero es acusado de la muerte de Guillermo Juani, ocurrida en septiembre del 2012, en el marco de un violento siniestro vial. 
Trascendió que eligió presentarse en la recientemente inaugurada comisaría del barrio San Cayetano de la localidad de Riachuelo.
En la resolución de la Justicia se establece que Bofill deberá quedar alojado en la Unidad Penal N° 6 y a disposición del Juzgado Oral Penal N° 1. 
La sentencia, impuesta por el Tribunal Oral Penal Nº 1 se produjo el 10 de noviembre de 2017.
El hecho tuvo varios escenarios judiciales hasta que en septiembre del año pasado el Superior Tribunal de Justicia resolvió dejar firme la sentencia contra el hijo del cantautor correntino Mario Bofill. 
Se ratificó en ese momento la pena de 4 años de prisión y 8 años de inhabilitación para conducir automotores, por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.
La sentencia Nº 129/18 lleva la firma de los Ministros doctores Alejandro Alberto Chain, Eduardo Gilberto Panseri, Guillermo Horacio Semhan, Luis Eduardo Rey Vázquez y Fernando Augusto Niz, quienes al no aceptar el recurso de casación confirmaron lo resuelto por la Tribunal Oral Penal Nº 1.
Esa dependencia lo halló culpable del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor y por tanto, lo condenó a 4 años de prisión e inhabilitación especial por 8 años para conducir automotores.
En tal sentido y luego de un pedido formal de la defensa de lo familiares del fallecido, ordenaron la captura de Bofill, quien finalmente ayer decidió entregarse.

Caso
El fatal hecho que terminó con la vida de Guillermo Juani, ocurrió en la madrugada del viernes 21 de septiembre de 2012, en la esquina de Ciudad de Arequipa y Santa Cruz del barrio Santa María a pocos metros del cuartel de los bomberos voluntarios.
Rafael Bofill iba al mando de un Chevrolet Corsa gris cuando embistió una motocicleta en la que circulaba Juani de regreso a esa hora a su casa.
Por la violencia del impacto la moto fue levantada sobre el capot del auto, se estrelló contra el parabrisas y el techo para luego ser arrojada a unos 50 metros, según reconstruyeron los peritos. 
El motociclista quedó malherido y fue llevado al Hospital Escuela, donde posteriormente falleció.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Luego de 23 días como prófugo finalmente se entregó ante la Justicia Rafael Bofill

Se trata del hijo del reconocido chamamecero quien era requerido por orden del Juzgado Penal Oral N° 1, ya que fue condenado a 4 años de prisión por la muerte de una persona tras un brutal choque. Se habría presentado en la comisaría de San Cayetano.
 

<p>Sentencia. El joven fue sentenciado en noviembre de 2017 por un fatídico hecho ocurrido en 2012.</p>

Sentencia. El joven fue sentenciado en noviembre de 2017 por un fatídico hecho ocurrido en 2012.

Luego de 23 días de permanecer como prófugo, finalmente se entregó ayer ante la Justicia Rafael Bofill, el joven que era buscado desde el 22 de marzo pasado.
El hijo del senador provincial y reconocido chamamecero es acusado de la muerte de Guillermo Juani, ocurrida en septiembre del 2012, en el marco de un violento siniestro vial. 
Trascendió que eligió presentarse en la recientemente inaugurada comisaría del barrio San Cayetano de la localidad de Riachuelo.
En la resolución de la Justicia se establece que Bofill deberá quedar alojado en la Unidad Penal N° 6 y a disposición del Juzgado Oral Penal N° 1. 
La sentencia, impuesta por el Tribunal Oral Penal Nº 1 se produjo el 10 de noviembre de 2017.
El hecho tuvo varios escenarios judiciales hasta que en septiembre del año pasado el Superior Tribunal de Justicia resolvió dejar firme la sentencia contra el hijo del cantautor correntino Mario Bofill. 
Se ratificó en ese momento la pena de 4 años de prisión y 8 años de inhabilitación para conducir automotores, por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.
La sentencia Nº 129/18 lleva la firma de los Ministros doctores Alejandro Alberto Chain, Eduardo Gilberto Panseri, Guillermo Horacio Semhan, Luis Eduardo Rey Vázquez y Fernando Augusto Niz, quienes al no aceptar el recurso de casación confirmaron lo resuelto por la Tribunal Oral Penal Nº 1.
Esa dependencia lo halló culpable del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor y por tanto, lo condenó a 4 años de prisión e inhabilitación especial por 8 años para conducir automotores.
En tal sentido y luego de un pedido formal de la defensa de lo familiares del fallecido, ordenaron la captura de Bofill, quien finalmente ayer decidió entregarse.

Caso
El fatal hecho que terminó con la vida de Guillermo Juani, ocurrió en la madrugada del viernes 21 de septiembre de 2012, en la esquina de Ciudad de Arequipa y Santa Cruz del barrio Santa María a pocos metros del cuartel de los bomberos voluntarios.
Rafael Bofill iba al mando de un Chevrolet Corsa gris cuando embistió una motocicleta en la que circulaba Juani de regreso a esa hora a su casa.
Por la violencia del impacto la moto fue levantada sobre el capot del auto, se estrelló contra el parabrisas y el techo para luego ser arrojada a unos 50 metros, según reconstruyeron los peritos. 
El motociclista quedó malherido y fue llevado al Hospital Escuela, donde posteriormente falleció.