ellitoral.com.ar

Martes 10de Diciembre de 2019CORRIENTES20°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$62,50

21 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1851... y Corrientes firmaba el Tratado que ampliaba la Alianza firmada por Entre Ríos con Brasil y Uruguay, celebrándose así un nuevo acuerdo entre las partes, con el propósito de “liberar  - dice- al pueblo argentino de la opresión que sufre bajo la dominación tiránica del gobernador Juan Manuel de Rosas...”, porque los estados aliados declaran solemnemente que no pretenden hacer la guerra a la Confederación Argentina, ni coartar... la plena libertad de sus pueblos, en el ejercicio de los derechos soberanos...”. La guerra se le declara a Rosas y no a la Confederación. 
Argentina no era una Nación. El dictador Rosas nunca quiso sancionar una Constitución, pretendía seguir gobernando a las 12 provincias con la delegación que le daban sus gobernadores excepto el de Corrientes. Nunca Corrientes se sometió al poder sanguinario de Rosas como lo hicieron los restantes gobernadores por presión, amenazas de muertes y avasallamiento de sus jurisdicciones por métodos aberrantes. 
Fue precisamente su principal lugarteniente, Justo José de Urquiza quien no soportó más la situación y terminó entendiendo que el camino a seguir era el que había marcado Pedro Ferré durante años y que nos costó derramar mucha sangre entre correntinos y entrerrianos. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

21 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1851... y Corrientes firmaba el Tratado que ampliaba la Alianza firmada por Entre Ríos con Brasil y Uruguay, celebrándose así un nuevo acuerdo entre las partes, con el propósito de “liberar  - dice- al pueblo argentino de la opresión que sufre bajo la dominación tiránica del gobernador Juan Manuel de Rosas...”, porque los estados aliados declaran solemnemente que no pretenden hacer la guerra a la Confederación Argentina, ni coartar... la plena libertad de sus pueblos, en el ejercicio de los derechos soberanos...”. La guerra se le declara a Rosas y no a la Confederación. 
Argentina no era una Nación. El dictador Rosas nunca quiso sancionar una Constitución, pretendía seguir gobernando a las 12 provincias con la delegación que le daban sus gobernadores excepto el de Corrientes. Nunca Corrientes se sometió al poder sanguinario de Rosas como lo hicieron los restantes gobernadores por presión, amenazas de muertes y avasallamiento de sus jurisdicciones por métodos aberrantes. 
Fue precisamente su principal lugarteniente, Justo José de Urquiza quien no soportó más la situación y terminó entendiendo que el camino a seguir era el que había marcado Pedro Ferré durante años y que nos costó derramar mucha sangre entre correntinos y entrerrianos.