ellitoral.com.ar

Lunes 14de Octubre de 2019CORRIENTES16°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$56,00

Dolar Venta:$59,50

Lohrmann sobre Cristian Schaerer: "este lío lo armó un caño largo arrepentido que no aguantó la presión"

Rodolfo Lohrmann, más conocido como "Ruso", está preso desde 2016 en Portugal por una serie de robos luego de ser buscado por la Interpol desde por 13 años. Por primera vez tuvo una comunicación con un medio argentino dando a conocer detalles de su vida y con una funesta frase graficó lo que pasó con el secuestro de Schaerer.

imagen_0

El 21 de septiembre de 2003 Cristian Schaerer fue secuestrado en la puerta de su casa del barrio Las Tejas en la ciudad de Corrientes. A casi 16 años del hecho, su destino sigue siendo un misterio.

Luego de las primeras investigaciones del caso, se rastreó a los delincuentes Rodolfo Lohrmann y José Horacio Maidana como los responsables de la banda que perpetró el hecho. Sin embargo nadie sabía el paradero "Ruso" y "Potrillo", sus respectivos apodos. Es por ello que desde ese año estaban en la lista de criminales más buscados por la Interpol.

En febrero de 2017 se conoció la noticia de que ambos estaban presos en Portugal acusados de cometer robos desde noviembre del año anterior. Con eso se puso fin a 14 años de búsqueda.

Lohrmann siempre se mostró reacio a hablar con la prensa, pero Nahuel Gallota, periodista de Clarín logró enviarle una carta con preguntas al reo a través de su abogado portugués. El criminal respondió con una extensa misiva de40 páginas escritas a mano.

Hablando de diversos temas y sus comienzos en el mundo criminal, comentó que en 2002 regresó a una Argentina que sufría una gran crisis económica con el corralito todavía vigente. "Todo el mundo tenía sus ahorros en la casa. Cómo sacárselo era la pregunta del millón", comentó. La respuesta fue armando una banda para hacer secuestros.

Sin embargo, evitó dar mayores precisiones sobre las acusaciones que lo sindican como el responsable del secuestro de Cristian Schaerer. "De la acusación que me hacen del caso de Cristian Schaerer no te puedo decir nada", aseveró.

"Cuando vinieron a visitarme el Juez federal, el fiscal y el fiscal general de la República, no declaré. Hablamos de la vida, de todo un poco, pero cuando me quisieron interrogar, dije que no iba a hablar. Me ofrecieron arreglos de todo tipo, protección y todo lo que ya conoces de la Ley del arrepentido. Y una condena menor a la mitad de la que me correspondería si declaraba pero me negué a hacerlo", relató en su carta según publicó el medio porteño. Ya tiene en su poder la causa completa, "

Sin embargo, pese a esa cautela inicial dio un macabro detalle: "Lo único que te digo es que a todo este lío lo armó un caño largo arrepentido que no aguantó la presión del zapato que le apretó el pie". Agregó en tanto que "para limpiar su culo hizo condenar a 25 años a todo el mundo tirándole mierda a los demás. Contó mentiras y metió en la bolsa a mujeres, niños, abuelas, estudiantes".

Para Lohrman, aunque en ese tipo de operativos participan 4 o 5 personas, "hay como 15 personas inocentes (...). A la mayoría le dieron 25 años y yo sé que me espera lo mismo". "A su debido tiempo te voy a ir contando cómo va a correr todo esto y terminar este cuento. Por carta solo podemos hablar bien sobre mis delitos prescriptos o los que ya no tengo que pagar...",explicó el reo.

Pese a ser buscado por la Interpol durante todos esos años, el preso aseguró que regresó varias veces a Argentina para visitar a su ex mujer y a su hija. "Yo estaba viviendo en Paraguay. Pero en una de mis escapadas a Buenos Aires quise ir a buscar a una mujer paraguaya. Ella esperaba una bebé mía. No alcancé a llegar a la zona de arribos que me encontré con mi foto por todos lados. Decía “buscado” y se ofrecían cien mil dólares de recompensa. Me fui sin dudarlo. También encontraría la misma foto en Retiro, Constitución y Liniers, y en todos los diarios y noticieros", relató, adicionando que en el vecino país la situación era la misma.

Es por ello que huyó del país vía Triple Frontera: "Gracias a mi seguridad y mis conocimientos, y con la ayuda de mi Diosito bello que nunca me abandona y del Gauchito Antonio Gil, que es un siervo de Dios aquí en la tierra, pasé del otro lado como cualquier turista. Me quedé 10 días en Brasil y desde ese momento no paré de moverme. Los pasaportes nunca me duraban más de un año, que ya no tenían espacio para más sellos", explicó.

Pese a ser intensamente buscado en todo el mundo, pudo no ser detectado en todos estos años: "¿Saben cómo lo hice? Con mi cara de piedra y mis energías y fe. Esos momentos previos a presentar mi pasaporte eran una adrenalina que no me la dio ninguna droga y ningún robo. Y el “bienvenido a nuestro país” luego de recibir el sello es una satisfacción increíble".

