ellitoral.com.ar

Lunes 26de Agosto de 2019CORRIENTES17°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$53,00

Dolar Venta:$57,00

FaceApp: cómo usar la aplicación que simula el paso del tiempo en tu rostro

imagen_1

La aplicación está disponible desde 2017, y ofrece algo que ya está disponible en otros lados: un filtro que usa diversos algoritmos para calcular cómo se verá tu rostro cuando envejezcas (o cómo era cuando eras joven). Se hizo famosa por ponerle sonrisas a cualquier cara, y porque permitía simular otros rasgos étnicos.

Ahora, además de simular el paso del tiempo (para ser una persona anciana o muy joven también se puede jugar con la aplicación de barbas, flequillos, e incluso un cambio de sexo. ¿ Pero no estaba eso en Snapchat? Sí, pero en este caso FaceApp (disponible para Android y para el iPhone) tiene un efecto de muy alta calidad (es decir, es muy creíble, con canas, arrugas, patas de gallo, etcétera) y no obliga a registrarse en ningún lado, y es posible usar fotos ya tomadas, así que está teniendo su rato de fama: está entre las 10 apps más descargadas en la última semana para iPhone, según Applyzer, y tiene una popularidad similar en Android (está número 1 en la Argentina, con más de 50 millones de descargas a nivel mundial).

Cómo se usa FaceApp
Usar FaceApp es muy sencillo: es posible tomar una foto en el momento o ver una de la galería, y aplicar filtros sobre ella, para transformar en anciana o en joven a la persona en la imagen; si hay más de un rostro es posible elegir sobre cuál se aplicará el filtro. La foto luego se puede guardar, exportar y compartir; algunos filtros (los pro) son pagos.

Luego de elegir la foto se muestra una lista de opciones: para simular sonrisas, calcular la edad (Anciano, Joven o Young 2, que es otra variante de joven), poner barbas, cambiar el color de pelo, agregar peinados, anteojos o poner filtros de colores, de modificación del fondo, etcétera. Todos los que tienen la etiqueta "Pro" son pagos.

Tené en cuenta, no obstante, que muchas de estas herramientas han sido acusadas de ser una herramienta para alimentar y optimizar sistemas de reconocimiento facial sin el consentimiento de los usuarios.

La Nación

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

FaceApp: cómo usar la aplicación que simula el paso del tiempo en tu rostro

La aplicación está disponible desde 2017, y ofrece algo que ya está disponible en otros lados: un filtro que usa diversos algoritmos para calcular cómo se verá tu rostro cuando envejezcas (o cómo era cuando eras joven). Se hizo famosa por ponerle sonrisas a cualquier cara, y porque permitía simular otros rasgos étnicos.

Ahora, además de simular el paso del tiempo (para ser una persona anciana o muy joven también se puede jugar con la aplicación de barbas, flequillos, e incluso un cambio de sexo. ¿ Pero no estaba eso en Snapchat? Sí, pero en este caso FaceApp (disponible para Android y para el iPhone) tiene un efecto de muy alta calidad (es decir, es muy creíble, con canas, arrugas, patas de gallo, etcétera) y no obliga a registrarse en ningún lado, y es posible usar fotos ya tomadas, así que está teniendo su rato de fama: está entre las 10 apps más descargadas en la última semana para iPhone, según Applyzer, y tiene una popularidad similar en Android (está número 1 en la Argentina, con más de 50 millones de descargas a nivel mundial).

Cómo se usa FaceApp
Usar FaceApp es muy sencillo: es posible tomar una foto en el momento o ver una de la galería, y aplicar filtros sobre ella, para transformar en anciana o en joven a la persona en la imagen; si hay más de un rostro es posible elegir sobre cuál se aplicará el filtro. La foto luego se puede guardar, exportar y compartir; algunos filtros (los pro) son pagos.

Luego de elegir la foto se muestra una lista de opciones: para simular sonrisas, calcular la edad (Anciano, Joven o Young 2, que es otra variante de joven), poner barbas, cambiar el color de pelo, agregar peinados, anteojos o poner filtros de colores, de modificación del fondo, etcétera. Todos los que tienen la etiqueta "Pro" son pagos.

Tené en cuenta, no obstante, que muchas de estas herramientas han sido acusadas de ser una herramienta para alimentar y optimizar sistemas de reconocimiento facial sin el consentimiento de los usuarios.

La Nación