ellitoral.com.ar

Domingo 17de Noviembre de 2019CORRIENTES18°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

La mortandad de ovejas aumentó a 5 mil cabezas y alcanza a tres departamentos

Hasta ayer eran 10 los productores que notificaron la pérdida de lanares recientemente esquilados que perecieron tras el cambio de temperatura y lluvia del último domingo. Además de Curuzú, las afectaciones se dieron en campos de Mercedes y Monte Caseros.
 

imagen_0

 Tras conocerse la mortandad de ovejas en el sur provincial por haber sido esquiladas y sufrir el cambio de clima del último domingo, ayer se confirmó el aumento de las pérdidas que suman unas 5 mil cabezas y que además de Curuzú Cuatiá, hay afectados establecimientos de los departamentos Mercedes y Monte Caseros.
Estos datos pudo recabar el Ministerio de Producción de la Provincia ya que continúa el relevamiento para conocer la incidencia del evento climático en el sector ovino. Trabajo que continuará la próxima semana para tener precisiones del daño.
En este sentido, el secretario de Ganadería y Agricultura de la Provincia, Manuel García Olano, confirmó a El Litoral que “son unas 5 mil ovejas las que murieron, de 10 establecimientos y no sólo de Curuzú Cuatiá, sino también de Mercedes y Monte Caseros”.
Aclaró que estas cifras se obtuvieron “ya que continuamos con el relevamiento de la delegación que el Ministerio tiene en Curuzú, y sobre todo porque los mismos productores se están acercando a informar de la situación”. En tanto que aseguró: “en los próximos días continuaremos con esto para ver si hay más productores afectados o ajustar datos que sean necesarios para la evaluación correspondiente”.
De igual modo confirmó que “convocaremos a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, pero será para reunirnos la semana siguiente”. En este contexto cabe recordar, tal como se informó en la edición de ayer que el funcionario ya tomó contacto con el subsecretario de Ganadería de la Nación para ponerlo al tanto del panorama y que se iniciarán las gestiones para activar las herramientas previstas por la Ley Ovina para atender esta coyuntura.
Respecto de las características de los productores damnificados, indicó que “hay uno grande de Curuzú, que perdió 3.100 lanares, el resto de los animales se reparte en los otros nueve productores tanto de Curuzú, como de Mercedes y Monte Caseros”.
Cabe recordar que tanto la Nación como la Provincia disponen de alternativas financieras para los productores que, según señaló García Olano, será para que puedan adquirir alimento balanceado, fardo así como el stock de ovejas. En tanto que advirtió que lo complejo será recuperar la calidad genética que, en el caso de algunos productores es un trabajo que demandó entre 30 y 40 años.
Mientras tanto, el sector se aboca a preservar los lanares que se mantienen en pie, en particular a corderos recientemente nacidos, según explicó el funcionario. Cabe precisar que la oveja es un animal susceptible al agua y cambios repentinos de temperatura, como ocurrió el último fin de semana.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La mortandad de ovejas aumentó a 5 mil cabezas y alcanza a tres departamentos

Hasta ayer eran 10 los productores que notificaron la pérdida de lanares recientemente esquilados que perecieron tras el cambio de temperatura y lluvia del último domingo. Además de Curuzú, las afectaciones se dieron en campos de Mercedes y Monte Caseros.
 

<p>Datos. La próxima semana continuará el relevamiento y convocarán a la comisión de emergencia.</p>

Datos. La próxima semana continuará el relevamiento y convocarán a la comisión de emergencia.

 Tras conocerse la mortandad de ovejas en el sur provincial por haber sido esquiladas y sufrir el cambio de clima del último domingo, ayer se confirmó el aumento de las pérdidas que suman unas 5 mil cabezas y que además de Curuzú Cuatiá, hay afectados establecimientos de los departamentos Mercedes y Monte Caseros.
Estos datos pudo recabar el Ministerio de Producción de la Provincia ya que continúa el relevamiento para conocer la incidencia del evento climático en el sector ovino. Trabajo que continuará la próxima semana para tener precisiones del daño.
En este sentido, el secretario de Ganadería y Agricultura de la Provincia, Manuel García Olano, confirmó a El Litoral que “son unas 5 mil ovejas las que murieron, de 10 establecimientos y no sólo de Curuzú Cuatiá, sino también de Mercedes y Monte Caseros”.
Aclaró que estas cifras se obtuvieron “ya que continuamos con el relevamiento de la delegación que el Ministerio tiene en Curuzú, y sobre todo porque los mismos productores se están acercando a informar de la situación”. En tanto que aseguró: “en los próximos días continuaremos con esto para ver si hay más productores afectados o ajustar datos que sean necesarios para la evaluación correspondiente”.
De igual modo confirmó que “convocaremos a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, pero será para reunirnos la semana siguiente”. En este contexto cabe recordar, tal como se informó en la edición de ayer que el funcionario ya tomó contacto con el subsecretario de Ganadería de la Nación para ponerlo al tanto del panorama y que se iniciarán las gestiones para activar las herramientas previstas por la Ley Ovina para atender esta coyuntura.
Respecto de las características de los productores damnificados, indicó que “hay uno grande de Curuzú, que perdió 3.100 lanares, el resto de los animales se reparte en los otros nueve productores tanto de Curuzú, como de Mercedes y Monte Caseros”.
Cabe recordar que tanto la Nación como la Provincia disponen de alternativas financieras para los productores que, según señaló García Olano, será para que puedan adquirir alimento balanceado, fardo así como el stock de ovejas. En tanto que advirtió que lo complejo será recuperar la calidad genética que, en el caso de algunos productores es un trabajo que demandó entre 30 y 40 años.
Mientras tanto, el sector se aboca a preservar los lanares que se mantienen en pie, en particular a corderos recientemente nacidos, según explicó el funcionario. Cabe precisar que la oveja es un animal susceptible al agua y cambios repentinos de temperatura, como ocurrió el último fin de semana.