ellitoral.com.ar

Sabado 14de Diciembre de 2019CORRIENTES35°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

22 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1866... y se produce la batalla de Curupaytí. Este violento enfrentamiento entre paraguayos y aliados es el paso siguiente al diálogo sin resultados positivos que mantuvieron los presidentes Bartolomé Mitre y Francisco Solano López. La guerra volvió a cobrarse el alto precio de millares de vidas.
En esta oportunidad el ejército argentino fue el que se llevó la peor parte. A las 11 de la mañana los aliados se lanzaron al ataque con 8.000 hombres, encontrando el contraste más duro de la guerra con un saldo de 8.000 efectivos muertos.
Mientras se desarrollaba la conferencia de paz, López aprovechó el tiempo para fortificar sus posiciones en Curupaytí donde colocó 50 cañones de varios calibres. A la trinchera ya existente, agregó otra, mucho más profunda. La primera tenía un foso de un metro de profundidad y dos de ancho y la segunda un foso de dos de profundidad y cuatro de ancho. Los aliados disponían de 20.000 hombres para el asalto. El general Mitre comandaba las operaciones. Los argentinos estaban a las órdenes de los coroneles Arredondo, Rivas, Charlone, Susini, Bustillo, Díaz, Esquivel y Martínez y de los generales Wenceslao Paunero y Emilio Mitre. 
Dominguito Sarmiento le escribió una carta conmovedora a su madre presintiendo su próxima muerte: “Querida vieja, no sientas la pérdida pues morir por la Patria es vivir. Son las diez, las balas del grueso calibre estallan sobre el batallón. Salud, mi madre”. Dominguin era Capitán de Guardias Nacionales. Allí pierde la vida y su último aliento fue en los brazos de su amigo el joven Teniente Daniel Artaza. También murió Francisco Paz, hijo del vicepresidente de la Nación.
Domingo Faustino Sarmiento se hallaba en Washington por entonces, en misión diplomática y su hijo Dominguin peleando en tierra guaraní. Dominguin nació del amor del sanjuanino con la señora Benita Martínez Pastoriza, viuda del chileno Domingo Castro y Calco.
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

22 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1866... y se produce la batalla de Curupaytí. Este violento enfrentamiento entre paraguayos y aliados es el paso siguiente al diálogo sin resultados positivos que mantuvieron los presidentes Bartolomé Mitre y Francisco Solano López. La guerra volvió a cobrarse el alto precio de millares de vidas.
En esta oportunidad el ejército argentino fue el que se llevó la peor parte. A las 11 de la mañana los aliados se lanzaron al ataque con 8.000 hombres, encontrando el contraste más duro de la guerra con un saldo de 8.000 efectivos muertos.
Mientras se desarrollaba la conferencia de paz, López aprovechó el tiempo para fortificar sus posiciones en Curupaytí donde colocó 50 cañones de varios calibres. A la trinchera ya existente, agregó otra, mucho más profunda. La primera tenía un foso de un metro de profundidad y dos de ancho y la segunda un foso de dos de profundidad y cuatro de ancho. Los aliados disponían de 20.000 hombres para el asalto. El general Mitre comandaba las operaciones. Los argentinos estaban a las órdenes de los coroneles Arredondo, Rivas, Charlone, Susini, Bustillo, Díaz, Esquivel y Martínez y de los generales Wenceslao Paunero y Emilio Mitre. 
Dominguito Sarmiento le escribió una carta conmovedora a su madre presintiendo su próxima muerte: “Querida vieja, no sientas la pérdida pues morir por la Patria es vivir. Son las diez, las balas del grueso calibre estallan sobre el batallón. Salud, mi madre”. Dominguin era Capitán de Guardias Nacionales. Allí pierde la vida y su último aliento fue en los brazos de su amigo el joven Teniente Daniel Artaza. También murió Francisco Paz, hijo del vicepresidente de la Nación.
Domingo Faustino Sarmiento se hallaba en Washington por entonces, en misión diplomática y su hijo Dominguin peleando en tierra guaraní. Dominguin nació del amor del sanjuanino con la señora Benita Martínez Pastoriza, viuda del chileno Domingo Castro y Calco.