Tras el pico del 2018, la pobreza registró un descenso pero se mantiene alta
ellitoral.com.ar
CORRIENTES:

Tras el pico del 2018, la pobreza registró un descenso pero se mantiene alta

Luego de ubicarse como el primer aglomerado urbano del país con los mayores indicadores, Corrientes pasó a posicionarse onceava. Sin embargo, continúa afectando a más de un tercio de la población.

imagen_0

En siete semestres los indicadores de pobreza presentaron altibajos que preocupan, ya que continúa afectando a más de un tercio de la población del aglomerado urbano Corrientes. No obstante, por primera vez, no se ubica entre las diez ciudades del país con el mayor porcentaje. Por otra parte, la cantidad de personas bajo la línea de indigencia registró una baja considerable.
Si se tiene en cuenta la evolución del porcentaje de hogares y población bajo la línea de pobreza a lo largo de siete semestres en el aglomerado urbano Corrientes, los indicadores marcan que el pico máximo se registró en el segundo semestre del 2018. Esto de acuerdo con los datos publicados por el Indec en el mencionado período.
Para esta comparación se tomó en cuenta la información disponible desde el segundo semestre del 2016 hasta el segundo del 2019. Ello, debido a que anteriormente se publicaron informes trimestrales y, previo a ello,  se efectivizó una suerte de “apagón estadístico”, con números que no se difundieron oficialmente.
En el segundo semestre del 2018, el período en el cual se observó el pico máximo, el Indec informó que el 49.3 por ciento de la población del aglomerado urbano Corrientes se encontraba bajo la línea de pobreza. Los números generaban reminiscencias de los años de la salida de la crisis del 2001, ya que, de esta manera, la mitad de las personas no podían satisfacer la canasta básica. Entonces, el Gobierno de la Provincia salió a desestimar estas cifras al considerar que “hubo un error” en la metodología de cálculo del organismo nacional.
De acuerdo con las estadísticas oficiales, en dicho período, el 38,4 por ciento de los hogares se encontraban bajo la línea de pobreza. En ese semestre también se registraron la tasa de indigencia más alta en siete semestres, la cual fue de 13,8 puntos para la población y de 10,3 en los hogares de la ciudad de Corrientes e inmediaciones.
Este pico coincidió con dos crisis cambiarias que generaron un salto importante del valor del peso con respecto al dólar. Además, una inflación que no paró de crecer, atada a las fluctuaciones de la divisa extranjera y paritarias por debajo de la escalada de precios.
El segundo período con mayor indicador de pobreza fue el primer trimestre del 2019. En el aglomerado urbano Corrientes el flagelo afectó al 41,4 por ciento de la población, que conforma el 33 por ciento de los hogares. No obstante las cifras continúan siendo altas, pero representó una baja significativa que conllevó a menguar la polémica con el gobierno local por la metodología de cálculo. Representó una baja del 7,9 por ciento.
La población bajo la línea de indigencia también registró un descenso, con un 11,2 por ciento de las personas que no podían acceder a una canasta alimentaria en el primer semestre del año pasado. Esto alcanza al 8,8 por ciento de los hogares.
En el segundo semestre del año pasado los indicadores continuaron con una tendencia en baja. Se trata de los últimos números publicados, recientemente, por el Indec. El 37,9 por ciento de la población se encontraba bajo la línea de pobreza. Ello representa una disminución del 3,5 por ciento y un alcance del 27,6 por ciento de los hogares.
Los indicadores de indigencia también marcaron un descenso, el cual fue del 4,4 por ciento entre el primer semestre y el segundo del 2019. En este último período mencionado, afectó al 6,8 por ciento de la población, y al 3,9 por ciento de los hogares.
El pico mínimo de indicadores de pobreza y de indigencia se observó en el primer semestre del 2018. Entonces, el 36,8 por ciento de la población era pobre y el 4,6 por ciento indigente en el aglomerado urbano Corrientes. Esto, no obstante, es una cifra preocupante, considerando que no baja a un tercio la población que no puede cubrir sus necesidad básicas.

