ellitoral.com.ar

Jueves 27de Febrero de 2020CORRIENTES16°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,75

Dolar Venta:$63,75

Con Ofelia Leiva, el Chamamé se despidió del Cocomarola hasta el 2021

FOTOS NICOLAS ALONSO
imagen_1
imagen_2
imagen_3
imagen_4
imagen_5
imagen_6

Verónica Echezarraga
vechezarraga@ellitoral.com.ar

“Chamamé, abrazo que enchamiga naciones” será el lema de la 31ª Fiesta Nacional del Chamamé y 17ª del Mercosur que tendrá lugar del 15 al 24 de enero del 2021 en la Capital correntina. El anuncio fue realizado el domingo durante el cierre de la edición 2020 de esta celebración popular, oportunidad en la que Ofelia Leiva, desde su propia emoción, emocionó al auditorio chamamecero. La última noche contó con la actuación de grandes referentes locales, pero también con figuras internacionales del género que une países.
Luego de nueve noches de puro chamamé, finalizó el domingo la edición número 30 de la fiesta popular más importante de los correntinos y ahora todas las miradas apuntan al 2021. Es que durante la velada de cierre fue anunciada la nueva fecha (del 15 al 24 de enero del año próximo) y también el lema: “Chamamé, abrazo que enchamiga naciones” que seguramente apuntará a afianzar aun más los lazos culturales que unen a quienes comparten una misma “manera de ser” como lo indicaba el lema 2020. 
“El lema del año próximo es fuerte, interesante y muy conceptual, porque de alguna manera tomamos otra vez el afuera, ya que en los lemas siempre fuimos alternando con cosas que tienen que ver con el adentro como ADN Chamamé, Nación Chamamecera, y sin embargo en el 2021 volvemos al afuera, viendo esta cuestión geográfica de hermanamiento cultural que tiene el chamamé en esta región de casi 20 millones de personas y que sienten como propia la cultura chamamecera”, marcó el director de la fiesta Eduardo Sívori.
Emoción y pasión
Ofelia Leiva es sinónimo de chamamé y aunque en el 2016 se despidió de los escenarios (por cuestiones físicas), ese adiós solamente duró un año. En el 2018 volvió a subir al Osvaldo Sosa Cordero para dar un show de lujo junto con Lito Vitale y desde entonces nunca más tuvo “ausente” en la grilla de la Fiesta Nacional del Chamamé. 
Sucede que el escenario del anfiteatro Cocomarola es para la cantora casi como uno de los salones de su casa, pues así se siente y lo demuestra invitando a cantar allí a las personas con las que está cómoda, pero además haciendo cosas que ningún otro chamamecero se atreve a hacer. “Pará, pará, pará... me olvidé de decir el recitado así que empezá de nuevo”, dijo con absoluta naturalidad cuando sonaban los acordes de Cielo de Mantilla, y el público lo tomó de la misma manera, con naturalidad, porque Ofelia está más allá de las estructuras y las impostaciones. Ella es simplemente lo que quiere ser y por eso su gente la reconoce.
“Gracias por venir, ustedes nunca me fallan”, marcó mirando al auditorio que la aclamaba entre lágrimas mientras se alistaba para la próxima canción.
Durante el show sonaron canciones como Chamamé y Che Mitaro Guaré. “A los que no saben les cuento que che mitaro guaré significa: cuando yo era chico”, explicó antes de presentar a la arpista chaqueña Marta Carrara. Luego fue el turno del misionero Javier Sá, con quien cantó Tu Pañuelo, tema que le dio el título al primer disco de Rosendo y Ofelia. También cantó con su amiga Fabiana González y Mario Burgos, con María Eugenia Gallardo y con Ariel Báez de Los Alonsitos.
Para el final la cantora se guardó el himno Kilómetro 11, que interpretó con todos sus invitados, y también Recuerdo de Concepción. 

