Domingo 28de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

Domingo 28de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

/Ellitoral.com.ar/ Espectáculos

More Rial, en llamas tras ser acusada de ir a una fiesta clandestina con su ex

Acusación y descargo. Morena Rial fue cuestionada en las redes sociales por supuestamente haber asistido a una fiesta clandestina en Potrero de Garay (Córdoba) junto al padre de su hijo, Facundo Ambrosioni. Pero lejos de llamarse al silencio, la influencer habló en una serie de videos, donde disparó contra todos los rumores: "Deberían de tener un poco más de cabeza y viveza, en lugar de ser tan cortos".

Todo comenzó el fin de semana cuando Morena y Facundo fueron vistos entrando a una sala de primeros auxilios a altas horas de la noche. Al parecer, el joven había sido victima de un robo y tras un forcejeo recibió un fuerte botellazo en la cabeza que le generó una gran herida. Desconcertados los seguidores por volver a verlos juntos, ya que supuestamente están separados, muchos acusaron a la pareja de haber asistido a una fiesta.

"Están diciendo que fui a una fiesta clandestina", comenzó diciendo More desde su cuenta personal de Instagram. "Que Facundo, el papá de mi hijo, estuvo en una fiesta clandestina. No chicos, fue a pasar el fin de semana con sus amigos a Potrero de Garay en Córdoba y lo quisieron robar, y le quisieron pegar con una botella de vidrio en la cabeza y le cortaron la oreja", agregó con desdén.

Pero lejos de terminar allí, la joven decidió aportar detalles: "Fui yo a buscarlo, pero nadie estuvo en ninguna fiesta clandestina. Dejen de inventar porque no es cierto. Terminen con tanta mentira. Fíjense ya que se hacen tanto los capos, la cantidad de fiestas que hay y que yo ni siquiera estoy yendo. La cantidad de choreos que hay, y se la llevó bastante bien más allá del botellazo".

Luego, tras mencionar que ante cualquier duda podían comunicarse con su abogado, la joven influencer expresó en modo de conclusión: "Dejen de acusar de fiesta clandestina porque nadie fue a una. Preocúpense un poquito por sus vidas. Deberían de tener un poco más de cabeza y viveza, en lugar de ser tan cortos. Porque meterle un botellazo en la cabeza a alguien no es normal. Lo podrían haber dejado inconsciente, gracias a Dios al papá de mi hijo no le pasó nada".

La Nación

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error