Por primera vez, Corrientes no está entre las más pobres
Las estadísticas recientemente publicadas por el Indec establecen un indicador atípico para la región. Por primera vez en siete semestres, Corrientes no está entre los 10 aglomerados urbanos con mayores indicadores de pobreza. De pasar a ubicarse primera en el segundo semestre del 2018, se posicionó onceava.
Esto puede deberse a varios factores en términos de distribución del ingreso y una mayor actividad económica, la cual se observó en los últimos indicadores publicados por el mismo organismo nacional. Sin embargo, también se suma que hubo un crecimiento del flagelo en otros aglomerados urbanos del país, especialmente en el Gran Buenos Aires y en las capitales del NEA, sin mencionar Gran Resistencia, cuyos números no han sido publicados.
La ciudad e inmediaciones con mayor población bajo la línea de pobreza del país es Concordia (Entre Ríos), con un 51 por ciento de la población afectada. En segundo lugar se ubican Salta y Santiago del Estero, con un 45,5 y 45,2 por ciento, respectivamente.
En cuanto a las capitales del NEA, en Formosa se registró un 41,6 por ciento de la población bajo la línea de pobreza. En Posadas, Misiones, a un 41,3 por ciento. La media regional se posicionó en un elevado 40,1 por ciento.

Media nacional
El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza alcanzó el 25,9 por ciento, en los cuales residen el 35,5 por ciento de las personas, según publicó el Indec. Dentro de este conjunto se distingue un 5,7 por ciento de hogares por debajo de la línea de indigencia que incluyen al 8 por ciento de las personas.
Por lo tanto, esto implica que, para el universo de los 31 aglomerados urbanos que mide la Encuesta Permanente de Hogares  2.423.562 se encuentran bajo la línea de pobreza. Incluyen a 9.936.711 personas y, dentro de ese conjunto, 536.466 hogares se encuentran por debajo de la línea de indigencia, es decir,  2.236.739 personas. (MB)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Tras el pico del 2018, la pobreza registró un descenso pero se mantiene alta

Luego de ubicarse como el primer aglomerado urbano del país con los mayores indicadores, Corrientes pasó a posicionarse onceava. Sin embargo, continúa afectando a más de un tercio de la población.