Enchamigando naciones
La Fiesta Nacional del Chamamé y del Mercosur reúne todas las noches a artistas de Paraguay y Brasil, y para la velada de cierre la organización eligió a dos chamameceros que hace varios años dicen presente en esta celebración. Se trata de la paraguaya Mirian Beatriz, la soprano que hace tiempo enamoró al público chamamecero que cada enero espera ver su nombre en la grilla. Con el Ballet Folclórico de su país, esta artista ofreció un espectáculo de calidad y agradeció a Corrientes por compartir su fiesta para luego agregar: “Gracias por enseñarnos a amar nuestra cultura”.
Con tan sólo 23 años y mucha proyección, Renato Fagundes es uno de los brasileños que tiene nombre propio en la Fiesta Nacional del Chamamé, donde desde hace cuatro años pone a bailar al Cocomarola. En esta edición -y acompañado por colegas argentinos- el acordeonista ofreció un espectáculo sentido en el que interpretó clásicos como Camino del Arenal, Estancia San Blas y su tema propio, Uruguayana, entre otros.
Tal y como sucedió en las noches anteriores, con estos talentos de países vecinos la Fiesta Grande comenzó a transitar el camino hacia su edición 2021, cuando la idea central será justamente la enchamigada de naciones. 

Grilla de lujo
La grilla de la última noche chamamecera no tuvo desperdicios. Tanto que, desde temprano, grandes referentes del género subieron al escenario. Este fue el caso por ejemplo de Ricardo Scófano, uno de los grandes del género que tras un homenaje musical y el reconocimiento de los organizadores de la Fiesta ofreció un breve show que emocionó a los presentes. Otra de las artistas históricas del chamamé que tuvo su merecido reconocimiento fue Nélida Argentina Zenon.
El continuador de la herencia montielera, Ernestito Montiel con el Cuarteto Santa Ana fue otro de los referentes chamameceros que el domingo subió al Osvaldo Sosa Cordero e invitó al auditorio a bailar con canciones como Estancia San Blas y Amor Juraste. 
Quienes también tuvieron una propuesta que hizo saltar a los bailarines de sus asientos fueron Los Chaqueñísimos Cardozo y Tono Benítez.
En los últimos minutos de la edición 2020 de esta fiesta y pasadas las 3 de la madrugada fue el turno de jóvenes referentes de la música regional como el chaqueño Alan Guillén, quien conquista al Cocomarola en cada edición y Los Fuelles Correntinos, cuya actuación estaba prevista para el sábado pero debió ser reprogramada. El baile siguió con Los Matuá Mercedeños y promediando las 4 de la madrugada salieron a saludar todos los conductores de la Fiesta, pero antes de la despedida recordaron la fecha y lema de la próxima edición “Chamamé, abrazo que enchamiga naciones”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Con Ofelia Leiva, el Chamamé se despidió del Cocomarola hasta el 2021

Verónica Echezarraga
vechezarraga@ellitoral.com.ar

“Chamamé, abrazo que enchamiga naciones” será el lema de la 31ª Fiesta Nacional del Chamamé y 17ª del Mercosur que tendrá lugar del 15 al 24 de enero del 2021 en la Capital correntina. El anuncio fue realizado el domingo durante el cierre de la edición 2020 de esta celebración popular, oportunidad en la que Ofelia Leiva, desde su propia emoción, emocionó al auditorio chamamecero. La última noche contó con la actuación de grandes referentes locales, pero también con figuras internacionales del género que une países.
Luego de nueve noches de puro chamamé, finalizó el domingo la edición número 30 de la fiesta popular más importante de los correntinos y ahora todas las miradas apuntan al 2021. Es que durante la velada de cierre fue anunciada la nueva fecha (del 15 al 24 de enero del año próximo) y también el lema: “Chamamé, abrazo que enchamiga naciones” que seguramente apuntará a afianzar aun más los lazos culturales que unen a quienes comparten una misma “manera de ser” como lo indicaba el lema 2020. 
“El lema del año próximo es fuerte, interesante y muy conceptual, porque de alguna manera tomamos otra vez el afuera, ya que en los lemas siempre fuimos alternando con cosas que tienen que ver con el adentro como ADN Chamamé, Nación Chamamecera, y sin embargo en el 2021 volvemos al afuera, viendo esta cuestión geográfica de hermanamiento cultural que tiene el chamamé en esta región de casi 20 millones de personas y que sienten como propia la cultura chamamecera”, marcó el director de la fiesta Eduardo Sívori.
Emoción y pasión
Ofelia Leiva es sinónimo de chamamé y aunque en el 2016 se despidió de los escenarios (por cuestiones físicas), ese adiós solamente duró un año. En el 2018 volvió a subir al Osvaldo Sosa Cordero para dar un show de lujo junto con Lito Vitale y desde entonces nunca más tuvo “ausente” en la grilla de la Fiesta Nacional del Chamamé. 
Sucede que el escenario del anfiteatro Cocomarola es para la cantora casi como uno de los salones de su casa, pues así se siente y lo demuestra invitando a cantar allí a las personas con las que está cómoda, pero además haciendo cosas que ningún otro chamamecero se atreve a hacer. “Pará, pará, pará... me olvidé de decir el recitado así que empezá de nuevo”, dijo con absoluta naturalidad cuando sonaban los acordes de Cielo de Mantilla, y el público lo tomó de la misma manera, con naturalidad, porque Ofelia está más allá de las estructuras y las impostaciones. Ella es simplemente lo que quiere ser y por eso su gente la reconoce.
“Gracias por venir, ustedes nunca me fallan”, marcó mirando al auditorio que la aclamaba entre lágrimas mientras se alistaba para la próxima canción.
Durante el show sonaron canciones como Chamamé y Che Mitaro Guaré. “A los que no saben les cuento que che mitaro guaré significa: cuando yo era chico”, explicó antes de presentar a la arpista chaqueña Marta Carrara. Luego fue el turno del misionero Javier Sá, con quien cantó Tu Pañuelo, tema que le dio el título al primer disco de Rosendo y Ofelia. También cantó con su amiga Fabiana González y Mario Burgos, con María Eugenia Gallardo y con Ariel Báez de Los Alonsitos.
Para el final la cantora se guardó el himno Kilómetro 11, que interpretó con todos sus invitados, y también Recuerdo de Concepción. 

