Sabado 25de Mayo de 2024CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$869,5

Dolar Venta:$909,5

Sabado 25de Mayo de 2024CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$869,5

Dolar Venta:$909,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Experimentó con perfumes cuando era niña y ahora dirige un centro de investigación química

Su historia fue destacada por el Conicet en el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

La infancia es el período en el que muchas niñas empiezan a jugar y experimentar con los elementos que luego se convertirán en sus objetos de estudio. Ese fue el caso de Nélida Peruchena, investigadora del Conicet y actual directora del Instituto de Química Básica y Aplicada del Nordeste Argentino (Iquiba), que tiene sede en la ciudad de Corrientes. “Desde muy chica pasaba las siestas haciendo extractos con plantas para probar colores, mezclándolas con perfume e inventando experimentos”, recordó.

Pero lo que realmente la marcó fue una entrevista que leyó en una revista que encontró en su casa, acerca del premio Nobel que había ganado Luis Federico Leloir. “Estaba en los últimos años de la secundaria y ese hecho había tenido mucha repercusión. Me impactó la personalidad de Leloir y ahí terminé de definir mi carrera”, repasó Peruchena, quien se formó en Química en la Universidad Nacional del Nordeste (Unne).

Su historia fue destacada por el Conicet en el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una fecha instituida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para promover el acceso de estos colectivos a la educación, la capacitación y la investigación en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. 

Peruchena hizo su doctorado viajando a La Plata durante los mismos años en los que criaba a sus hijas. Por ese entonces, la Carrera del Investigador (CIC) del CONICET tenía límite de edad y tuvo que solicitar el ingreso en dos oportunidades para ser aceptada, ya que lo había sobrepasado.

Ahora, todos sus esfuerzos están orientados a la construcción colectiva del instituto cuya creación impulsó. “En los últimos años me dediqué a fortalecer el Iquiba, dejando de lado objetivos personales, como por ejemplo una promoción a una categoría superior en el Conicet. La meta es lograr que nuestro espacio tenga cada vez mejores condiciones para hacer ciencia en nuestra región y eso incluye acciones puntuales que tienen que ver con otorgar espacios adecuados para las mujeres, por lo que estamos trabajando para poder contar próximamente con un lactario”, destacó Peruchena.

Aseguró que dedicarse a la investigación científica es un modo de vida muy interesante: “Es una elección valiosa no sólo por el conocimiento que se adquiere, sino por toda la gran variedad de cosas que se pueden llegar a hacer y por cómo podemos ayudar a la sociedad”.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error