Viernes 30de Octubre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

Viernes 30de Octubre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Reconciliación -- Por José Ceschi

¡Buen día! Hay un capítulo de “Amasar la vida” -un libro-poema de Tato Ortega- que dice cosas profundas sobre la reconciliación humana. Le acerco una muestra:

“Lejos de toda idealización, nada más humano y perfectible que apostar la vida toda, en el gesto visceral de amar el perdón. Porque de pronto y a través del dolor, nuestra vida se asoma hacia el torbellino de la verdad. Y entonces, amasar la vida puede convertirse en un insomnio, en una culpa pertinaz: herimos a alguien y no sabemos cómo repararlo.

A partir de allí ejercitamos la posibilidad del error y descubrimos que todavía podemos enmendar, compensar, reconciliar. Inmensa potencialidad del hombre arrepentido, cuando  reconoce y rectifica desde lo hondo del corazón.

Para amasar la reconciliación no es necesario tener manos inmaculadas, aunque es imprescindible lavarse a cada rato los insobornables ojos del alma. Amasar la reconciliación es juntar nuestros olvidos y omisiones y convertirlos en gestos de servicio y de consuelo. Es juntar toda la bronca y hacer con ella un abrazo noble, humanizador. Es reunir todas nuestras frustraciones y devolverlas en una sonrisa vivificante. Es contener la agresión de que somos objetos y transformarla en un perdón cuestionador. Es preferir el miedo a la soberbia, la duda a la ceguera y toda debilidad a cualquier prepotencia.

Es aceptar el dolor de haber sido cómplice involuntario, encubridor social. Es desenmascarar cualquier ocultamiento, a riesgo de que nos duela la propia piel. Es triturar la peligrosa idealización que nos aparta de la gente y sus urgencias, para comenzar a construir en lo pequeño la realidad de un hombre nuevo. Es probar el sabor salado de las lágrimas y abonar con ellas el trigo santo que germina en cada corazón. Es decir que no, alguna vez, modificando alguna forma de operación. Es ser tozudamente veraces, ya que la verdad es requisito insoslayable del amor. Es hacer conscientes  nuestros sutiles modos de dominio. Es construir puentes y caminos hacia un mundo fraternal, utópico y posible…”.

Tal vez hoy tengamos que reconciliarnos con alguien. ¿Por qué no intentarlo?

¡Hasta mañana!

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error