ellitoral.com.ar

Martes 22de Octubre de 2019CORRIENTES12°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$57,00

Dolar Venta:$60,50

Efecto dólar: verdulerías traen menos o prescinden de las frutas importadas

Se disparó el precio de la banana ecuatoriana y el kiwi chileno y como consecuencia cayó el consumo de los mismos. Además, la cebolla subió y algunos verduleros afirman que esto se debe a la exportación.
 

imagen_0

El efecto de la devaluación impactó también en las verdulerías, que tras el último salto del dólar tuvieron que incrementar los precios de las frutas importadas, lo que generó un marcado descenso del consumo.
En este marco, algunos verduleros empezaron a traer menos bananas ecuatorianas, kiwis y uvas chilenas; e incluso unos pocos negocios optaron por dejar de comprar alguno de estos productos.
“La mayoría de las verduras, dentro de todo se mantuvieron con precios estables, pero la banana ecuatoriana y el kiwi chileno se dispararon con la última suba del dólar. El kiwi lo tenemos a $180 el kilo y todavía se vende; pero la banana cuesta $100 y nadie se anima a gastar tanto. Por eso, dejé de trabajar con la importada y sólo tengo producción nacional”, expresó a El Litoral Gladys Alvarez desde un puesto ubicado en El Piso. En esa misma línea, desde otro stands del rubro, Flora agregó: “Hace tiempo que deje de solicitar frutas importadas, porque era imposible mantener los precios”.
Mientras que, Francisco uno de los verduleros que todavía tiene en venta las frutas importadas, comentó: “En septiembre volvieron a subir los precios. El cajón de kiwi subió de $990 a $1.400, la uva que estaba a $950 hace dos días la conseguí a $1.350, y el cajón de bananas ecuatorianas que costaba $850 antes de ayer la compré a $1.290. Sigo trayendo porque nadie más lo hace, pero cada vez cuesta más sobrevivir. No sólo porque debemos pagar el doble para poder vender, sino porque a veces no tenemos ventas y tenemos una mercadería que se pudre rápido. Lamentablemente es un rubro muy difícil”.

Cebolla
Uno de los productos que se encareció, justo después de la última devaluación, fue la cebolla. Si bien, algunos expresaron que se debe a cuestiones estacionales, varios verduleros señalaron a El Litoral que el precio se disparó a causa de la exportación de este producto.
“La cebolla en una semana dejó de costar $50 para ubicarse en $80. En esta época no suele subir de precio, y ya varios dijeron que aumentó porque la están exportando a Brasil y a Paraguay, para ganarle al cambio de la moneda”, indicó Ernesto Gómez desde una verdulería.
“Esta semana recibimos una cebolla más barata, pero el cajón sigue estando muy caro. No es un producto importado porque lo traen de Santiago del Estero, pero dicen que subió porque la están vendiendo a Brasil”.
El kilo de cebolla llegó a costar $100 en algunas verdulerías, pero ayer ya se podía conseguir desde los $50 hasta $80, dependiendo del negocio y la calidad de la misma.
En este contexto, la mayoría de los verduleros coindició en la necesidad de que se realicen inspecciones de precios. En este sentido, Francisco dijo: “Estamos en un rubro difícil, pero esto podría solucionarse con controles”.
Desde otro negocio, expresaron algo similar. “Así como controlan a los supermercados, deberían analizar los precios de los distribuidores porque nosotros somos el último eslabón de la cadena y los precios altos siempre terminan recayendo sobre nosotros”, sintetizó Sebastián desde una verdulería de barrio.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Efecto dólar: verdulerías traen menos o prescinden de las frutas importadas

Se disparó el precio de la banana ecuatoriana y el kiwi chileno y como consecuencia cayó el consumo de los mismos. Además, la cebolla subió y algunos verduleros afirman que esto se debe a la exportación.
 

El efecto de la devaluación impactó también en las verdulerías, que tras el último salto del dólar tuvieron que incrementar los precios de las frutas importadas, lo que generó un marcado descenso del consumo.
En este marco, algunos verduleros empezaron a traer menos bananas ecuatorianas, kiwis y uvas chilenas; e incluso unos pocos negocios optaron por dejar de comprar alguno de estos productos.
“La mayoría de las verduras, dentro de todo se mantuvieron con precios estables, pero la banana ecuatoriana y el kiwi chileno se dispararon con la última suba del dólar. El kiwi lo tenemos a $180 el kilo y todavía se vende; pero la banana cuesta $100 y nadie se anima a gastar tanto. Por eso, dejé de trabajar con la importada y sólo tengo producción nacional”, expresó a El Litoral Gladys Alvarez desde un puesto ubicado en El Piso. En esa misma línea, desde otro stands del rubro, Flora agregó: “Hace tiempo que deje de solicitar frutas importadas, porque era imposible mantener los precios”.
Mientras que, Francisco uno de los verduleros que todavía tiene en venta las frutas importadas, comentó: “En septiembre volvieron a subir los precios. El cajón de kiwi subió de $990 a $1.400, la uva que estaba a $950 hace dos días la conseguí a $1.350, y el cajón de bananas ecuatorianas que costaba $850 antes de ayer la compré a $1.290. Sigo trayendo porque nadie más lo hace, pero cada vez cuesta más sobrevivir. No sólo porque debemos pagar el doble para poder vender, sino porque a veces no tenemos ventas y tenemos una mercadería que se pudre rápido. Lamentablemente es un rubro muy difícil”.

Cebolla
Uno de los productos que se encareció, justo después de la última devaluación, fue la cebolla. Si bien, algunos expresaron que se debe a cuestiones estacionales, varios verduleros señalaron a El Litoral que el precio se disparó a causa de la exportación de este producto.
“La cebolla en una semana dejó de costar $50 para ubicarse en $80. En esta época no suele subir de precio, y ya varios dijeron que aumentó porque la están exportando a Brasil y a Paraguay, para ganarle al cambio de la moneda”, indicó Ernesto Gómez desde una verdulería.
“Esta semana recibimos una cebolla más barata, pero el cajón sigue estando muy caro. No es un producto importado porque lo traen de Santiago del Estero, pero dicen que subió porque la están vendiendo a Brasil”.
El kilo de cebolla llegó a costar $100 en algunas verdulerías, pero ayer ya se podía conseguir desde los $50 hasta $80, dependiendo del negocio y la calidad de la misma.
En este contexto, la mayoría de los verduleros coindició en la necesidad de que se realicen inspecciones de precios. En este sentido, Francisco dijo: “Estamos en un rubro difícil, pero esto podría solucionarse con controles”.
Desde otro negocio, expresaron algo similar. “Así como controlan a los supermercados, deberían analizar los precios de los distribuidores porque nosotros somos el último eslabón de la cadena y los precios altos siempre terminan recayendo sobre nosotros”, sintetizó Sebastián desde una verdulería de barrio.