“Ver esta cantidad de chicos con esta fe es impresionante, no hay con qué darle”
ellitoral.com.ar

Viernes 10de Julio de 2020CORRIENTESPronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

“Ver esta cantidad de chicos con esta fe es impresionante, no hay con qué darle”

imagen_0

Una cita obligada en cada largada y bendición de la peregrinación juvenil es acercarse a saludar la imagen de la Virgen de Itatí y hacer una oración. Para ello, desde la Basílica en cada edición se encarga de traerla en una camioneta.
El chofer del móvil es Saturnino Medina quien manifestó a El Litoral que “hace 30 años que traigo a la Virgen a la largada”. Además destacó que “es un orgullo estar con la madre, y ver esta cantidad de chicos que viajan con una fe, es impresionante, no hay con qué darle”. También sostuvo que “uno siente la alegría que los jóvenes no están perdidos y que la fe a nuestra madre es infinita”.
Entre las anécdotas que la experiencia le dio, Saturnino relata que “cuando la Virgen sale de acá, y empieza a volver a su casa, voy lentamente por la ruta y es como que les da una fuerza superior a los jóvenes para llegar a la meta interior”.
Por otro lado, resaltó que “los jóvenes itateños también se preparan para recibir a los jóvenes. Este año los jóvenes de Itatí caminaron, porque contagia”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Ver esta cantidad de chicos con esta fe es impresionante, no hay con qué darle”

Una cita obligada en cada largada y bendición de la peregrinación juvenil es acercarse a saludar la imagen de la Virgen de Itatí y hacer una oración. Para ello, desde la Basílica en cada edición se encarga de traerla en una camioneta.
El chofer del móvil es Saturnino Medina quien manifestó a El Litoral que “hace 30 años que traigo a la Virgen a la largada”. Además destacó que “es un orgullo estar con la madre, y ver esta cantidad de chicos que viajan con una fe, es impresionante, no hay con qué darle”. También sostuvo que “uno siente la alegría que los jóvenes no están perdidos y que la fe a nuestra madre es infinita”.
Entre las anécdotas que la experiencia le dio, Saturnino relata que “cuando la Virgen sale de acá, y empieza a volver a su casa, voy lentamente por la ruta y es como que les da una fuerza superior a los jóvenes para llegar a la meta interior”.
Por otro lado, resaltó que “los jóvenes itateños también se preparan para recibir a los jóvenes. Este año los jóvenes de Itatí caminaron, porque contagia”.