ellitoral.com.ar

Domingo 17 de Noviembre de 2019 CORRIENTES23°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $57,50

Dolar Venta: $62,50

Pilotos militares y civiles también ven ovnis

Contacto visual. Un avión de combate persigue al disco volador.
Testimonios. Los aviones comerciales también los vieron de cerca.

Por Francisco Villagrán
villagranmail@gmail.com
Especial para El Litoral

Desde el 24 de junio de 1947, cuando el piloto civil norteamericano Kenneth Arnold descubrió unos extraños objetos brillantes con forma de disco o de plato que volaban a una velocidad increíble en las inmediaciones del monte Rainier, haciendo maniobras imposibles de realizar por un avión fabricado por el ser humano, comenzó la era de avistajes por parte de pilotos de estos sorprendentes objetos, llamados posteriormente “platillos voladores” por su semejanza a los platos comunes. También se los llama ovnis o Ufos, en inglés. Los testimonios de pilotos en todo el mundo son contundentes, especialmente los de los pilotos de combate, que dieron su versión indiscutible de la presencia de estos objetos voladores. En distintos conflictos bélicos ocurridos desde 1950 para acá, fue normal observar ovnis en medio de los combates aéreos. A pesar de que las autoridades militares prohíben terminantemente a los pilotos hacer comentarios al respecto, muchos se han animado a hablar ya después de retirados.
Vamos a recordar algunos testimonios y comentarios de importantes autoridades militares sobre la existencia de los ovnis. El mariscal en jefe aéreo Lord Downing, jefe de la Unidad de Combate de la Real Fuerza Aérea en la Segunda Guerra Mundial, expresa: “Los ovnis han sido rastreados, estoy convencido de que estos objetos existen y no son hechos por ninguna nación sobre la Tierra”.

Testimonios calificados
El almirante Delmar Fahrney, jefe de misiles de la Marina Norteamericana, comenta: “Reportes confiables indican que hay objetos que vienen hacia nuestra atmósfera a velocidades muy altas y luego desaceleran; evidentemente son controlados por inteligencias superiores”. A su vez, el coronel Fuiji Hayshi, comandante de Transportes Aéreos de Japón, ala de Seguridad Aérea, es escueto pero contundente: “Los ovnis son objetos imposibles de negar”. El testimonio del astronauta Gordon Cooper concuerda: “Creo que esos vehículos extraterrestres y sus tripulaciones están visitando nuestro mundo hace muchos años, procedentes de otros planetas”. El teniente coronel Lou Corbin, antiguo oficial de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, señala: “Los ovnis nada tienen que ver con la imaginación ni con la ficción, su existencia es innegable”. El capitán Eddie Rickembacker, as de vuelo de la Primera Guerra Mundial, afirma: “Los platillos voladores son reales, hay demasiados hombres buenos y respetables que los han visto y eso no puede tratarse de alucinaciones”.
El general Benjamín Chidlaw, comandante general del Comando de la Fuerza Aérea de EE. UU., sostuvo: “Tenemos montones de reportes de platillos voladores, debemos tomarlos seriamente si consideramos que hemos perdido muchas vidas humanas y aviones tratando de interceptarlos sin lograrlo”.
El vicealmirante M. Krylor, jefe de Comunicaciones en la Marina de la ex Unión Soviética, sostuvo: “El problema de los ovnis es real y existe sin duda, y es muy  serio en extremo. Miles de personas han visto esas naves y todavía no queda claro ni de qué se trata ni su propósito. Es totalmente posible que el ocultamiento de esta cuestión tenga que ver con los problemas de comunicación con las civilizaciones extraterrestres”. El coronel Joseph Bryan, fundador de la Unidad de Guerra Sicológica de la CIA, acota: “Estos objetos volantes son artefactos interplanetarios que sistemáticamente se encuentran observando la Tierra, ya sea de cerca o a control remoto, por medio de sondas exploradoras”. El doctor Hermann Oberth, experto alemán en cohetería, asevera: “Estos objetos están concebidos y dirigidos por seres inteligentes de un orden superior y probablemente ellos no pertenezcan a nuestro sistema solar, o incluso ni siquiera pertenezcan a nuestra galaxia”.  Finalmente, el general Douglas Mac Arthur, héroe de la Segunda Guerra Mundial, dio una especie de profecía al respecto de los ovnis: “Las naciones del mundo tendrán que unirse para la próxima guerra, la cual será interplanetaria. Las naciones del mundo tienen que pensar en el día en que tengan que hacer un frente común para enfrentar a seres de otros planetas. Ya nos están visitando y eso se puede ver en los cielos, a pesar de que las autoridades del mundo lo estén negando”.
Casos increíbles
Desde la década del 80 para acá, han sucedido muchísimos casos de enfrentamientos de ovnis con aviones de combate, en las distintas guerras y conflictos bélicos en todo el mundo. 
Un hecho sorprendente, durante la administración del presidente Ronald Reagan, ocurrió en mayo de 1994, cuando un turista anónimo que paseaba por el pueblo de Gulf Breeze, Florida, tuvo ocasión de fotografiar el encuentro de un ovni con un avión de combate norteamericano en pleno día. Estaba sacando fotos cuando de pronto apareció un objeto volador de grandes dimensiones que en absoluto silencio se desplazaba a gran velocidad por el cielo. Después apareció un avión de combate persiguiendo aparentemente al extraño disco, dando vueltas alrededor de él; de súbito, el objeto se detuvo y el avión parecía que iba a atacarlo, generándose una danza aérea entre el bombardero y el intruso desconocido. Fue entonces que el objeto volante dio un envión impresionante perdiéndose en el cielo a gran velocidad, quedando el avión muy atrás, por supuesto. 
El increíble caso, además de ser fotografiado por el turista en varias secuencias, también fue observado por numerosos testigos que se quedaron absortos ante el inesperado evento. Casos como este han ocurrido y siguen ocurriendo en todo el mundo. Cuando algunos investigadores quisieron saber si el incidente, que vio mucha gente, había sido reportado a la base aérea de Florida, las autoridades aeronáuticas negaron todo a pesar de que había pruebas contundentes de este extraordinario encuentro. 
El hecho fue clasificado como estrictamente secreto y por lo tanto no se podía decir nada. Pasó y seguirá pasando, y seguirán negando la realidad hasta que alguna vez, quizás, se sepa la verdad…

