ellitoral.com.ar

Miércoles 13de Noviembre de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

Los correntinos prefieren presidentes peronistas pero los evitan para la Gobernación

Por quinta elección consecutiva el candidato del Partido Justicialista fue el más votado en la provincia para ocupar la primera magistratura nacional. Desde 1946 sólo ganaron tres radicales.

Alberto Fernández, el candidato más votado por los correntinos el 27 de octubre.

@soypablomiguel

El domingo 27 de octubre Alberto Fernándezganó las elecciones presidencialesy Corrientes fue uno de los distritos donde resultó el candidato más votado. Este logro sirvió para consolidar el dominio del peronismo en la provincia en cuanto del Poder Ejecutivo nacional se habla.

Sucede que desde 1946 los candidatos peronistas fueron los favoritos para los correntinos en 10 de las 13 elecciones presidenciales en que la fuerza participó. La última derrota ocurrió en 1999 cuando Fernando de la Rúa le ganó a Eduardo Duhalde.

Sin embargo ocurre lo contrario cuando lo que se elige es el cargo de Gobernador, ya que la última vez que ganó un peronista fue en 1973. 

Un inicio difícil
La liturgia peronista pone como fecha fundacional del movimiento al 17 de octubre de 1945 y 4 meses después fue la primera vez que Juan Domingo Perón se presentó a elecciones. Sin embargo aquel 24 de febrero el resultado en la provincia no fue bueno.

La fórmula Tamborini - Mosca sería la más elegida por los correntinos con el 62,85%, relegando al por entonces coronel al 37,15% restante. Fue el porcentaje más bajo alcanzado en un distrito por el laborismo -sello con el que compitió-, que también fue superado en Mendoza, San Luis y Córdoba.

El cuadro se completó con  Corrientes como la única provincia donde no ganó un candidato a gobernador afín a Perón, resultando electo el radical Blas Benjamín de la Vega, y la vez, única en la que los senadores nacionales iban a ser opositores, Mariano Gómez y Luis Bobbio. Todo concluyó con laintervención federal de 1947y la impugnación de ambos legisladores, que nunca asumieron.

Ya con el peronismo instalado en el Poder Ejecutivo Provincial vía elecciones de 1948, la situación fue muy distinta en 1951 cuando Perón logró su reelección. Como ocurrió a nivel nacional, el Partido Peronista arrasó en Corrientes logrando el 64,36% de los votos contra el 32,28% de Balbín - Frondizi.

Aquel 11 de noviembre Raúl Benito Castillo fue electo gobernador, reemplazando a Juan Filomeno Velazco. Sin embargo con el golpe de Estado de 1955 y la proscripción del peronismo, los justicialistas estarían 18 años sin la posibilidad de competir en elecciones.

El 11 de marzo de 1973, Héctor Cámpora - Vicente Solano Lima fue la dupla más votada en Corrientes por encima del 40%. También lo fue el candidato a gobernador que los acompañaba, Julio Romero pero éste necesitó de la segunda vuelta para asegurarse la primera magistratura provincial.

Cámpora duraría sólo 49 días en el poder y el 23 de septiembre Juan Domingo Perón volvería a presentarse como candidato a presidente. En fórmula con su esposa Estela Martínez ganaría en todas las provincias y en Corrientes lo hizo con un contundente 56,19% contra el 37,46% de los radicales Ricardo Balbín - Fernando de la Rúa.

El presidente falleció en julio de 1974 y en marzo de 1976 llegó otro golpe de Estado. Los militares estuvieron en el poder hasta 1983.

El regreso de la democracia
El30 de octubre de 1983las urnas volvieron a aparecer tras 10 años para que los argentinos elijan a su nuevo presidente. El radical Raúl Alfonsín resultaría electo, echando por tierra las aspiraciones del peronista Ítalo Lúder.

Fue la primera vez desde 1946 que el peronismo no resultó el partido más votado en Corrientes. Alfonsín aquí alcanzó el 33,84% de las voluntades locales, 5 puntos más que Lúder.

Sin embargo el Partido Justicialista iba a recuperar su lugar 6 años después cuando Carlos Menem se convirtió en Presidente de la Nación. El 42% del electorado local apoyó al riojano, que le sacó casi 15 puntos a Eduardo Angeloz.

En los años siguientes Corrientes volvió a tener momentos de mucha tensión política con el Gobierno Nacional que, tras el escándalo del Colegio Electoral empatado, decretó una nueva intervención federal. Recién en 1993 la provincia iba a recuperar su institucionalidad.

