Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

/Ellitoral.com.ar/ Deportes

Corinthians eliminó a Boca en los penales

Tras igualar 0 a 0 en el tiempo regular el elenco brasileño estuvo más fino en la definición y avanzó a los cuartos de final. Desde los 12 pasos, Villa, Benedetto y Ramírez fallaron en sus remates. El delantero argentino tuvo chances claras de abrir el marcador en los 90’. 
Delantero. Darío Benedetto contó con chances de marcar, pero no estuvo en su noche.

Boca Juniors se quedó anoche afuera de la Copa Libertadores en octavos de final al caer por 6 a 5 ante Corinthians en definición por tiros penales luego de empatar 0 a 0 en la Bombonera tal como había ocurrido en los 90 minutos regulares de la semana pasada en Brasil.

De esta manera, los Xeneizes terminaron cayendo en una instancia “normalmente” ganadora para ellos en los últimos tiempos, pese a que su arquero especialista, Agustín Rossi, contuviera dos de ellos, la misma cantidad que malogró su goleador, Darío Benedetto, uno en el primer tiempo y el otro en esta definición desde los 12 pasos.

Corinthians enfrentará en cuartos de final al ganador de la serie entre su compatriota Flamengo y Deportes Tolima, que se enfrentarán hoy en Río de Janeiro luego de la victoria por 1 a 0 obtenida por los “cariocas” en Colombia.

Boca estuvo entonces obligado a tomar la iniciativa, aunque no sea ese el principal atributo que está empezando a identificar la línea de juego que pretende Battaglia, mientras que los brasileños, con un estilo atípico para los equipos de su país, trataron de plantarse con la mayor solidez posible cerca de su arquero Cassio para tratar de salir de contra si las circunstancias así lo permitían.

A partir de esto fue que por toda lógica futbolera y de contextura de equipo, Boca estuvo forzado a encontrar resquicios por los costados, más por el lado derecho del habilidoso Exequiel Zeballos, que por el izquierdo del veloz Sebastián Villa.

Es que el colombiano es más efectivo a campo abierto, y eso fue justamente lo que Corinthians no permitió con su repliegue, porque lo que tenía que buscar Boca era generar espacios donde no los había, y para eso era más útil Zeballos en los mano a mano que Villa con sus corridas.

Sin embargo, fue el ex Deportes Tolima quien disfrutó de la primera ocasión de gol para su equipo con un remate de zurda al primer palo de Cassio que fue bien desviado por el corpulento guardavallas visitante.

El siguiente aviso de que Boca estaba imponiendo condiciones en su casa llegó justamente del otro costado de la cancha, cuando Zeballos desequilibró a Fabio Santos y lanzó un preciso centro para la entrada franca de Darío Benedetto, que en su centésima presentación con la camiseta auriazul conectó defectuosamente de derecha enviando el balón muy por encima del travesaño desde adentro de la propia área chica.

Este fue el preanuncio de un primer tiempo fatal para el atacante “xeneize”, ya que sobre la media hora iba a tener la mejor oportunidad posible para poner a su equipo en ventaja y la malogró.

La ocasión se generó tras un codazo en su área de Raúl Gustavo sobre el rostro de Guillermo “Pol” Fernández, que derivó en un penal sancionado a través del VAR por el árbitro uruguayo Andrés Matonte y Benedetto terminó estrellando contra el palo izquierdo del arco de los paulistas. Después mandaría a la tribuna el quinto en la definición por penales.

A partir de allí, se apagó un tanto ese fuego de media hora que había tenido color azul y amarillo, en parte porque el local sintió el impacto anímico de una noche que estaba viniendo torcida, y otro tanto porque los visitantes se entonaron con su trabajo defensivo al ver que la suerte no les estaba resultando esquiva.

Esto se hizo extensivo al segundo tiempo, pero más que nada porque los boquenses ya no pudieron generar las mencionadas llegadas claras de la etapa inicial ante un rival apreciablemente inferior.

Lo mejor del complemento entonces se dio por el costado izquierdo del ataque local con el tándem colombiano Frank Fabra-Villa, ya que por el otro lado Zeballos no tuvo la misma participación del primer tiempo y, de hecho, terminó siendo el único cambio que ensayó Battaglia, al ser relevado como en la ida por Juan Ramírez promediando el complemento.

Pero como Boca avanzaba pero no atacaba, los brasileños empezaron a sentirse más cómodos y a apostar cada vez con más fichas a un empate como el 0-0 de la ida que los condujera a la definición por penales.

La arenga del hincha no logró encender esa chispa que se les reclamaba a sus futbolistas y entonces el camino seco condujo inevitablemente a los disparos desde el punto del penal, donde los méritos o desméritos de los 90 minutos quedan archivados en el cajón de las excusas y los lamentos para siempre.

A Battaglia se le habían reprochado las formas en las que había llegado a definiciones por tiros penales finalmente ganadoras ante Racing Club por la Copa de la Liga Profesional y Talleres, de Córdoba, por Copa Argentina.

En esas oportunidades, Boca salió victorioso desde los 12 pasos jugando mal durante los 90 minutos regulares. Esta vez ocurrió todo lo contrario.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error