Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

Sabado 19de Septiembre de 2020CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

El Gobierno reflota un proyecto de 2013, construir un chamamesódromo

El gobernador Gustavo Valdés confirmó que pretende mudar el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola. Se construiría uno nuevo en cercanías al corsódromo. Hay cinco alternativas arquitectónicas. 

Agutín Gómez

agomez@ellitoral.com.ar

El gobernador Gustavo Valdés anticipó que se evalúa y proyecta un nuevo anfiteatro con mayor capacidad, moderno y con mejores comodidades que se emplazaría en el predio del corsódromo de la ciudad de Corrientes, para trasladar a ese lugar la gran fiesta de los correntinos. Se manejan cinco alternativas pudo confirmar El Litoral.  

“Se está pensando en una gran inversión para llevar el anfiteatro Cocomarola a las inmediaciones del corsódromo y ya que existe esa posibilidad, estamos viendo cuál es el proyecto y haciendo una evaluación”, dijo Valdés.

En 2012 la Sociedad de Arquitectos de Corrientes decidió llamar a concurso para su remodelación y ampliación, con el apoyo de Fadea, el Consejo Profesional de la Ingeniería, Arquitectura y Agrimensura de Corrientes.

La convocatoria se abrió el 6 de agosto de 2012 y la fecha de entrega de los trabajos, el 5 de octubre. El costo de las bases fue de $300 y se entregaron $195.000 en premios.

Los ganadores se conocieron en marzo de 2013. En total, fueron reconocidos cinco equipos de arquitectos, cuatro de los cuales fueron premiados y uno de ellos recibió una mención. Los ganadores fueron los platenses Ignacio Bertolini, Carolina Bottega y Marcos Raymundo, docentes de la Universidad de La Plata que decidieron juntarse para llevar a cabo el proyecto que el jurado encontró “simple y eficaz”. Los autores lograron este objetivo a partir de un cambio en la ubicación del escenario para favorecer la desconcentración masiva y aumentar la capacidad de asistentes. 

Proyecto 2: arquitectos Roberto Amette y Pablo Seggiaro, entre otros. Su correcta interpretación de las necesidades del lugar, con una iniciativa que sitúa el escenario sobre el lado más extenso del predio y prioriza la simplificación de los accesos. 

Proyecto 3: arquitectos Tomás Lier y Agustín Vita. Propusieron un conjunto edilicio dividido en dos frentes, uno público y otro escénico para lo cual diseñaron tres piezas con funciones diferenciadas: un edificio-escenario, que alberga las funciones de producción de eventos, una platea baja semienterrada y una tribuna sobre-elevada. 

Proyecto 4: arquitectos Lucía Rugnon, Marcos Milano y Marcelo Bloeck. Diseñaron un edificio compacto que deje un espacio libre en la manzana para que funcione a modo de “atrio de encuentro y desconcentración”, señala la autora. El edificio consiste en un recinto semicerrado con el que se pretende alcanzar una equidistancia visual-acústica desde cualquier punto del recinto.

Proyecto 5: arquitectos Gustavo Nielsen, Max Zolkwer y Ramiro Gallardo. Pensaron “que era mejor respetar el patrón original de asentamiento, al que los habitués estaban acostumbrados”. 

De este modo, los autores optaron por conservar la ubicación del escenario, enfatizando la identidad de cada parte del complejo edilicio a partir de la diferenciación de los materiales, como el hormigón armado para las tribunas y el ladrillo visto para el escenario.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error