Cuando Menem alcanzó la reelección en 1995, cosechó el 46,61% en estas latitudes, dejando segunda a la dupla del Frente País Solidario Bordón - Álvarez con el 34,36%.

La última derrota de un candidato a presidente peronista en Corrientes ocurrió en 1999. En medio de la crisis política, social y económica de aquel año, el radical Fernando de la Rúa superó a Eduardo Duhalde.

La Alianza, apoyada por la UCR y el Pacto Autonomista Liberal fue seleccionada por el 47,28% de los correntinos, mientras que la Concertación Justicialista, de la mano del PJ y el Partido Nuevo llegó al 42,97%.

Desde entonces, en cada comicio presidencial los candidato peronistas fueron los más votados por el electorado en la provincia.

Post 2001
El estallido de diciembre del 2001 cambió el mapa electoral nacional con la implosión de la Unión Cívica Radical, el fraccionamiento del Partido Justicialista y el surgimiento de nuevas fuerzas. En ese marco llegaron las elecciones presidenciales del 2003.

El 27 de abril de ese año, el 56% de los correntinos eligieron alguna de las tres opciones que el peronismo ofreció. El 35% prefirió a Carlos Menem, el 26% a Néstor Kirchner y el 5% a Adolfo Rodríguez Saá. Ricardo López Murphy y Elisa Carrió alcanzaron poco más del 10% cada uno. 

Para 2007, el oficialismo provincial estaba enrolado dentro de la transversalidad kirchnerista y apoyaron la elección de una Cristina Fernández que ganó por amplio margen. El Frente para la Victoria se impondría con el 54% contra el 23% de Elisa Carrió; además el 5% se inclinó por otro peronista, Alberto Rodríguez Saá.

Pero la estrategia de la UCR local se terminó con la crisis del campo en 2008 y todavía más con las elecciones gubernamentales del 2009 en las que Ricardo Colombi sería electo. Pero además el peronismo local logró recuperar terreno en la política provincial apoyando a la presidenta.

En 2011, la mandataria ganó su reelección con el voto delel 68% de los correntinos . Mientras que un 8% prefirió a otro candidato peronista, de los cuales la mitad eligió a Alberto Rodríguez Saá y la otra a Eduardo Duhalde. Ricardo Alfonsín terminaría segundo con el 13% de las voluntades.

Pero 4 años después se iba a torcer la suerte peronista ya que perdieron en las elecciones presidenciales. Con Cambiemos, Mauricio Macri le arrebató en segunda vuelta la Casa Rosada al Frente para la Victoria, que presentó a Daniel Scioli
Sin embargo tanto en la primera vuelta como en el ballotage, los correntinos prefirieron que el próximo presidente sea Scioli. En octubre con el 50% y en noviembre con el 55, mientras quien resultó electo alcanzó el 31% y el 44%.

Durante su gestión Mauricio Macri realizó más de 10 visitas a la provincia y contó con el fuerte apoyo de la alianza gobernante. Ese factor sumado a la crisis del peronismo local le permitieron un arrasador triunfo en las legislativas de 2017 alcanzando el 55%, 30 más que la kirchnerista Unidad Ciudadana.

Pero cuando el factor presidencial apareció en 2019, los correntinos eligieron una vez más la opción peronista. El pasado domingo 27 de octubre, el 50% de la ciudadanía se inclinó por Alberto Fernández, mientras que el 42% lo hizo por Mauricio Macri.

 

 

 

Gobernadores, no
Pese al abrumador dominio peronista en las elecciones a presidente, los candidatos del Partido Justicialista en la provincia no pudieron capitalizarlo en estos últimos 46 años. Además, todas sus victorias locales tuvieron interesantes particularidades.

Cuando Velazco asumió como gobernador lo hizo después de la polémica intervención federal de 1947 y luego de haber sido él el interventor, mientras que Castillo accedió al Sillón de Ferré como parte de la reelección oficialista. Por su parte Julio Romero lo hizo en el tan especial clima que se generó en el país con el retorno de Juan Domingo Perón luego de 18 años de exilio.

Luego del golpe de 1976, nunca el candidato del Partido Justicialista ganó, estando cerca en la triada electoral de 1991, 1992 y 1993 con Alberto Difilippo y con Carlos Mauricio Espínola en 2013. Pero siempre fracasó, ni siquiera ganó en legislativas, viviendo sus mejores años junto con la UCR en el viejo Frente de Todos correntino.