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Pilotos militares y civiles también ven ovnis

Por Francisco Villagrán
villagranmail@gmail.com
Especial para El Litoral

Desde el 24 de junio de 1947, cuando el piloto civil norteamericano Kenneth Arnold descubrió unos extraños objetos brillantes con forma de disco o de plato que volaban a una velocidad increíble en las inmediaciones del monte Rainier, haciendo maniobras imposibles de realizar por un avión fabricado por el ser humano, comenzó la era de avistajes por parte de pilotos de estos sorprendentes objetos, llamados posteriormente “platillos voladores” por su semejanza a los platos comunes. También se los llama ovnis o Ufos, en inglés. Los testimonios de pilotos en todo el mundo son contundentes, especialmente los de los pilotos de combate, que dieron su versión indiscutible de la presencia de estos objetos voladores. En distintos conflictos bélicos ocurridos desde 1950 para acá, fue normal observar ovnis en medio de los combates aéreos. A pesar de que las autoridades militares prohíben terminantemente a los pilotos hacer comentarios al respecto, muchos se han animado a hablar ya después de retirados.
Vamos a recordar algunos testimonios y comentarios de importantes autoridades militares sobre la existencia de los ovnis. El mariscal en jefe aéreo Lord Downing, jefe de la Unidad de Combate de la Real Fuerza Aérea en la Segunda Guerra Mundial, expresa: “Los ovnis han sido rastreados, estoy convencido de que estos objetos existen y no son hechos por ninguna nación sobre la Tierra”.

