Proponen “ponerse la camiseta” para apoyar la atención integral a jóvenes con cáncer
ellitoral.com.ar

Jueves 21de Febrero de 2019CORRIENTES27°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$38,80

Dolar Venta:$40,60

Proponen “ponerse la camiseta” para apoyar la atención integral a jóvenes con cáncer

La Fundación Flexer invita a conocer y ayudar con una propuesta que está dirigida a una atención diferenciada para el adolescente en tratamiento oncológico.
 

imagen_1

En el marco del 15 de febrero, Día Internacional del Cáncer Infantil, desde la Fundación Natalí Dafne Flexer invitan a apoyar la Propuesta de Atención Integral para que los adolescentes y jóvenes con esta patología puedan contar con salas de internación diseñadas acorde a sus necesidades, recibir atención apropiada a su edad, acceder a apoyo psicosocial especializado, participar en investigaciones clínicas y psicosociales, y recibir información adecuada a su edad. Al respecto, Rosa Soy, quien es una de las coordinadoras de la sede en Corrientes, explicó que el diagnóstico de una enfermedad oncológica impacta de una manera muy especial en personas que “no son un niño con cáncer, tampoco un adulto”. 
“Este año la campaña apuesta y trae la propuesta de una atención integral para los adolescentes y jóvenes. El objetivo principal de este año apunta a que ellos no son ni un niño ni un adulto y afrontan la enfermedad de manera diferente. Como en otros años, vamos a estar el día 15 en el shopping, donde nos seden un espacio para poner un stand y lograr sensibilizar a la sociedad para, a la vez, recibir apoyo”, contó la referente a este medio gráfico. 
Respecto a la atención especial que deben recibir estos jóvenes explicó que “el diagnóstico los impacta de manera diferente”. “Esa etapa se caracteriza por la cantidad de cambios a nivel físico, psicológico y social. Cuando son diagnosticados se encuentran con que deben ponerse límites a su libertad e interrumpen varias actividades que venían haciendo”, comentó, y compartió testimonios de adolescentes que participan de esta campaña. 
“Los jóvenes con sus testimonios nos demuestran que se obtiene mejor resultado cuando se aplican los protocolos completos, hay otros que se ven afectados por la falta de contención para este estadio de la vida”, expresó. 
Luego continuó: “Este año no sólo es por el cáncer infantil sino también por los adolescentes que quedan en el medio del sistema y muchas veces no son contenidos de forma integral. Realizamos esta campaña para dar cumplimiento a un protocolo que exige la patología oncológica”. 
En la propuesta de atención integral que se puede conocer en la web de la fundación, afirman que “el diagnóstico de una enfermedad oncológica impacta de una manera muy especial en adolescentes y jóvenes, ya que es muy diferente de lo que sucede en la niñez y en la adultez, por ser la adolescencia y la juventud una etapa que se caracteriza por grandes cambios a nivel físico, emocional, psicológico, social, laboral y espiritual”.
“A consecuencia del tratamiento, los jóvenes con cáncer se ven afectados por cambios físicos, la pérdida de su independencia, la limitación de su libertad, la falta de intimidad y privacidad, la interrupción de su educación y de sus proyectos laborales. También, debido a las características propias de su edad, suelen no adherir con rigurosidad a las prescripciones médicas, a los controles periódicos y a los hábitos saludables que son imprescindibles desde el inicio del tratamiento, hasta su finalización y alta definitiva. Todas estas situaciones impactan negativamente y ponen en riesgo su adherencia al tratamiento y generan barreras para su futura inserción social y económica”, describieron.
Finalizan asegurando que “en muchos casos se obtendrán mejores resultados si los jóvenes son tratados con protocolos para niños, y en otros, cuando se trata de diagnósticos poco frecuentes en niños, requerirán ser tratados con protocolos para adultos; así, los centros de salud donde adolescentes y jóvenes reciben tratamiento están generalmente pensados para dar respuesta a las necesidades de niños o adultos mayores”, indicaron.

Testimonios
“Después de la primera quimioterapia ya te cambia el cuerpo y la gente que te rodea no entiende y debés mantener el ánimo fuerte. Cuando te dicen que tenés cáncer lo primero que pensás es que te vas a morir. El cáncer te puede tomar una parte del cuerpo pero no dominarte la vida”, expresó Mauricio, de 19 años.  
Por su parte, Karen, de 16 años, contó: “Al principio fue  un  impacto muy grande porque siempre fui muy deportista y cuando me contaron que no podía seguir haciendo un deporte pensé que no iba a poder nunca más retomar. Ahora hago lo que me gusta. La vida te da pruebas y tenés que seguir luchando, ganarlas y demostrar que podés seguir con tu sueño”. 
“Tenía planes de entrar en el conservatorio de música, una vez que me diagnosticaron tuve que suspender todo, me debilitó y se siente que tu vida se detiene y no sabés cuándo podés volver a retomarla. Uno hace muchas cosas saludables o correctas para probarse que no cambió, pero sí cambió y eso es muy difícil aceptarlo”, dijo Santiago. 
En la web de la fundación, ingresando al link ponetelacamiseta.org, no sólo se pueden ver estos testimonios y otros más, también se puede colaborar con la propuesta. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Proponen “ponerse la camiseta” para apoyar la atención integral a jóvenes con cáncer

La Fundación Flexer invita a conocer y ayudar con una propuesta que está dirigida a una atención diferenciada para el adolescente en tratamiento oncológico.
 

