Lunes 06de Diciembre de 2021CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$100,2

Dolar Venta:$106,2

Lunes 06de Diciembre de 2021CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$100,2

Dolar Venta:$106,2

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Un físico correntino trabajó con satélites y ahora desarrolla en Finlandia tecnología para la fabricación de lentes con realidad aumentada

Se llama Tomás Libutti y se recibió en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la Unne. Formó parte del proyecto SABIA-MAR, un satélite argentino que será puesto en órbita en el año 2023.

Un físico correntino egresado de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura (Facena) de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) se encuentra en Finlandia para trabajar en una de las empresas de desarrollo tecnológico más prestigiosas de la “tierra de los mil lagos”, donde desarrolla tecnología con física óptica.

En pleno casco céntrico de Helsinki se levantan las oficinas de DISPELIX. Hace no más de cinco meses,  la empresa contrató al licenciado en física Tomás Libutti, a formar parte de uno de los proyectos de punta que encara: la fabricación de lentes de realidad aumentada, un producto de última generación de gran auge en países del primer mundo.

El joven físico formó parte del proyecto SABIA-MAR, un satélite argentino que será puesto en órbita en el año 2023.

Es mediodía en la capital finlandesa. Los 10 grados de temperatura, lejos de marcar el otoño lo acercan más a una jornada estival. Libutti no necesita demasiada adaptación al clima, porque hasta hace unos meses y desde el 2015 vivió en Bariloche donde trabajaba para la empresa argentina Invap.

Los lentes de realidad aumentada son para este correntino graduado en la Facena de la Unne el boleto que lo trajo a Finlandia.  Su formación y experiencia lo ubican en un rol clave para el desarrollo del producto. Tiene a su cargo la evolución tecnológica del espacio o nexo entre los “paneles” (lentes) que fabrica DISPELIX y la imagen que se proyecta en ellos.

Sobre qué es una lente de realidad aumentada, Libutti explicó que "son lentes similares a las que se utilizan por prescripción médica, pero tienen la particularidad de contar con una tecnología que permite ofrecer imágenes que se superponen a la vista que se tiene del mundo exterior”.

Su utilidad es de lo más amplia e interesante.  Uno de los primeros usos que se le dio fue el de reproducir un texto superpuesto al campo de visión de la persona. Esto le permitía al usuario del lente revisar noticias, mensaje de textos, etc. Este primer paso de la tecnología fue similar al que tuvieron los relojes inteligentes que sincronizaron su mecanismo con el celular, de donde se recibían los mensajes, llamados y notificaciones.

“En la actualidad se está trabajando con algo más complejo, se busca reproducir pequeñas imágenes y agregar al texto pequeños símbolos como una nube, o un sol, para el caso en el que el usuario lea un informe meteorológico”, detalla el licenciado.

“Paralelamente se avanza en reproducir en la lente imágenes de múltiples colores y de gran campo angular. Estos detalles tecnológicos le dan al usuario la sensación de estar viendo una película sentada en la primera fila de un cine”.

“Otro de los desarrollos es el de incorporar una cámara a la lente, de esa manera se facilita la interacción entre el ambiente circundante con lo que proyecta el lente. Uno de los usos que se le podría dar a esta aplicación, es el comercial. Por ejemplo, un negocio de venta de muebles, podría proyectar la imagen de un sillón en el espacio de la casa que desee el cliente. La cámara lee a la distancia las dimensiones de la habitación y el lente proyecta la imagen del sillón y lo ubica virtualmente sin necesidad de que el cliente tenga que imaginárselo”.

La tecnología de lentes de realidad aumentada está en pleno proceso de avance y con varios temas aún por resolver. “En principio la lente está sincronizada con el celular por ser el dispositivo que está más a mano en estos momentos, pero en poco tiempo más saldrá al mercado un control remoto para la lente”, explica. Con el tiempo se tendrán que ir resolviendo otras cuestiones que estos dispositivos presentan con las múltiples conexiones y la miniaturización; el peso, para que sea posible llevarlo puesto todo el día; y el consumo de batería. “Los dispositivos deberán tener una cierta independencia sin necesidad de estar cargándolo cada media hora. Es el desafío que queda por delante, y se requerirá de la coordinación de muchas disciplinas al mismo tiempo para terminar de diseñar un producto que al cliente le resulte útil”.

Experiencia Bariloche

El área del conocimiento que Libutti vuelca para cumplir con su trabajo es básicamente el de óptica clásica y geométrica, a las que hay que agregar en menor medida otra área de la óptica moderna relacionada con “tratamiento superficial”.

El entrenamiento y formación en estas disciplinas las adquirió trabajando en INVAP a lo largo de seis años. Su vínculo con esta empresa nacional surgió al poco tiempo de graduarse de Licenciado en Física. En ese momento (año 2015), Libutti dejó de lado el doctorado que estaba cursando para presentarse a cubrir un puesto de “diseñador óptico” para un grupo que Invap estaba reorganizado.

De esa manera este físico correntino paso a formar parte del Proyecto SABIA-MAR. El grupo en cuestión trabajaría en la carga útil de un satélite que tendrá como objeto de estudio las aguas costeras de la Argentina, recopilando información sobre el contenido de fitoplancton y mesoplancton de las aguas. Los datos son de vital importancia para la industria pesquera y el monitoreo del cambio climático.

Libutti junto al grupo tuvieron a su cargo la instalación de cámaras en el satélite para el estudio terrestre y marítimo de la Argentina. “Nos encargamos fundamentalmente de todos los estadios de la carga útil del satélite: diseño de todo el sistema óptico, búsqueda de proveedores, evaluación de elementos, armado de la carga útil, y dejé el proyecto para venir a Finlandia justo en el proceso de ensamble de los dispositivos del satélite”.

“Fue una experiencia sumamente enriquecedora con personas de una alta capacidad profesional que lamentablemente tuve que abandonar por las circunstancias por las que atraviesa la Argentina y por el desafío profesional que DISPELIX me ofrecía”, confesó.

A todo esto, los trabajos en el SABIA-MAR continúa, y la puesta en órbita del satélite está prevista para el año 2023.

Proyección. Libutti dejó un doctorado pensando que esa instancia de formación poco le aportaría para volcarse a lo que realmente él quería, la actividad industrial. Sin arrepentirse de la decisión tomada, actualmente no descarta completar una maestría en Finlandia que le ofrece la posibilidad de armar una formación de posgrado con un menú opcional de temas.

“Espero que la situación mejore en la Argentina, cuesta mucho poder continuar en la vida académica cuando uno se encuentra con incertezas de proyectar una vida profesional”.

“Me sirvió en todo este camino recorrido, jugarme de lleno en las oportunidades que surgen porque a la larga el destino nunca nos da la espalda”.

Ese destino lo encuentra en una tierra distinta en lo cultural y en las relaciones humanas, y es entonces cuando el vínculo con su familia, amigos y su tierra se hace más necesaria. “Heredé de mi pueblo y de mi gente esa impronta de optimismo que nos hace arremeter con toda la fuerza. Los extraño”.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error