Miércoles 03de Marzo de 2021CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$89,00

Dolar Venta:$95,00

Miércoles 03de Marzo de 2021CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$89,00

Dolar Venta:$95,00

CORRIENTES :

CORONAVIRUS: 934 CASOS ACTIVOS (25.110 ACUMULADOS) MUERTES: 441

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

Valdés, cara a cara con Alberto para la firma del consenso fiscal 2021

El Gobernador está en Buenos Aires desde ayer. El acuerdo les permitirá subir impuestos locales, pero deberán desistir de juicios contra la Nación. 

El gobernador Gustavo Valdés se encuentra desde ayer en Buenos Aires para participar hoy del acto de firma de consenso fiscal 2021, que beneficiaría a Corrientes con un par de millones de pesos. El ministro de Hacienda, Marcelo Rivas Piasentini, forma parte de la comitiva.

“La reunión del presidente de la Nación, Alberto Fernández, con los gobernadores, entre ellos el de Corrientes, Gustavo Valdés, es de consenso fiscal, para definir algún trabajo coordinado entre Nación y Provincias respecto a aspectos fiscales”, adelantó ayer el ministro.

“Hay un planteamiento de la posibilidad de seguir llevando adelante armonizaciones tributarias. Este es un proceso que se viene haciendo en el país hace varios años y en esta próxima reunión es otra oportunidad para poder definir nuevas pautas de cara al año 2021. Lo vemos con agrado este trabajo articulado con el Gobierno nacional”, afirmó.

Alberto Fernández firmará el nuevo consenso fiscal con los gobernadores, que les permitirá a los mandatarios provinciales subir impuestos provinciales como ingresos brutos a cambio de desistir de las demandas que los distritos tengan contra el Estado nacional y de impedir cargas sobre las Leliqs y otros instrumentos financieros.

La cumbre entre gobernadores y el presidente se concretará al mediodía en el Museo del Bicentenario. 

Una vez que los mandatarios provinciales rubriquen el acuerdo, antes de entrar en vigor, el consenso deberá ser sancionado por el Congreso. El proyecto fue incluido en el temario de sesiones extraordinarias enviado por el Ejecutivo al Legislativo. Luego deberá ser ratificado por las legislaturas locales.

La nueva ley modificará el consenso fiscal firmado por la Nación y las provincias en diciembre de 2017, que comprometía a las provincias a reducir impuestos locales. Veintidós distritos acompañaron la iniciativa. La enorme mayoría de los actuales gobernadores avanzaron en ese sentido. Solo el puntano Alberto Rodríguez Saá y el exgobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, no se sumaron. La caída de la recaudación por la crisis, la pandemia y las medidas restrictivas los obligó a recalcular.

La mayoría de los gobernadores habían visitado por última vez la Rosada durante el anuncio de la reestructuración de la deuda con privados el 31 de agosto. Luego, todos los encuentros fueron virtuales para coordinar la política sanitaria de la pandemia.  

El pacto es terminar de destruir el Consenso Fiscal de 2017 que impulsó el macrismo, con el objetivo de frenar aún más la baja de impuestos locales.

La propuesta del gobierno de Alberto Fernández es prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2021 la suspensión de dar de baja tributos provinciales, como el impuesto a los sellos y aquellos que gravan la transferencia de combustible y energía. De esa manera, congelaría lo dispuesto por el consenso fiscal de 2017.

La Casa Rosada ya había modificado en diciembre este convenio, bautizado por el macrismo como Acuerdo para un Nuevo Federalismo. En ese entonces, en el prólogo de la gestión Fernández, las autoridades provinciales recibieron con una sonrisa de oreja a oreja el aval para suspender la disminución paulatina de la alícuota de Ingresos Brutos, entre otros tributos.

El oficialismo deja por sentado que las jurisdicciones deben abstenerse (por dos años) de presentar demandas o continuar los juicios en curso por el régimen de coparticipación, fondos y transferencias que la Nación gira a cada una de ellas.

Por último, la Casa Rosada busca fijar límites al monto de endeudamiento de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires. En el anteproyecto, se lo plantea como “endeudamiento responsable” y establece que los distritos no podrán incrementar el stock de deuda nominada en moneda extranjera respecto a los valores registrados al 31 de diciembre de 2020”. 

Además del veto a endeudarse en dólares, se prohíbe la refinanciación en pesos argentinos de deuda tomada en dólares.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error