Martes 04de Agosto de 2020CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,50

Dolar Venta:$76,50

Martes 04de Agosto de 2020CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,50

Dolar Venta:$76,50

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

“Cuando salís con la frente en alto, nunca te vas para siempre, solo decís hasta luego”

Dr Juan Carlos Alvarez 

Ministro Secretario General

La satisfacción reside en el esfuerzo, no en lo que se obtiene”, decía en una de sus grandes frases Mahatma Gandhi y es en la que hoy me detengo para mirar donde estoy y plantearme lo que se viene. 

Corría el 2006 y yo aún era estudiante de la carrera de Medicina, abrazando en los claustros estudiantiles la vocación de salvar vidas y la pasión por la política entendiéndola a esta última como una gran herramienta para lograr la transformación y el desarrollo de Corrientes. Tras alcanzar todas las representaciones de la política estudiantil con la agrupación Franja Morada (presidente del centro de estudiantes, consejero directivo de la Facultad de Medicina y consejero superior) y las más altas de la Juventud Radical (presidente de la Convención y presidente de la Juventud Provincial) un hombre, Ricardo Colombi me convoca junto a otros jóvenes para acompañarlo en un proyecto político -que hoy continúa- que se traduce luego en una nueva gestión de Gobierno y pasé a convertirme en su secretario privado en la Casa de Gobierno (durante esa etapa pude recibirme de médico cirujano y eso le trajo mucho orgullo a mi familia y sentí nuevamente que cada esfuerzo realmente vale la pena).

“No fue fácil pero sabía que lo podía hacer porque desde mi llegada de Monte Caseros a estudiar, me fui preparando y militando para estar listo cuando la vida me diera una oportunidad y fue lo que sucedió, fueron siete años y ocho meses acompañando a Ricardo, aquel Gobernador que fue cimentando una Provincia de paz, sin conflictos sociales, que defiende la vida, que entiende a cada correntino como sujeto de derechos y obligaciones, con alegrías y tristezas”.

En ese camino conocí a muchas personas, de las buenas y también las que solamente llegan cuando se ocupa un cargo -afortunadamente también rápido se fueron- pero que me dejaron enseñanzas diarias. También fueron estos años donde tomé el control de un espacio familiar que en pocos años se convirtió en  una marca registrada y para muchos el programa más exitoso del Gobierno Provincial, hablo del Tekové Potí.

A cuatro meses de dejar su segundo mandato, Ricardo Colombi decidió apostar nuevamente en mí y tras la llegada a la Nación del amigo Carlos Vignolo, me tocó asumir en el Ministerio Secretaría General, cargo ratificado con la llegada del actual gobernador Gustavo Valdés con el cual cumpliré dos años.

Pero aún hoy a horas de concluir esta etapa, muchos me preguntan el rol del ministro secretario general y lo resumo en “el ministerio político y el que está cerca del Gobernador de cara a la gente”. Pero esto no se puede lograr solo, porque este lugar cuenta con muchas personas detrás (secretarias, administrativas, contadores, abogados, ordenanzas, mozos, etc.)  que día a día en cada oficina ponen lo mejor de sí para resolver las gestiones que se realizan en Casa de Gobierno por ello a cada uno de los empleados de Gobernación les digo gracias.

Este 2019 llegaba con la misma responsabilidad de trabajar para Corrientes, pero también con la oportunidad otorgada por mi partido la Unión Cívica Radical y la confianza de la ciudadanía para ocupar un lugar en la Cámara de Diputados de Corrientes, lo cual lo haré con honor.

Hoy, después de muchos años llega el momento de dejar Casa de Gobierno, este lugar que durante años fue mi segundo hogar, pero por las horas dedicadas acaso se convertía en el primero, el cual no me arrepiento; aunque también tengo que ser sincero y decir “perdón y gracias” a toda mi familia por entender el camino que elegí aunque en muchos caso conspire con horas de disfrute con mi compañera,  con mis hijos, con mis padres, con mis amigos, pero eso es lo que elegí.

Gracias también al gobernador Gustavo Valdés por la confianza en estos dos años, por tenerme en cuenta para su gestión de gobierno y entender claramente que seguimos ideas y proyectos, apostando a la sabiduría de los que tienen más experiencia y a la fuerza de los más jóvenes, me siento reconfortando por haber sido parte de este gran equipo, con un compromiso pleno en los correntinos, defendiendo la democracia, la educación pública, apostando a la salud, la vivienda y la esencia de cada correntino, llevando lo nuestro al país y el mundo. Va también mi afecto a los hasta ahora colegas del gabinete por su compromiso y saben que desde este 10 de diciembre contarán con un diputado comprometido porque a Corrientes le vaya bien.

Después de una década en el Ejecutivo no puedo mirar adelante sin reconocer a todos los que me ayudaron en este transitar, como ser los miembros de la custodia por su compromiso, a la gente de Ceremonial, mozos, etcétera. Ya caminando el Ministerio Secretaría General a todo el equipo que lo compone; en primer lugar a mis dos subsecretarios, Raúl Nicolini y Eduardo Pardo, a mis secretarias privadas (Florencia, Belén y Yanina) quienes fueron la cara visible ante la gente que solicitaba una audiencia o realizaba un pedido, al equipo de Aeronáutica con quienes realizamos obras en el aeropuerto y proyectamos muchas mejoras para la aviación correntina, a los miembros de Información Pública en todas sus áreas, desde los periodistas hasta los que realizan la tareas administrativas, a la Dirección de Personal con Celeste y Fabiana, a Despacho a Mesa de Entrada, Patrimoniales, Legal y Técnica, Compras, Contaduría, Tesorería, Archivo, Intendencia, los choferes, a todos gracias, porque me enseñaron más de lo que pude haberlo hecho yo.

Consideración, respetos y agradecimiento infinitivo para toda la familia del Tekové Potí, este proyecto que a base de trabajo, ganas y sobre todo buenas personas, llegó a toda la provincia de la misma manera, porque entiendo que todos los correntinos somos iguales y merecemos las mismas oportunidades.

Si hoy me preguntan qué significa ser diputado, déjenme decirles, amigos, que es un paso hacia adelante en mi vida política y que si Dios quiere no será la última porque como dijo don Raúl Alfonsín: “Tenemos todos la enorme responsabilidad de asegurar hoy y para los tiempos la democracia y el respeto por la dignidad del hombre en la tierra argentina”.

Me voy con la tranquilidad del deber cumplido, fundamentalmente sabiendo que dejé todo de mi, deseando que quien me suceda tenga el mayor de los éxitos y pueda alcanzar una mejor gestión porque significará solamente lo mejor para Corrientes. Muchas gracias.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error