Jueves 13de Junio de 2024CORRIENTES22°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$881,5

Dolar Venta:$921,5

Jueves 13de Junio de 2024CORRIENTES22°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$881,5

Dolar Venta:$921,5

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

En memoria de Martha Feris de Machado

Familiares y amigos de Martha Elena Feris de Machado la recuerdan hoy, como todos los días, desde cuando decidió hacer el viaje más largo de todos: el viaje eterno. “Aquí la tenemos presente todos los días. Su recuerdo es permanente”, escribieron. Ya han pasado ocho años desde el día en que se produjo su deceso a causa de una enfermedad que se llevó su cuerpo, mas no su recuerdo ni su legado, que permanece en la casa que habitó con su esposo, Yamil Machado, con sus hijas y que luego, ya con los años, fueron también el refugio de los nietos. 

Martha Elena Feris de Machado fue esposa, madre y abuela, pero también docente, periodista y abogada. Fue defensora de Cámara del Poder Judicial de la provincia de Corrientes y una mujer sabia, que entregó su conocimiento, generosamente, a quien se lo pedía. Martha estuvo casada con Yamil hasta su muerte. En el medio pasaron 46 largos años, cuatro hijas y siete nietos que fueron siempre para ella una debilidad.

Martha Elena Feris era hija de don Gabriel Feris, reconocido hombre público en el ámbito provincial y nacional, vicegobernador de Corrientes; y de doña Elena García, gran docente, de vocación por la enseñanza. De ambos heredó el amor por la docencia, por las letras, por la justicia y por la solidaridad. De sus padres también heredó una clara inteligencia, una memoria prodigiosa y un enorme interés por la cultura. Martha asumió siempre un espontáneo compromiso con la diseminación del arte, la literatura y las costumbres de Corrientes y del país. 

“Resulta difícil describir a Martha, pues todo lo que se pueda decir de ella desmerece su extraordinaria personalidad y su lúcido razonamiento, del cual no hizo nunca alarde ni ostentación”, dijeron de ella, al enterarse de su muerte, hace ya ocho años, varios de sus amigos. 

Todos quienes la conocieron dicen justamente eso. Y hoy es orgullo para la familia y el aliciente que los ayuda a seguir adelante. Reconocen en Martha a una mujer de enorme cultura, enriquecida por la lectura y por largos y repetidos viajes por el país y el mundo, y que luego proyectaba en forma de recuerdos amenos y relatos memorables que despertaban el interés y la admiración de quienes la oían, la mayoría de las veces en reuniones privadas entre amigos.

Esa afición por los viajes fue quizá su hobby predilecto, pues para Martha “la felicidad tenía forma de avión”. De los viajes extraía no sólo vivencias, sino también información experimentada en primera persona. “Fue, sin quererlo, una embajadora itinerante de la Argentina, de Corrientes, de nosotros mismos”, dicen hoy sus hijas y esposo.

Largos se han hecho estos años para quienes la frecuentaron, no sólo en el seno familiar. Su partida repentina impactó fuerte y todavía es difícil asumir ese golpe para ese entorno que quedó huérfano. La tristeza, de todos modos, hoy se vuelve alegría en el recuerdo. De hecho, ella quería que la recordaran de ese modo, un poco como fue: entusiasta, emprendedora y optimista, incluso en las circunstancias más adversas.

Martha Elena Feris de Machado siempre fue una agradecida a la vida,  después de haber andado caminos con altos y bajos. Ese legado está vivo. Y es así, con alegría agradecida por lo que fue su presencia, es que hoy los suyos la recuerdan en la ausencia.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error