Jueves 18de Abril de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$848,0

Dolar Venta:$888,0

Jueves 18de Abril de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$848,0

Dolar Venta:$888,0

/Ellitoral.com.ar/ Interior

Tras ser despedidos crearon una cooperativa que ahora contribuye a reciclar los residuos

Con lo que lograban vender de los desechos que recolectaban, changas y el apoyo de diferentes sectores lograron resistir hasta que consiguieron la matrícula. Ayer comercializaron 15.700 kilos de elementos inorgánicos. Y desde el 1 de septiembre serán parte de un plan municipal piloto. 

Fueron tiempos difíciles y aunque por estos días no están en una situación ideal, destacan que lograron obtener la matrícula del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). Por lo que ahora, 10 esquinenses que fueron despedidos hace dos años de una textil están formalmente reconocidos como los miembros de la cooperativa “247” que se dedica a la recolección, separación y venta de residuos inorgánicos. Por lo que, en paralelo a la actividad que ya estaban desarrollando, ahora también están trabajando para ser parte de un plan municipal piloto destinado a avanzar en el tratamiento de los desechos urbanos y que comenzará a implementarse a partir del 1 de septiembre.

El nombre o mejor dicho la cifra que identifica al equipo que conformaron  una decena de trabajadores tiene un significado especial. Es que “247” es el número del artículo de la Ley de Contrato de Trabajo (20.744) “que le permitió a la empresa despedirlos”, recordó Mónica Almeida quien no dudó en acompañarlos con asesoramiento legal a unos 15 pobladores que se quedaron sin su fuente laboral. “Si bien no tenía experiencia en la formación de cooperativas, pero me pareció muy interesante la idea de ellos de crear una para ocuparse de un tema tan importante como la gestión de residuos urbanos”, recordó la abogada en diálogo con El Litoral.

Pero obtener la matrícula nacional que les permitiría realizar convenios con el Estado o recibir apoyo a través de algún programa ya sea nacional o provincial, demandaría un tiempo considerable. Y los trabajadores debían seguir aportando a la economía familiar, que estaba con serios problemas como consecuencia de sus despidos.

Entonces, mientras realizaban los trámites para conseguir la matrícula del Inaes, recolectaban residuos inorgánicos para poder venderlos y al mismo  tiempo golpeaban las puertas de las casas de sus compueblanos y de diferentes organismos públicos.

A pulmón

Precisamente, en septiembre del año pasado, uno de los integrantes de la cooperativa contó a El Litoral con qué recursos y cómo estaban resistiendo para poder lograr tener un ingreso que les permitiera llevar el pan a las mesas de sus hogares.

Rememoró que el primer galpón que construyeron para evitar que la lluvia mojara el cartón que recolectaban lo edificaron en un predio prestado por un integrante de la cooperativa. 

Mientras que lograron comprar varias herramientas y un vehículo utilitario usado con lo que recaudaron en la comercialización de un bono y lo que uno de los cooperativistas obtuvo de la venta de su moto.

En aquella oportunidad, el esquinense, también en representación de sus compañeros, agradeció a los vecinos, comerciantes y funcionarios, tanto de la Municipalidad como la Provincia.

“Inclusive ahora el Intendente nos cedió un terreno en el predio del parque industrial, donde nos vamos a mudar ni bien logremos acondicionarlo”, indicó hace casi un año. 

Un objetivo que finalmente lograron. Precisamente desde allí, una vez más, pudieron efectivizar una nueva comercialización de residuos inorgánicos. “Ayer (viernes) vendieron 15.700 kilos”, destacó Almeida, quien no ocultó su alegría. Es que no se trata de una simple transacción sino el resultado de numerosas horas de esfuerzo de 10 pobladores que, en varios casos y en reiteradas oportunidades, también hicieron changas paralelas para conseguir el sustento diario sin que eso implicara renunciar a la cooperativa 247.

Política de Estado

“Hace poco más de un mes conseguimos la matrícula en el Inaes. Esto se concretó después de completar un proceso que se extendió como consecuencia de varias cuestiones, entre ellas la pandemia”, manifestó Almeida. Tras lo cual remarcó la importancia de contar con ese aval para poder realizar convenios con organismos del Estado o bien ser parte de algún programa.

Y en ese sentido, ahora la cooperativa ya está trabajando con los concejales y el Municipio de Esquina.

Es que, sin distinción de bandería partidaria, autoridades del sur provincial están trabajando en conjunto en normativas que les permitan avanzar en la gestión integral de residuos sólidos urbanos (Girsu).

Los concejales están abocados a la elaboración de una norma a través de la cual definirá el sistema local del Girsu. “Y por ese motivo, nos reunimos con el director de Medio Ambiente de la Municipalidad, los integrantes de la cooperativa e inclusive con el jefe del Inta”, comentó a El Litoral el edil Angel Ramírez, quien junto con sus pares del bloque del Frente de Todos, es el autor del citado proyecto legislativo. No obstante, aclaró que “todos estamos trabajando juntos porque coincidimos en que la gestión integral de residuos debe ser parte de una política de Estado”.

Pero mientras se analiza y elabora la normativa local, la Comuna, a través de la Dirección de Medio Ambiente, avanzará en un plan piloto en el que participará la cooperativa. “Desde el 1 de septiembre, en 10 cuadras de la ciudad, integrantes de la cooperativa pasarán dos veces por los domicilios a retirar los residuos inorgánicos. De esta forma, se reducirán los desechos en la ciudad y al mismo tiempo, se colaborará con la 247”, adelantaron desde la comuna. 

(CC)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error