ellitoral.com.ar

Jueves 14de Noviembre de 2019CORRIENTES31°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

“Bella Esencia”, una obra local que deslumbra

imagen_0

Por Maximiliano Ramírez
Especial para El Litoral

En los primeros días de octubre volvió a las tablas del Teatro Vera la obra local “Bella Esencia, El Musical”. En su cuarta temporada, algo inédito para la región, más de 30 personas en escena deslumbraron al público que acompañó cada una de las presentaciones.  
“Bella Esencia” es la primera obra musical producida, dirigida y representada íntegramente por artistas locales. Bajo la dirección general de Nathalia Rodríguez y Alejandro Barboza, dirección vocal y musical a cargo de Augusto Santoro y producción musical de Waly García, este espectáculo es un proyecto de gran nivel, con excelentes profesionales de las distintas áreas artísticas. Para esta nueva edición, además, se llevó adelante un casting de bailarines con el objetivo de incorporar nuevas figuras al elenco. Al respecto, la directora señaló que “la razón de ser de esta obra está basada en el hecho de que sea un espacio profesional artístico para que los artistas del medio puedan subir al escenario y, al mismo tiempo, trabajar de lo que saben hacer”.
Este musical integral está basado en uno de los cuentos infantiles más entrañables, “La Bella y la Bestia”, con adaptación a cargo de Mauro Santamaría. Con gran despliegue escenográfico, actores, bailarines y cantantes dan vida a los diversos personajes del clásico relato. Entre ellos se destacan las interpretaciones de la pareja protagónica: Bella por Florencia de Pompert, ex Reina de la Fiesta Nacional del Chamamé, y la Bestia por Augusto Santoro, preparador vocal, y el antagonista Gaspar, Klaudio Kloudva, quien personifica el egocentrismo y vanidad de modo sublime. 
Capítulo aparte merecen las cómicas actuaciones de los artistas que encarnan a los objetos del castillo de la Bestia, en especial los papeles de Lebugie, por Alfredo Fabrello, y O’Clock, por Lisandro Abalo. Asimismo, los cuadros coreográficos desarrollados impactan desde el primero al último: una combinación de ritmos y danzas le otorgan carácter especial a esta obra. Merece especial mención el cuadro de zapateo y toque de castañuelas, fieles al estilo de la danza española, en uno de los momentos más tensos del musical: el tenebroso paso por el bosque del padre de Bella.
En noventa minutos, la historia transita por la aldea en la que viven Bella y su familia, compuesta por su padre y sus dos hermanas envidiosas. La protagonista, quien es asediada por Gaspar, un  vanidoso y engreído que busca conquistarla, desea vivir grandes historias, como las de los libros que lee sin parar. Esta oportunidad se le presenta justo en el momento en el que descubre que su padre sufre peligro y emprende su búsqueda por el peligroso bosque. Cuando llega, descubre que su padre fue capturado por una horrible Bestia. Sin dudarlo ella exige su liberación, ofreciendo su propia vida. La Bestia acepta el trato, dejando en libertad al padre de Bella y encerrándola a ella en el castillo encantado. 
En su primera noche en el palacio, Bella se opone a una invitación a cenar propuesta por la Bestia. Es más, se atreve a decirle que lo considera un soberbio. De este modo, asistimos a uno de los puntos fuertes de la obra dado que el rol de la mujer, antiguamente sumiso y condescendiente con el hombre, desaparece para dar lugar a una Bella valiente que dice lo que siente sin importar que sea su captor una enorme y aborrecible criatura. El peculiar carácter de la protagonista podría interpretarse como un guiño a la importancia que posee la voz de las mujeres en la actualidad.
Se extiende la invitación al público en general a ver la obra, la cual como bien expresa su directora “es digna de cualquier escenario del mundo”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Bella Esencia”, una obra local que deslumbra

Por Maximiliano Ramírez
Especial para El Litoral

En los primeros días de octubre volvió a las tablas del Teatro Vera la obra local “Bella Esencia, El Musical”. En su cuarta temporada, algo inédito para la región, más de 30 personas en escena deslumbraron al público que acompañó cada una de las presentaciones.  
“Bella Esencia” es la primera obra musical producida, dirigida y representada íntegramente por artistas locales. Bajo la dirección general de Nathalia Rodríguez y Alejandro Barboza, dirección vocal y musical a cargo de Augusto Santoro y producción musical de Waly García, este espectáculo es un proyecto de gran nivel, con excelentes profesionales de las distintas áreas artísticas. Para esta nueva edición, además, se llevó adelante un casting de bailarines con el objetivo de incorporar nuevas figuras al elenco. Al respecto, la directora señaló que “la razón de ser de esta obra está basada en el hecho de que sea un espacio profesional artístico para que los artistas del medio puedan subir al escenario y, al mismo tiempo, trabajar de lo que saben hacer”.
Este musical integral está basado en uno de los cuentos infantiles más entrañables, “La Bella y la Bestia”, con adaptación a cargo de Mauro Santamaría. Con gran despliegue escenográfico, actores, bailarines y cantantes dan vida a los diversos personajes del clásico relato. Entre ellos se destacan las interpretaciones de la pareja protagónica: Bella por Florencia de Pompert, ex Reina de la Fiesta Nacional del Chamamé, y la Bestia por Augusto Santoro, preparador vocal, y el antagonista Gaspar, Klaudio Kloudva, quien personifica el egocentrismo y vanidad de modo sublime. 
Capítulo aparte merecen las cómicas actuaciones de los artistas que encarnan a los objetos del castillo de la Bestia, en especial los papeles de Lebugie, por Alfredo Fabrello, y O’Clock, por Lisandro Abalo. Asimismo, los cuadros coreográficos desarrollados impactan desde el primero al último: una combinación de ritmos y danzas le otorgan carácter especial a esta obra. Merece especial mención el cuadro de zapateo y toque de castañuelas, fieles al estilo de la danza española, en uno de los momentos más tensos del musical: el tenebroso paso por el bosque del padre de Bella.
En noventa minutos, la historia transita por la aldea en la que viven Bella y su familia, compuesta por su padre y sus dos hermanas envidiosas. La protagonista, quien es asediada por Gaspar, un  vanidoso y engreído que busca conquistarla, desea vivir grandes historias, como las de los libros que lee sin parar. Esta oportunidad se le presenta justo en el momento en el que descubre que su padre sufre peligro y emprende su búsqueda por el peligroso bosque. Cuando llega, descubre que su padre fue capturado por una horrible Bestia. Sin dudarlo ella exige su liberación, ofreciendo su propia vida. La Bestia acepta el trato, dejando en libertad al padre de Bella y encerrándola a ella en el castillo encantado. 
En su primera noche en el palacio, Bella se opone a una invitación a cenar propuesta por la Bestia. Es más, se atreve a decirle que lo considera un soberbio. De este modo, asistimos a uno de los puntos fuertes de la obra dado que el rol de la mujer, antiguamente sumiso y condescendiente con el hombre, desaparece para dar lugar a una Bella valiente que dice lo que siente sin importar que sea su captor una enorme y aborrecible criatura. El peculiar carácter de la protagonista podría interpretarse como un guiño a la importancia que posee la voz de las mujeres en la actualidad.
Se extiende la invitación al público en general a ver la obra, la cual como bien expresa su directora “es digna de cualquier escenario del mundo”.