Testimonios calificados
El almirante Delmar Fahrney, jefe de misiles de la Marina Norteamericana, comenta: “Reportes confiables indican que hay objetos que vienen hacia nuestra atmósfera a velocidades muy altas y luego desaceleran; evidentemente son controlados por inteligencias superiores”. A su vez, el coronel Fuiji Hayshi, comandante de Transportes Aéreos de Japón, ala de Seguridad Aérea, es escueto pero contundente: “Los ovnis son objetos imposibles de negar”. El testimonio del astronauta Gordon Cooper concuerda: “Creo que esos vehículos extraterrestres y sus tripulaciones están visitando nuestro mundo hace muchos años, procedentes de otros planetas”. El teniente coronel Lou Corbin, antiguo oficial de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, señala: “Los ovnis nada tienen que ver con la imaginación ni con la ficción, su existencia es innegable”. El capitán Eddie Rickembacker, as de vuelo de la Primera Guerra Mundial, afirma: “Los platillos voladores son reales, hay demasiados hombres buenos y respetables que los han visto y eso no puede tratarse de alucinaciones”.
El general Benjamín Chidlaw, comandante general del Comando de la Fuerza Aérea de EE. UU., sostuvo: “Tenemos montones de reportes de platillos voladores, debemos tomarlos seriamente si consideramos que hemos perdido muchas vidas humanas y aviones tratando de interceptarlos sin lograrlo”.
El vicealmirante M. Krylor, jefe de Comunicaciones en la Marina de la ex Unión Soviética, sostuvo: “El problema de los ovnis es real y existe sin duda, y es muy  serio en extremo. Miles de personas han visto esas naves y todavía no queda claro ni de qué se trata ni su propósito. Es totalmente posible que el ocultamiento de esta cuestión tenga que ver con los problemas de comunicación con las civilizaciones extraterrestres”. El coronel Joseph Bryan, fundador de la Unidad de Guerra Sicológica de la CIA, acota: “Estos objetos volantes son artefactos interplanetarios que sistemáticamente se encuentran observando la Tierra, ya sea de cerca o a control remoto, por medio de sondas exploradoras”. El doctor Hermann Oberth, experto alemán en cohetería, asevera: “Estos objetos están concebidos y dirigidos por seres inteligentes de un orden superior y probablemente ellos no pertenezcan a nuestro sistema solar, o incluso ni siquiera pertenezcan a nuestra galaxia”.  Finalmente, el general Douglas Mac Arthur, héroe de la Segunda Guerra Mundial, dio una especie de profecía al respecto de los ovnis: “Las naciones del mundo tendrán que unirse para la próxima guerra, la cual será interplanetaria. Las naciones del mundo tienen que pensar en el día en que tengan que hacer un frente común para enfrentar a seres de otros planetas. Ya nos están visitando y eso se puede ver en los cielos, a pesar de que las autoridades del mundo lo estén negando”.
Casos increíbles
Desde la década del 80 para acá, han sucedido muchísimos casos de enfrentamientos de ovnis con aviones de combate, en las distintas guerras y conflictos bélicos en todo el mundo. 
Un hecho sorprendente, durante la administración del presidente Ronald Reagan, ocurrió en mayo de 1994, cuando un turista anónimo que paseaba por el pueblo de Gulf Breeze, Florida, tuvo ocasión de fotografiar el encuentro de un ovni con un avión de combate norteamericano en pleno día. Estaba sacando fotos cuando de pronto apareció un objeto volador de grandes dimensiones que en absoluto silencio se desplazaba a gran velocidad por el cielo. Después apareció un avión de combate persiguiendo aparentemente al extraño disco, dando vueltas alrededor de él; de súbito, el objeto se detuvo y el avión parecía que iba a atacarlo, generándose una danza aérea entre el bombardero y el intruso desconocido. Fue entonces que el objeto volante dio un envión impresionante perdiéndose en el cielo a gran velocidad, quedando el avión muy atrás, por supuesto. 
El increíble caso, además de ser fotografiado por el turista en varias secuencias, también fue observado por numerosos testigos que se quedaron absortos ante el inesperado evento. Casos como este han ocurrido y siguen ocurriendo en todo el mundo. Cuando algunos investigadores quisieron saber si el incidente, que vio mucha gente, había sido reportado a la base aérea de Florida, las autoridades aeronáuticas negaron todo a pesar de que había pruebas contundentes de este extraordinario encuentro. 
El hecho fue clasificado como estrictamente secreto y por lo tanto no se podía decir nada. Pasó y seguirá pasando, y seguirán negando la realidad hasta que alguna vez, quizás, se sepa la verdad…