 

Desde 1973 el peronismo correntino perdió todas las elecciones en las que se presentó solo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Los correntinos prefieren presidentes peronistas pero los evitan para la Gobernación

Por quinta elección consecutiva el candidato del Partido Justicialista fue el más votado en la provincia para ocupar la primera magistratura nacional. Desde 1946 sólo ganaron tres radicales.

@soypablomiguel

El domingo 27 de octubre Alberto Fernándezganó las elecciones presidencialesy Corrientes fue uno de los distritos donde resultó el candidato más votado. Este logro sirvió para consolidar el dominio del peronismo en la provincia en cuanto del Poder Ejecutivo nacional se habla.

Sucede que desde 1946 los candidatos peronistas fueron los favoritos para los correntinos en 10 de las 13 elecciones presidenciales en que la fuerza participó. La última derrota ocurrió en 1999 cuando Fernando de la Rúa le ganó a Eduardo Duhalde.

Sin embargo ocurre lo contrario cuando lo que se elige es el cargo de Gobernador, ya que la última vez que ganó un peronista fue en 1973. 

Un inicio difícil
La liturgia peronista pone como fecha fundacional del movimiento al 17 de octubre de 1945 y 4 meses después fue la primera vez que Juan Domingo Perón se presentó a elecciones. Sin embargo aquel 24 de febrero el resultado en la provincia no fue bueno.

La fórmula Tamborini - Mosca sería la más elegida por los correntinos con el 62,85%, relegando al por entonces coronel al 37,15% restante. Fue el porcentaje más bajo alcanzado en un distrito por el laborismo -sello con el que compitió-, que también fue superado en Mendoza, San Luis y Córdoba.

El cuadro se completó con  Corrientes como la única provincia donde no ganó un candidato a gobernador afín a Perón, resultando electo el radical Blas Benjamín de la Vega, y la vez, única en la que los senadores nacionales iban a ser opositores, Mariano Gómez y Luis Bobbio. Todo concluyó con laintervención federal de 1947y la impugnación de ambos legisladores, que nunca asumieron.

Ya con el peronismo instalado en el Poder Ejecutivo Provincial vía elecciones de 1948, la situación fue muy distinta en 1951 cuando Perón logró su reelección. Como ocurrió a nivel nacional, el Partido Peronista arrasó en Corrientes logrando el 64,36% de los votos contra el 32,28% de Balbín - Frondizi.

Aquel 11 de noviembre Raúl Benito Castillo fue electo gobernador, reemplazando a Juan Filomeno Velazco. Sin embargo con el golpe de Estado de 1955 y la proscripción del peronismo, los justicialistas estarían 18 años sin la posibilidad de competir en elecciones.

El 11 de marzo de 1973, Héctor Cámpora - Vicente Solano Lima fue la dupla más votada en Corrientes por encima del 40%. También lo fue el candidato a gobernador que los acompañaba, Julio Romero pero éste necesitó de la segunda vuelta para asegurarse la primera magistratura provincial.

Cámpora duraría sólo 49 días en el poder y el 23 de septiembre Juan Domingo Perón volvería a presentarse como candidato a presidente. En fórmula con su esposa Estela Martínez ganaría en todas las provincias y en Corrientes lo hizo con un contundente 56,19% contra el 37,46% de los radicales Ricardo Balbín - Fernando de la Rúa.

El presidente falleció en julio de 1974 y en marzo de 1976 llegó otro golpe de Estado. Los militares estuvieron en el poder hasta 1983.

El regreso de la democracia
El30 de octubre de 1983las urnas volvieron a aparecer tras 10 años para que los argentinos elijan a su nuevo presidente. El radical Raúl Alfonsín resultaría electo, echando por tierra las aspiraciones del peronista Ítalo Lúder.

Fue la primera vez desde 1946 que el peronismo no resultó el partido más votado en Corrientes. Alfonsín aquí alcanzó el 33,84% de las voluntades locales, 5 puntos más que Lúder.

Sin embargo el Partido Justicialista iba a recuperar su lugar 6 años después cuando Carlos Menem se convirtió en Presidente de la Nación. El 42% del electorado local apoyó al riojano, que le sacó casi 15 puntos a Eduardo Angeloz.

En los años siguientes Corrientes volvió a tener momentos de mucha tensión política con el Gobierno Nacional que, tras el escándalo del Colegio Electoral empatado, decretó una nueva intervención federal. Recién en 1993 la provincia iba a recuperar su institucionalidad.