"Nunca me escondí debajo de una cama. Me la pasé por el mundo, robando por todos lados. Las distintas policías me tuvieron frente a sus ojos y no me encontraron. A mis compañeros les ofrecieron hasta la libertad a cambio de delatarme. Pero ahí estuvo mi astucia: nadie sabía de mi vida. Nadie sabía dónde vivía. Nunca. No confié ni en mi sombra. Tuve procesos penales en España, Bulgaria, Portugal y otros países", dijo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Lohrmann sobre Cristian Schaerer: "este lío lo armó un caño largo arrepentido que no aguantó la presión"

Rodolfo Lohrmann, más conocido como "Ruso", está preso desde 2016 en Portugal por una serie de robos luego de ser buscado por la Interpol desde por 13 años. Por primera vez tuvo una comunicación con un medio argentino dando a conocer detalles de su vida y con una funesta frase graficó lo que pasó con el secuestro de Schaerer.

El 21 de septiembre de 2003 Cristian Schaerer fue secuestrado en la puerta de su casa del barrio Las Tejas en la ciudad de Corrientes. A casi 16 años del hecho, su destino sigue siendo un misterio.

Luego de las primeras investigaciones del caso, se rastreó a los delincuentes Rodolfo Lohrmann y José Horacio Maidana como los responsables de la banda que perpetró el hecho. Sin embargo nadie sabía el paradero "Ruso" y "Potrillo", sus respectivos apodos. Es por ello que desde ese año estaban en la lista de criminales más buscados por la Interpol.

En febrero de 2017 se conoció la noticia de que ambos estaban presos en Portugal acusados de cometer robos desde noviembre del año anterior. Con eso se puso fin a 14 años de búsqueda.

Lohrmann siempre se mostró reacio a hablar con la prensa, pero Nahuel Gallota, periodista de Clarín logró enviarle una carta con preguntas al reo a través de su abogado portugués. El criminal respondió con una extensa misiva de40 páginas escritas a mano.

Hablando de diversos temas y sus comienzos en el mundo criminal, comentó que en 2002 regresó a una Argentina que sufría una gran crisis económica con el corralito todavía vigente. "Todo el mundo tenía sus ahorros en la casa. Cómo sacárselo era la pregunta del millón", comentó. La respuesta fue armando una banda para hacer secuestros.

Sin embargo, evitó dar mayores precisiones sobre las acusaciones que lo sindican como el responsable del secuestro de Cristian Schaerer. "De la acusación que me hacen del caso de Cristian Schaerer no te puedo decir nada", aseveró.

"Cuando vinieron a visitarme el Juez federal, el fiscal y el fiscal general de la República, no declaré. Hablamos de la vida, de todo un poco, pero cuando me quisieron interrogar, dije que no iba a hablar. Me ofrecieron arreglos de todo tipo, protección y todo lo que ya conoces de la Ley del arrepentido. Y una condena menor a la mitad de la que me correspondería si declaraba pero me negué a hacerlo", relató en su carta según publicó el medio porteño. Ya tiene en su poder la causa completa, "

Sin embargo, pese a esa cautela inicial dio un macabro detalle: "Lo único que te digo es que a todo este lío lo armó un caño largo arrepentido que no aguantó la presión del zapato que le apretó el pie". Agregó en tanto que "para limpiar su culo hizo condenar a 25 años a todo el mundo tirándole mierda a los demás. Contó mentiras y metió en la bolsa a mujeres, niños, abuelas, estudiantes".

Para Lohrman, aunque en ese tipo de operativos participan 4 o 5 personas, "hay como 15 personas inocentes (...). A la mayoría le dieron 25 años y yo sé que me espera lo mismo". "A su debido tiempo te voy a ir contando cómo va a correr todo esto y terminar este cuento. Por carta solo podemos hablar bien sobre mis delitos prescriptos o los que ya no tengo que pagar...",explicó el reo.

Pese a ser buscado por la Interpol durante todos esos años, el preso aseguró que regresó varias veces a Argentina para visitar a su ex mujer y a su hija. "Yo estaba viviendo en Paraguay. Pero en una de mis escapadas a Buenos Aires quise ir a buscar a una mujer paraguaya. Ella esperaba una bebé mía. No alcancé a llegar a la zona de arribos que me encontré con mi foto por todos lados. Decía “buscado” y se ofrecían cien mil dólares de recompensa. Me fui sin dudarlo. También encontraría la misma foto en Retiro, Constitución y Liniers, y en todos los diarios y noticieros", relató, adicionando que en el vecino país la situación era la misma.

Es por ello que huyó del país vía Triple Frontera: "Gracias a mi seguridad y mis conocimientos, y con la ayuda de mi Diosito bello que nunca me abandona y del Gauchito Antonio Gil, que es un siervo de Dios aquí en la tierra, pasé del otro lado como cualquier turista. Me quedé 10 días en Brasil y desde ese momento no paré de moverme. Los pasaportes nunca me duraban más de un año, que ya no tenían espacio para más sellos", explicó.

Pese a ser intensamente buscado en todo el mundo, pudo no ser detectado en todos estos años: "¿Saben cómo lo hice? Con mi cara de piedra y mis energías y fe. Esos momentos previos a presentar mi pasaporte eran una adrenalina que no me la dio ninguna droga y ningún robo. Y el “bienvenido a nuestro país” luego de recibir el sello es una satisfacción increíble".

"Nunca me escondí debajo de una cama. Me la pasé por el mundo, robando por todos lados. Las distintas policías me tuvieron frente a sus ojos y no me encontraron. A mis compañeros les ofrecieron hasta la libertad a cambio de delatarme. Pero ahí estuvo mi astucia: nadie sabía de mi vida. Nadie sabía dónde vivía. Nunca. No confié ni en mi sombra. Tuve procesos penales en España, Bulgaria, Portugal y otros países", dijo.