Narcotráfico: piden hasta 10 años de prisión para padre e hijo
ellitoral.com.ar

Miércoles 19 de Junio de 2019 CORRIENTES12°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $42,30

Dolar Venta: $44,30

Narcotráfico: piden hasta 10 años de prisión para padre e hijo

Son juzgados al igual que un camionero por el traslado de más de una tonelada de marihuana secuestrada en el 2016 sobre la Ruta Nacional 14.  
 

imagen_1

En la sede del Tribunal Oral Federal de Corrientes, tres hombres están siendo juzgados por tráfico de más de una tonelada de marihuana secuestrada en el año 2016 sobre la Ruta Nacional 14, a la altura de Santo Tomé.
En tal sentido, el fiscal federal Carlos Schaefer solicitó ayer condenas de entre 10 y 6 años de prisión para un padre, su hijo y un camionero implicados en el contrabando de más de una tonelada de marihuana.
En el juicio abierto el fiscal Schaefer pidió 10 años de prisión para Edgardo Gabriel Principatto, 8 años para su hijo, Ignacio Salvador Principatto, y 6 para Marcelo César Damota, imputados  desde 2016 cuando fueron atrapados con un camión en el que iban ocultos más de 1.600 ladrillos de marihuana.

Detenciones
El 18 de noviembre de 2016, con Damota al volante de un camión con acoplado, los traficantes intentaron escapar de una serie de controles de la Gendarmería en la Ruta Nacional 14 a la altura de Santo Tomé.
Padre e hijo Principatto viajaban adelante del camión en un automóvil Citroën C5, que habría cumplido la misión de avisar a Damota sobre la presencia de gendarmes en el camino.
Habían salido de la provincia de Misiones, donde se sospecha que se subió la carga de estupefacientes al camión, se la embaló en bolsas impregnadas con grasa industrial para despistar canes entrenados y, a la vez, se las ocultó en pallets de madera.
En sus alegatos, los imputados dieron dos versiones: por un lado, los Principatto coincidieron al afirmar que estuvieron en la provincia de Misiones para comenzar la compra de maderas con destino a la construcción de cabañas que instalarían en Córdoba, que no conocían al camionero y que se cruzaron de casualidad en una estación de servicio sobre la ruta, donde intercambiaron sus teléfonos.
Damota, por su parte, reveló un vínculo “comercial” en el que transportaría las maderas sin saber -según su versión- que en los pallets habían acondicionado la droga.
Seguimiento
Lo cierto es que a los Principatto los venían siguiendo con una investigación encarada tiempo antes por el juzgado federal de Campana, ante serios antecedentes de contrabando de droga.
La sentencia será dictada el 3 de junio próximo, según determinaron hoy los jueces Víctor Alonso, Lucrecia Rojas y Fermín Ceroleni.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Narcotráfico: piden hasta 10 años de prisión para padre e hijo

Son juzgados al igual que un camionero por el traslado de más de una tonelada de marihuana secuestrada en el 2016 sobre la Ruta Nacional 14.  
 

<p>Marihuana. En camión procedente de Misiones hallaron la droga. </p>

Marihuana. En camión procedente de Misiones hallaron la droga. 

En la sede del Tribunal Oral Federal de Corrientes, tres hombres están siendo juzgados por tráfico de más de una tonelada de marihuana secuestrada en el año 2016 sobre la Ruta Nacional 14, a la altura de Santo Tomé.
En tal sentido, el fiscal federal Carlos Schaefer solicitó ayer condenas de entre 10 y 6 años de prisión para un padre, su hijo y un camionero implicados en el contrabando de más de una tonelada de marihuana.
En el juicio abierto el fiscal Schaefer pidió 10 años de prisión para Edgardo Gabriel Principatto, 8 años para su hijo, Ignacio Salvador Principatto, y 6 para Marcelo César Damota, imputados  desde 2016 cuando fueron atrapados con un camión en el que iban ocultos más de 1.600 ladrillos de marihuana.

Detenciones
El 18 de noviembre de 2016, con Damota al volante de un camión con acoplado, los traficantes intentaron escapar de una serie de controles de la Gendarmería en la Ruta Nacional 14 a la altura de Santo Tomé.
Padre e hijo Principatto viajaban adelante del camión en un automóvil Citroën C5, que habría cumplido la misión de avisar a Damota sobre la presencia de gendarmes en el camino.
Habían salido de la provincia de Misiones, donde se sospecha que se subió la carga de estupefacientes al camión, se la embaló en bolsas impregnadas con grasa industrial para despistar canes entrenados y, a la vez, se las ocultó en pallets de madera.
En sus alegatos, los imputados dieron dos versiones: por un lado, los Principatto coincidieron al afirmar que estuvieron en la provincia de Misiones para comenzar la compra de maderas con destino a la construcción de cabañas que instalarían en Córdoba, que no conocían al camionero y que se cruzaron de casualidad en una estación de servicio sobre la ruta, donde intercambiaron sus teléfonos.
Damota, por su parte, reveló un vínculo “comercial” en el que transportaría las maderas sin saber -según su versión- que en los pallets habían acondicionado la droga.
Seguimiento
Lo cierto es que a los Principatto los venían siguiendo con una investigación encarada tiempo antes por el juzgado federal de Campana, ante serios antecedentes de contrabando de droga.
La sentencia será dictada el 3 de junio próximo, según determinaron hoy los jueces Víctor Alonso, Lucrecia Rojas y Fermín Ceroleni.