Cuando Menem alcanzó la reelección en 1995, cosechó el 46,61% en estas latitudes, dejando segunda a la dupla del Frente País Solidario Bordón - Álvarez con el 34,36%.

La última derrota de un candidato a presidente peronista en Corrientes ocurrió en 1999. En medio de la crisis política, social y económica de aquel año, el radical Fernando de la Rúa superó a Eduardo Duhalde.

La Alianza, apoyada por la UCR y el Pacto Autonomista Liberal fue seleccionada por el 47,28% de los correntinos, mientras que la Concertación Justicialista, de la mano del PJ y el Partido Nuevo llegó al 42,97%.

Desde entonces, en cada comicio presidencial los candidato peronistas fueron los más votados por el electorado en la provincia.

Post 2001
El estallido de diciembre del 2001 cambió el mapa electoral nacional con la implosión de la Unión Cívica Radical, el fraccionamiento del Partido Justicialista y el surgimiento de nuevas fuerzas. En ese marco llegaron las elecciones presidenciales del 2003.

El 27 de abril de ese año, el 56% de los correntinos eligieron alguna de las tres opciones que el peronismo ofreció. El 35% prefirió a Carlos Menem, el 26% a Néstor Kirchner y el 5% a Adolfo Rodríguez Saá. Ricardo López Murphy y Elisa Carrió alcanzaron poco más del 10% cada uno. 

Para 2007, el oficialismo provincial estaba enrolado dentro de la transversalidad kirchnerista y apoyaron la elección de una Cristina Fernández que ganó por amplio margen. El Frente para la Victoria se impondría con el 54% contra el 23% de Elisa Carrió; además el 5% se inclinó por otro peronista, Alberto Rodríguez Saá.

Pero la estrategia de la UCR local se terminó con la crisis del campo en 2008 y todavía más con las elecciones gubernamentales del 2009 en las que Ricardo Colombi sería electo. Pero además el peronismo local logró recuperar terreno en la política provincial apoyando a la presidenta.

En 2011, la mandataria ganó su reelección con el voto delel 68% de los correntinos . Mientras que un 8% prefirió a otro candidato peronista, de los cuales la mitad eligió a Alberto Rodríguez Saá y la otra a Eduardo Duhalde. Ricardo Alfonsín terminaría segundo con el 13% de las voluntades.

Pero 4 años después se iba a torcer la suerte peronista ya que perdieron en las elecciones presidenciales. Con Cambiemos, Mauricio Macri le arrebató en segunda vuelta la Casa Rosada al Frente para la Victoria, que presentó a Daniel Scioli
Sin embargo tanto en la primera vuelta como en el ballotage, los correntinos prefirieron que el próximo presidente sea Scioli. En octubre con el 50% y en noviembre con el 55, mientras quien resultó electo alcanzó el 31% y el 44%.

Durante su gestión Mauricio Macri realizó más de 10 visitas a la provincia y contó con el fuerte apoyo de la alianza gobernante. Ese factor sumado a la crisis del peronismo local le permitieron un arrasador triunfo en las legislativas de 2017 alcanzando el 55%, 30 más que la kirchnerista Unidad Ciudadana.

Pero cuando el factor presidencial apareció en 2019, los correntinos eligieron una vez más la opción peronista. El pasado domingo 27 de octubre, el 50% de la ciudadanía se inclinó por Alberto Fernández, mientras que el 42% lo hizo por Mauricio Macri.

 

 

 

Gobernadores, no
Pese al abrumador dominio peronista en las elecciones a presidente, los candidatos del Partido Justicialista en la provincia no pudieron capitalizarlo en estos últimos 46 años. Además, todas sus victorias locales tuvieron interesantes particularidades.

Cuando Velazco asumió como gobernador lo hizo después de la polémica intervención federal de 1947 y luego de haber sido él el interventor, mientras que Castillo accedió al Sillón de Ferré como parte de la reelección oficialista. Por su parte Julio Romero lo hizo en el tan especial clima que se generó en el país con el retorno de Juan Domingo Perón luego de 18 años de exilio.

Luego del golpe de 1976, nunca el candidato del Partido Justicialista ganó, estando cerca en la triada electoral de 1991, 1992 y 1993 con Alberto Difilippo y con Carlos Mauricio Espínola en 2013. Pero siempre fracasó, ni siquiera ganó en legislativas, viviendo sus mejores años junto con la UCR en el viejo Frente de Todos correntino.

 

Desde 1973 el peronismo correntino perdió todas las elecciones en las que se presentó solo.