Lunes 30de Noviembre de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,25

Dolar Venta:$86,25

Lunes 30de Noviembre de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,25

Dolar Venta:$86,25

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

23 de octubre - Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1859... y se producía la Batalla de Cepeda, en la que las caballerías confederadas se llevaron por delante al ejército separatista de Buenos Aires. Mitre queda totalmente vencido y Urquiza pone sitio a la ciudad exigiendo la renuncia de Alsina.

Con alrededor de 10.000 hombres se vino desde Rosario el presidente de la Confederación, Justo José de Urquiza, muchos de ellos correntinos, y los hombres de Mitre eran otros tantos. Los porteños sufrieron un duro contraste y dejaron toda su artillería en el campo de batalla y miles de infantes muertos. Desde el campo de batalla Urquiza dijo: “Os saludo con el brazo de hermano. Integridad nacional, libertad, fusión, son mis propósitos”.

A raíz de este enfrentamiento, a los pocos días, el 8 de noviembre de 1859, la Legislatura de Buenos Aires acepta la renuncia del gobernador Valentín Alsina y queda como mandatario provisional el presidente del senado Felipe Lavallol. En medio de grandes manifestaciones populares las tropas confederadas habían avanzado sobre Buenos Aires. Urquiza acampa en San José de Flores y se celebra allí el Pacto de San José de Flores, el 11 de noviembre, firmándose el acuerdo cuyos términos se comenzaron a discutir seis días antes. Las conversaciones comenzaron en la chacra de Monte Caseros y siguieron en el campamento de Urquiza, en Flores. Lo pactado fue que Buenos Aires se declarara parte integrante de la Confederación Argentina, que en 20 días se reuniría una convención para revisar la Constitución de 1853 y otros puntos de consideración, como ser que una vez firmado, las tropas federales debían evacuar el territorio bonaerense en 15 días.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error