Muchacho de barrio
ellitoral.com.ar

Domingo 18de Noviembre de 2018CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$35,10

Dolar Venta:$36,90

Muchacho de barrio

imagen_1

El Tango ha consagrado grandes intérpretes. Existen otros menos conocidos, tal vez por tener perfil un poco bajo, pero no por falta de talento, sino por cuidar al extremo su profesión sin refulgentes luces de colores, sino puro corazón. Muchas veces por la elección de repertorios, en la búsqueda minuciosa de creaciones menos transitadas pero igualmente bellas y entrañables. Por la propia personalidad donde la pinta es lo de menos, en que la calidad es extremadamente correcta y la responsabilidad tremenda.
Desde el vamos, Claudio Bergé, es diferente sin quererlo ser. Se trata de un médico pediatra, y por si fuera poco, periodista profesional, nacido en Buenos Aires bajo el nombre de Horacio Humberto Palacios, si bien al principio respondía a Juan Manuel como identificación de cantor. Muy temprano, un concurso radial, “De la fábrica a la Fama”, auspiciado por la firma textil Annan de Pergamino, emitido por LS6 Radio del Pueblo, con la conducción de Julio Jorge Nélson, lo consagra tempranamente ganador.
Ostentando buena presencia, facha de chico bueno de barrio, Bergé se inicia profesionalmente con la Orquesta de Armando Iglesias, más precisamente en Café La Armonía de la Avenida Corrientes. Continúa con el Quinteto de Alberto Tavarozzi, y no se detiene. En 1964 reemplaza nada menos que a Rodolfo Lesica en la Orquesta del maestro Héctor Varela, adoptando para siempre su nombre artístico, Claudio Bergé. Así llega al famoso ciclo “El Glostora Tango Club” y a LR1 Radio El Mundo. Se le dan todas manteniendo siempre el serio perfil que lo ha distinguido, profesional sin alharaca, actúa en Canal 9 de Televisión en el programa de Pinky “Lluvia de Estrellas”; “Sábados Continuados” con Emilio Ariño y Antonio Carrizo en la conducción; “Tropicana Club”; “Sábados de la Bondad” y “Grandes Valores del Tango”. Obtiene el Gardel de Oro en el Festival Nacional de La Falda, Córdoba. Graba en 1972 con Mariano Mores, resultado de sus grandes padrinos artísticos que vaticinaron una voz peculiar, de tono medio, intensa y romántica, como el cantor Oscar Alonso, la compositora y cantante Eladia Blázquez, y por supuesto el Maestro Mariano Mores.
También actuó en sets de televisión como de cine en rol de actor, en “Cinco pisos en las nubes”, “El conventillo de la paloma”. Warner Brothers lo seleccionó para interpretar a Gardel en la película del Director venezolano, José Luis Cabrujas, junto a Graciela Dufau, Juan Leyrado y Ulises Dumont. También en el film de Hugo Potenza, “Libre encuentro”. En España se presentó en el año 2005 con el espectáculo, “De Gardel a Bergé, 115 años de Tango”. Quien lo admiraba, era el decidor Julián Centeya, cuando expresó en el disco “Más Bergé que nunca”, que lo asociaba a este formidable cantor: “Claudio Bergé, alto valor de extraño y profundo a la vez temperamento, como así, propietario de un metal de voz en el que se domicilia su personalidad.”
Claudio Bergé compone ese grupo que no desespera por llegar, porque desde el vamos, de atrás como una potranca en el Carlos Pellegrini, arremetió regulando, transponiendo el disco con un estilo donde el barrio, la nostalgia, la gente, están siempre presentes, con orgullo y talento. Refinado y enérgico, sin poses, auténtico.
Adalberto Balduino

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Muchacho de barrio

El Tango ha consagrado grandes intérpretes. Existen otros menos conocidos, tal vez por tener perfil un poco bajo, pero no por falta de talento, sino por cuidar al extremo su profesión sin refulgentes luces de colores, sino puro corazón. Muchas veces por la elección de repertorios, en la búsqueda minuciosa de creaciones menos transitadas pero igualmente bellas y entrañables. Por la propia personalidad donde la pinta es lo de menos, en que la calidad es extremadamente correcta y la responsabilidad tremenda.
Desde el vamos, Claudio Bergé, es diferente sin quererlo ser. Se trata de un médico pediatra, y por si fuera poco, periodista profesional, nacido en Buenos Aires bajo el nombre de Horacio Humberto Palacios, si bien al principio respondía a Juan Manuel como identificación de cantor. Muy temprano, un concurso radial, “De la fábrica a la Fama”, auspiciado por la firma textil Annan de Pergamino, emitido por LS6 Radio del Pueblo, con la conducción de Julio Jorge Nélson, lo consagra tempranamente ganador.
Ostentando buena presencia, facha de chico bueno de barrio, Bergé se inicia profesionalmente con la Orquesta de Armando Iglesias, más precisamente en Café La Armonía de la Avenida Corrientes. Continúa con el Quinteto de Alberto Tavarozzi, y no se detiene. En 1964 reemplaza nada menos que a Rodolfo Lesica en la Orquesta del maestro Héctor Varela, adoptando para siempre su nombre artístico, Claudio Bergé. Así llega al famoso ciclo “El Glostora Tango Club” y a LR1 Radio El Mundo. Se le dan todas manteniendo siempre el serio perfil que lo ha distinguido, profesional sin alharaca, actúa en Canal 9 de Televisión en el programa de Pinky “Lluvia de Estrellas”; “Sábados Continuados” con Emilio Ariño y Antonio Carrizo en la conducción; “Tropicana Club”; “Sábados de la Bondad” y “Grandes Valores del Tango”. Obtiene el Gardel de Oro en el Festival Nacional de La Falda, Córdoba. Graba en 1972 con Mariano Mores, resultado de sus grandes padrinos artísticos que vaticinaron una voz peculiar, de tono medio, intensa y romántica, como el cantor Oscar Alonso, la compositora y cantante Eladia Blázquez, y por supuesto el Maestro Mariano Mores.
También actuó en sets de televisión como de cine en rol de actor, en “Cinco pisos en las nubes”, “El conventillo de la paloma”. Warner Brothers lo seleccionó para interpretar a Gardel en la película del Director venezolano, José Luis Cabrujas, junto a Graciela Dufau, Juan Leyrado y Ulises Dumont. También en el film de Hugo Potenza, “Libre encuentro”. En España se presentó en el año 2005 con el espectáculo, “De Gardel a Bergé, 115 años de Tango”. Quien lo admiraba, era el decidor Julián Centeya, cuando expresó en el disco “Más Bergé que nunca”, que lo asociaba a este formidable cantor: “Claudio Bergé, alto valor de extraño y profundo a la vez temperamento, como así, propietario de un metal de voz en el que se domicilia su personalidad.”
Claudio Bergé compone ese grupo que no desespera por llegar, porque desde el vamos, de atrás como una potranca en el Carlos Pellegrini, arremetió regulando, transponiendo el disco con un estilo donde el barrio, la nostalgia, la gente, están siempre presentes, con orgullo y talento. Refinado y enérgico, sin poses, auténtico.
Adalberto Balduino