Sabado 08de Agosto de 2020CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

Sabado 08de Agosto de 2020CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Mitos y verdades sobre la sigmoiditis

Por Jorge Pedro (*)

El primer capítulo concerniente a la salud de la Presidenta fue la enfermedad tiroidea detectada a fines del 2011, con el cáncer de tiroides que luego se transformó en negativo tras la biopsia por congelación que se realizó durante la cirugía de tiroidectomia total.
Luego siguió el drenaje de un hematoma crónico subdural descubierto durante un estudio cardiológico en la Fundación Favaloro y, pese a no ser un Centro Especializado para tal patología, teniendo en cuenta que la paciente era la jefa de Estado, se realizó su tratamiento quirúrgico en el mismo Sanatorio. El procedimiento estuvo a cargo, según los partes oficiales, de un joven neurocirujano especializado en tratamientos micro invasivos de la columna vertebral.
Desde el domingo al mediodía se suma un nuevo capítulo, que es su enfermedad intestinal. Esta vez, la patología es de manejo gastroenterológico/quirúrgico, especialidad que ejercen una gran mayoría de los médicos de la Unidad Médica Presidencial, desde muchos galenos de los consultorios ubicados en la Casa Rosada y Olivos hasta su jefe, el Dr. Marcelo Ballesteros, reconocido cirujano abdominal y especialista en Emergencias y Trauma, quien trabaja cuidando la salud de los mandatarios argentinos, ocupando distintas funciones, desde la conformación de dicha área durante la Presidencia de Fernando de la Rúa.
Cabe recordar que la Unidad Médica Presidencial no existió a lo largo del mandato de Carlos Menem, quien eligió para el cuidado y seguimiento de su salud al médico y especialista en Urología y Transplante Renal, Dr. Alejandro Pfeli, que con un manejo totalmente diferente y personal permanecía casi 24 horas a su lado y acudía a los especialistas más destacados en cada área de la medicina de nuestro medio ante cada consulta específica o dolencia. Así ocurrió, por ejemplo, en el tratamiento de su afección carótidea, siendo operado precoz y exitosamente por el Dr. Juan Carlos Parodi, especialista de prestigio y reconocimiento mundial.
La enfermedad de Cristina
La mandataria presenta una enfermedad diverticular que por lo general es asintomática y que debuta en un 25 % de los casos con un cuadro de diversa magnitud y gravedad con intenso dolor en la zona inferior izquierda del abdomen y se acompaña de fiebre, conocido como sigmoiditis peri diverticular, que es la forma de complicación más frecuente, de inicial tratamiento médico e infectológico.
Un divertículo del sigmoides, parte distal del intestino grueso, al inflamarse presenta una micro perforación que en la gran mayoría de los casos se proyecta hacia la grasa que envuelve al intestino llamada meso y se forma un pequeño flemón o cuadro infeccioso localizado. Su tratamiento se realiza con ayuno primero y dieta estricta y específica después y con tratamiento antibiótico específico, por lo general antibióticos como la Ciprofloxacina y el Metronidazol.
El 90% de los casos evoluciona satisfactoriamente y luego de tres o cuatro días de internación se sigue el tratamiento ambulatorio, luego de pasar la etapa aguda y las posibles complicaciones que se dan en un 10% de los casos y pueden ser el debut del cuadro diverticular con una perforación importante y producirse una peritonitis que requiere tratamiento quirúrgico de urgencia, o evolucionar con un absceso de diversa magnitud. Este absceso requiere en algunos casos su evacuación con una punción percutánea guiada con métodos especializados de diagnóstico o a veces abrirse a la cavidad y requerir su tratamiento quirúrgico.
Este cuadro agudo se completa al dilatarse el intestino con el pasaje de bacterias a la sangre que en el parte oficial de la salud de Cristina, se da en llamar bacteriemia y que requiere de terapia antibiótica endovenoso para evitar la diseminación del cuadro infeccioso y el control del cuadro localizado.
Luego de tratado el cuadro, a los dos meses de ceder la infección e inflamación visceral, se requiere estudiar el abdomen con Tomografía Computada para evaluar la evolución y con endoscopía para confirmar el diagnóstico diverticular, evaluar su evolución y magnitud y descartar otras patologías que pueden producir ésta micro perforación intestinal, de muy baja incidencia.
El cuadro de la Presidenta estaría controlado pero no debemos minimizarlo. Como dato importante de la historia de esta enfermedad diverticular, su gravedad y complicaciones, podemos citar la peritonitis por perforación diverticular que sufrió el electo presidente de Brasil, Tancredo Neves, abuelo del reciente candidato presidencial brasileño, Aecio Nieves, en 1985, el día de asumir su cargo y que culminó en un drama nacional al terminar falleciendo luego de varias complicaciones de una cirugía de urgencia de resección intestinal y anastomosis, técnica innovadora hace casi 30 años.
Años después, en 2006, el dictador cubano Fidel Castro, sufrió una complicación hemorrágica e infecciosa de su antigua enfermedad diverticular y por decisión propia de no ser sometido a una colostomia -vulgarmente “ano contra natura”- pidió la resección del intestino con un cierre o sutura primario del mismo sobre un cuadro infeccioso deviniendo en serias complicaciones y varias cirugías que pusieron en serio riesgo su vida con un deterioro grave de su salud y estado físico.
Otro capítulo de la salud presidencial cuya afección, según los partes oficiales, dista de ser lo complicado de los dos casos históricos descriptos y que probablemente seguirá una buena evolución, tratado rápida y eficazmente y que hasta el momento evolucionó sin complicaciones mayores.
La Presidenta deberá cuidar su salud en los próximos meses para salir sin secuelas de este proceso y para no sumar nuevos episodios o capítulos, que en tan solo tres a cuatro años la llevaron a sufrir patología tiroidea, cerebral y ahora intestinal. Las diversas ocupaciones, el stress y la fatiga intensa pueden agravar cualquier cuadro de base o ayudar a bajar las defensas que las ocasionan o agravan su evolución. La Presidenta no está exenta de esta posibilidad, por lo que deberá cuidarse y seguir el consejo de sus médicos

(*) El autor es MEdico Especialista en CirugIa General. Nota publicada en infobae.com

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error

Comentarios