Enchamigando naciones
La Fiesta Nacional del Chamamé y del Mercosur reúne todas las noches a artistas de Paraguay y Brasil, y para la velada de cierre la organización eligió a dos chamameceros que hace varios años dicen presente en esta celebración. Se trata de la paraguaya Mirian Beatriz, la soprano que hace tiempo enamoró al público chamamecero que cada enero espera ver su nombre en la grilla. Con el Ballet Folclórico de su país, esta artista ofreció un espectáculo de calidad y agradeció a Corrientes por compartir su fiesta para luego agregar: “Gracias por enseñarnos a amar nuestra cultura”.
Con tan sólo 23 años y mucha proyección, Renato Fagundes es uno de los brasileños que tiene nombre propio en la Fiesta Nacional del Chamamé, donde desde hace cuatro años pone a bailar al Cocomarola. En esta edición -y acompañado por colegas argentinos- el acordeonista ofreció un espectáculo sentido en el que interpretó clásicos como Camino del Arenal, Estancia San Blas y su tema propio, Uruguayana, entre otros.
Tal y como sucedió en las noches anteriores, con estos talentos de países vecinos la Fiesta Grande comenzó a transitar el camino hacia su edición 2021, cuando la idea central será justamente la enchamigada de naciones. 

Grilla de lujo
La grilla de la última noche chamamecera no tuvo desperdicios. Tanto que, desde temprano, grandes referentes del género subieron al escenario. Este fue el caso por ejemplo de Ricardo Scófano, uno de los grandes del género que tras un homenaje musical y el reconocimiento de los organizadores de la Fiesta ofreció un breve show que emocionó a los presentes. Otra de las artistas históricas del chamamé que tuvo su merecido reconocimiento fue Nélida Argentina Zenon.
El continuador de la herencia montielera, Ernestito Montiel con el Cuarteto Santa Ana fue otro de los referentes chamameceros que el domingo subió al Osvaldo Sosa Cordero e invitó al auditorio a bailar con canciones como Estancia San Blas y Amor Juraste. 
Quienes también tuvieron una propuesta que hizo saltar a los bailarines de sus asientos fueron Los Chaqueñísimos Cardozo y Tono Benítez.
En los últimos minutos de la edición 2020 de esta fiesta y pasadas las 3 de la madrugada fue el turno de jóvenes referentes de la música regional como el chaqueño Alan Guillén, quien conquista al Cocomarola en cada edición y Los Fuelles Correntinos, cuya actuación estaba prevista para el sábado pero debió ser reprogramada. El baile siguió con Los Matuá Mercedeños y promediando las 4 de la madrugada salieron a saludar todos los conductores de la Fiesta, pero antes de la despedida recordaron la fecha y lema de la próxima edición “Chamamé, abrazo que enchamiga naciones”.