En siete semestres los indicadores de pobreza presentaron altibajos que preocupan, ya que continúa afectando a más de un tercio de la población del aglomerado urbano Corrientes. No obstante, por primera vez, no se ubica entre las diez ciudades del país con el mayor porcentaje. Por otra parte, la cantidad de personas bajo la línea de indigencia registró una baja considerable.
Si se tiene en cuenta la evolución del porcentaje de hogares y población bajo la línea de pobreza a lo largo de siete semestres en el aglomerado urbano Corrientes, los indicadores marcan que el pico máximo se registró en el segundo semestre del 2018. Esto de acuerdo con los datos publicados por el Indec en el mencionado período.
Para esta comparación se tomó en cuenta la información disponible desde el segundo semestre del 2016 hasta el segundo del 2019. Ello, debido a que anteriormente se publicaron informes trimestrales y, previo a ello,  se efectivizó una suerte de “apagón estadístico”, con números que no se difundieron oficialmente.
En el segundo semestre del 2018, el período en el cual se observó el pico máximo, el Indec informó que el 49.3 por ciento de la población del aglomerado urbano Corrientes se encontraba bajo la línea de pobreza. Los números generaban reminiscencias de los años de la salida de la crisis del 2001, ya que, de esta manera, la mitad de las personas no podían satisfacer la canasta básica. Entonces, el Gobierno de la Provincia salió a desestimar estas cifras al considerar que “hubo un error” en la metodología de cálculo del organismo nacional.
De acuerdo con las estadísticas oficiales, en dicho período, el 38,4 por ciento de los hogares se encontraban bajo la línea de pobreza. En ese semestre también se registraron la tasa de indigencia más alta en siete semestres, la cual fue de 13,8 puntos para la población y de 10,3 en los hogares de la ciudad de Corrientes e inmediaciones.
Este pico coincidió con dos crisis cambiarias que generaron un salto importante del valor del peso con respecto al dólar. Además, una inflación que no paró de crecer, atada a las fluctuaciones de la divisa extranjera y paritarias por debajo de la escalada de precios.
El segundo período con mayor indicador de pobreza fue el primer trimestre del 2019. En el aglomerado urbano Corrientes el flagelo afectó al 41,4 por ciento de la población, que conforma el 33 por ciento de los hogares. No obstante las cifras continúan siendo altas, pero representó una baja significativa que conllevó a menguar la polémica con el gobierno local por la metodología de cálculo. Representó una baja del 7,9 por ciento.
La población bajo la línea de indigencia también registró un descenso, con un 11,2 por ciento de las personas que no podían acceder a una canasta alimentaria en el primer semestre del año pasado. Esto alcanza al 8,8 por ciento de los hogares.
En el segundo semestre del año pasado los indicadores continuaron con una tendencia en baja. Se trata de los últimos números publicados, recientemente, por el Indec. El 37,9 por ciento de la población se encontraba bajo la línea de pobreza. Ello representa una disminución del 3,5 por ciento y un alcance del 27,6 por ciento de los hogares.
Los indicadores de indigencia también marcaron un descenso, el cual fue del 4,4 por ciento entre el primer semestre y el segundo del 2019. En este último período mencionado, afectó al 6,8 por ciento de la población, y al 3,9 por ciento de los hogares.
El pico mínimo de indicadores de pobreza y de indigencia se observó en el primer semestre del 2018. Entonces, el 36,8 por ciento de la población era pobre y el 4,6 por ciento indigente en el aglomerado urbano Corrientes. Esto, no obstante, es una cifra preocupante, considerando que no baja a un tercio la población que no puede cubrir sus necesidad básicas.

Por primera vez, Corrientes no está entre las más pobres
Las estadísticas recientemente publicadas por el Indec establecen un indicador atípico para la región. Por primera vez en siete semestres, Corrientes no está entre los 10 aglomerados urbanos con mayores indicadores de pobreza. De pasar a ubicarse primera en el segundo semestre del 2018, se posicionó onceava.
Esto puede deberse a varios factores en términos de distribución del ingreso y una mayor actividad económica, la cual se observó en los últimos indicadores publicados por el mismo organismo nacional. Sin embargo, también se suma que hubo un crecimiento del flagelo en otros aglomerados urbanos del país, especialmente en el Gran Buenos Aires y en las capitales del NEA, sin mencionar Gran Resistencia, cuyos números no han sido publicados.
La ciudad e inmediaciones con mayor población bajo la línea de pobreza del país es Concordia (Entre Ríos), con un 51 por ciento de la población afectada. En segundo lugar se ubican Salta y Santiago del Estero, con un 45,5 y 45,2 por ciento, respectivamente.
En cuanto a las capitales del NEA, en Formosa se registró un 41,6 por ciento de la población bajo la línea de pobreza. En Posadas, Misiones, a un 41,3 por ciento. La media regional se posicionó en un elevado 40,1 por ciento.

Media nacional
El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza alcanzó el 25,9 por ciento, en los cuales residen el 35,5 por ciento de las personas, según publicó el Indec. Dentro de este conjunto se distingue un 5,7 por ciento de hogares por debajo de la línea de indigencia que incluyen al 8 por ciento de las personas.
Por lo tanto, esto implica que, para el universo de los 31 aglomerados urbanos que mide la Encuesta Permanente de Hogares  2.423.562 se encuentran bajo la línea de pobreza. Incluyen a 9.936.711 personas y, dentro de ese conjunto, 536.466 hogares se encuentran por debajo de la línea de indigencia, es decir,  2.236.739 personas. (MB)