Martes 04de Agosto de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,50

Dolar Venta:$76,50

Martes 04de Agosto de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,50

Dolar Venta:$76,50

/Ellitoral.com.ar/ Ciudad

Clausuran un bowling en el que habían permitido el ingreso de 50 personas

La causa que motivó el cierre fue la cantidad de personas presentes en el lugar y el haber excedido el horario tope. El jueves también intervinieron una fiesta en un lavadero de avenida Maipú. 

Esta semana hubo dos clausuras por violación de los protocolos que permiten abrir los negocios en Corrientes. Ayer interrumpieron el encuentro de 50 personas en un bowling ubicado en calle Córdoba, entre Rivadavia y Moreno, frente a la Facultad de Medicina de la Unne. El Juzgado de Faltas tendrá que decidir cuándo se levantarán las clausuras.

Por otra parte, el mismo cuerpo de inspectores realizó otra clausura en un estacionamiento y lavadero por avenida Maipú. El jueves pasado, también a la madrugada, recibieron denuncias de una fiesta nocturna en un playón de estacionamiento y lavadero.

Los procedimientos son realizados por los inspectores de contralor ambiental, según informó a este diario Javier Rodríguez, secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la comuna. El principal factor que motivó a la clausura fue la violación del distanciamiento físico entre personas, establecido por las normativas de seguridad sanitaria para evitar la transmisión comunitaria de coronavirus.

En los casos en que se excede la 1 de la madrugada, pero se respeta la prohibición de reuniones masivas, los inspectores sólo realizan intimaciones, a la vez que deben informar el correcto ejercicio del comercio. Pero el problema que obliga a las clausuras es la aglomeración de personas en espacios reducidos, sin barbijos y sin el distanciamiento correspondiente. “Estos dos casos son muy evidentes”, indicó Rodríguez a El Litoral.

El funcionario también hizo hincapié en que la Comuna no tiene intenciones de perjudicar las actividades comerciales, pero que desde la emergencia sanitaria rigen nuevas normas que establecen como horario tope la 1 de la madrugada, y el distanciamiento físico para evitar aglomeraciones.

Estos inspectores, además de realizar las intimaciones y las clausuras en los casos que sean necesarios, tienen la función de informar a los comerciantes las formas para respetar las normativas ambientales. “La clausura es el último recurso, ya que los inspectores están haciendo docencia sobre las normas”, insistió Rodríguez en diálogo con Radio Sudamericana.  

(IB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error