<p>Invitación. Proponen ir el 15 de febrero a apoyar la propuesta en el shopping de avenida Centenario. Foto Ilustrativa.</p>

Invitación. Proponen ir el 15 de febrero a apoyar la propuesta en el shopping de avenida Centenario. Foto Ilustrativa.

En el marco del 15 de febrero, Día Internacional del Cáncer Infantil, desde la Fundación Natalí Dafne Flexer invitan a apoyar la Propuesta de Atención Integral para que los adolescentes y jóvenes con esta patología puedan contar con salas de internación diseñadas acorde a sus necesidades, recibir atención apropiada a su edad, acceder a apoyo psicosocial especializado, participar en investigaciones clínicas y psicosociales, y recibir información adecuada a su edad. Al respecto, Rosa Soy, quien es una de las coordinadoras de la sede en Corrientes, explicó que el diagnóstico de una enfermedad oncológica impacta de una manera muy especial en personas que “no son un niño con cáncer, tampoco un adulto”. 
“Este año la campaña apuesta y trae la propuesta de una atención integral para los adolescentes y jóvenes. El objetivo principal de este año apunta a que ellos no son ni un niño ni un adulto y afrontan la enfermedad de manera diferente. Como en otros años, vamos a estar el día 15 en el shopping, donde nos seden un espacio para poner un stand y lograr sensibilizar a la sociedad para, a la vez, recibir apoyo”, contó la referente a este medio gráfico. 
Respecto a la atención especial que deben recibir estos jóvenes explicó que “el diagnóstico los impacta de manera diferente”. “Esa etapa se caracteriza por la cantidad de cambios a nivel físico, psicológico y social. Cuando son diagnosticados se encuentran con que deben ponerse límites a su libertad e interrumpen varias actividades que venían haciendo”, comentó, y compartió testimonios de adolescentes que participan de esta campaña. 
“Los jóvenes con sus testimonios nos demuestran que se obtiene mejor resultado cuando se aplican los protocolos completos, hay otros que se ven afectados por la falta de contención para este estadio de la vida”, expresó. 
Luego continuó: “Este año no sólo es por el cáncer infantil sino también por los adolescentes que quedan en el medio del sistema y muchas veces no son contenidos de forma integral. Realizamos esta campaña para dar cumplimiento a un protocolo que exige la patología oncológica”. 
En la propuesta de atención integral que se puede conocer en la web de la fundación, afirman que “el diagnóstico de una enfermedad oncológica impacta de una manera muy especial en adolescentes y jóvenes, ya que es muy diferente de lo que sucede en la niñez y en la adultez, por ser la adolescencia y la juventud una etapa que se caracteriza por grandes cambios a nivel físico, emocional, psicológico, social, laboral y espiritual”.
“A consecuencia del tratamiento, los jóvenes con cáncer se ven afectados por cambios físicos, la pérdida de su independencia, la limitación de su libertad, la falta de intimidad y privacidad, la interrupción de su educación y de sus proyectos laborales. También, debido a las características propias de su edad, suelen no adherir con rigurosidad a las prescripciones médicas, a los controles periódicos y a los hábitos saludables que son imprescindibles desde el inicio del tratamiento, hasta su finalización y alta definitiva. Todas estas situaciones impactan negativamente y ponen en riesgo su adherencia al tratamiento y generan barreras para su futura inserción social y económica”, describieron.
Finalizan asegurando que “en muchos casos se obtendrán mejores resultados si los jóvenes son tratados con protocolos para niños, y en otros, cuando se trata de diagnósticos poco frecuentes en niños, requerirán ser tratados con protocolos para adultos; así, los centros de salud donde adolescentes y jóvenes reciben tratamiento están generalmente pensados para dar respuesta a las necesidades de niños o adultos mayores”, indicaron.

Testimonios
“Después de la primera quimioterapia ya te cambia el cuerpo y la gente que te rodea no entiende y debés mantener el ánimo fuerte. Cuando te dicen que tenés cáncer lo primero que pensás es que te vas a morir. El cáncer te puede tomar una parte del cuerpo pero no dominarte la vida”, expresó Mauricio, de 19 años.  
Por su parte, Karen, de 16 años, contó: “Al principio fue  un  impacto muy grande porque siempre fui muy deportista y cuando me contaron que no podía seguir haciendo un deporte pensé que no iba a poder nunca más retomar. Ahora hago lo que me gusta. La vida te da pruebas y tenés que seguir luchando, ganarlas y demostrar que podés seguir con tu sueño”. 
“Tenía planes de entrar en el conservatorio de música, una vez que me diagnosticaron tuve que suspender todo, me debilitó y se siente que tu vida se detiene y no sabés cuándo podés volver a retomarla. Uno hace muchas cosas saludables o correctas para probarse que no cambió, pero sí cambió y eso es muy difícil aceptarlo”, dijo Santiago. 
En la web de la fundación, ingresando al link ponetelacamiseta.org, no sólo se pueden ver estos testimonios y otros más, también se puede colaborar con la propuesta.