Domingo 28de Noviembre de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

Domingo 28de Noviembre de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

El mensaje de los muertos

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

 

Cuando una persona se apresta para descansar diariamente, a dormir, está a punto de entrar a un estado muy especial en el cual puede entrar en contacto involuntariamente, sin saberlo, con parientes o amigos recientemente fallecidos. Algunas religiones afirman en que ese es el momento en que el alma se eleva y puede ir a encontrarse con otros espíritus, algunos ya fallecidos y otros de personas que están durmiendo y les pasa lo mismo. Está visto que dormir no es una simple acción. Se cree que en el momento de dormir, de entrar en la fase de sueño profundo, el alma se separa momentáneamente del cuerpo físico y el cuerpo astral puede viajar por el subplano o plano astral, donde están muchas almas de personas recientemente fallecidas, o quizás no tanto. Cuando una persona se va a dormir entra en lo que se llama etapa de sueño profundo, que es el momento en que las ondas cerebrales van pasando sucesivamente de beta a alfa y finalmente delta. Durante el sueño se producen ciclos que duran unos 90 minutos. Y es en ese período en el que muchos expertos afirman que una persona descansa. En cambio otros investigadores explican que el mundo de los sueños puede resultar una conexión a otros planos o mundos. 

Esos planos, inaccesibles a la conciencia, desmitifican aquello que desde la noche de los tiempos se consideraba que los sueños en los que aparecían seres fallecidos resultaba un signo trascendente que no se debía ignorar. En cambio, todo hace suponer que los espíritus fantasmales de familiares y amigos desaparecidos aparecen en nuestros sueños con un mensaje, consejo o advertencia, que por lo general tienen el fin de guiar a las personas con vida en un futuro inmediato. Se dice que cuando una persona sueña y no quiere olvidar lo que vivió durante ese lapso, tendrá que anotar lo vivido en los minutos siguientes al despertar. Caso contrario, aunque recuerde sintéticamente lo soñado, difícilmente se acuerde de todos los detalles. Y si una persona sueña con un pariente o amigo, en muchos casos sucede que les queda la sensación de que ese ser fallecido trataba de darle algún tipo de mensaje desde el más allá. Eso es potencialmente muy probable en un alto grado, aunque no será fácil captar la intención del mensaje de lo que quiso decir en sueños. Los psicólogos consideran que soñar con seres fallecidos es una manifestación de depresión o sentimientos de culpabilidad.

Los expertos en sueños también aseguran que es común soñar con personas fallecidas, de las cuales reciben un mensaje que puede tener una información significativa e importante. Es concreto que no existe evidencia científica para certificar que los espíritus de personas fallecidas puedan visitar a sus parientes y amigos en sueños. Pero no todo es tan simple, bastaría con consultar a las miles de personas que aseguran que han tenido estas experiencias y se han contactado en el mundo de los sueños con sus seres queridos. En ese plano puede ocurrir un “diálogo”, llamémoslo así, entre las almas. Que el espíritu de una persona fallecida busque a sus familiares y amigos es, además, una advertencia de lo que puede llegar a suceder, habida cuenta de que en esos planos el tiempo no parece ser el mismo que en el mundo real.

Causas y razones

Los espíritus fantasmales tienen un sinfín de razones para aparecer materializados frente a sus seres queridos vivos, las motivaciones pueden ser innumerables, pero en todos los casos marcan mensajes, que pueden ser de advertencia por algo que puede llegar a suceder, pero también para dar tranquilidad o protección, aunque también para culminar una historia o perdonar alguna cuestión. Para tranquilizarnos, para transmitir un mensaje o una advertencia o para terminar algún conflicto que hayan tenido en vida. En muchos casos estos conflictos perduran generaciones. También puede tratarse de una advertencia referida a cuestiones de salud. Incluso ya inmateriales, esos espíritus fantasmales pueden llegar a ser consejeros psíquicos muy confiables, y como se pueden mover a través del espacio y el tiempo sin problemas, sus avisos resultan precisos. Pero del mismo modo esos espíritus en muchas oportunidades dan aviso de que la muerte se avecina, ya sea para esa misma persona o para quienes la rodean. Si una persona recibe un “aviso” de una entidad fantasmal conocida, suele tomarse como un alivio. Más allá de la vida hay alguien que lo va a estar esperando. Asimismo, en muchos casos las entidades suelen utilizar como canales de comunicación a terceros, cuando el receptor no recibe el mensaje o no reacciona ante esa condición. Entonces busca a alguien a través del cual buscará canalizar el mensaje. Los sueños con familiares o amigos son diferentes a soñar con cosas. Las razones para que un pariente o amigo fallecido entre en contacto con quien duerme pueden ser en dos sentidos: una advertencia o bien el pedido de perdón por alguna cosa en este mundo físico, para facilitar la elevación de ese ser.

También puede suceder que esos espíritus fantasmales se encuentren en problemas, ya que no pueden elevarse hacia una instancia superior y están atrapados en planos intermedios sin poder salir. A través de sueños, esas entidades suelen pedir a los vivos que activen mecanismos mucho más sencillos de lo esperado. A veces un simple perdón libera a esa alma que entonces podrá elevarse a los planos correspondientes para continuar su ascensión. 

En algunos casos, cuando entre sueños los vivos no logran entender qué les pasa a sus difuntos, siempre es bueno que ese paso lo pueda orientar un médium, aquel que sí logrará comunicarse con esa entidad y que les dará la respuesta correcta que están esperando. Hay casos en que las almas se logran comunicar con sus parientes y les piden que recen por ellos. La mejor manera de ayudarlos en esta circunstancia es prendiéndoles una vela en su nombre o hacer oficiar misas en su homenaje. Todo ello ayudará a las almas a ascender y así poder ir al lugar que les corresponde.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error