Miércoles 04de Agosto de 2021CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$96,00

Dolar Venta:$102,0

Miércoles 04de Agosto de 2021CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$96,00

Dolar Venta:$102,0

/Ellitoral.com.ar/ Interior

Sumando voluntarios y donaciones, una mujer cocinó para 35 familias aisladas

Vanesa es ama de casa y vende comida para contribuir con la economía familiar. La semana pasada decidió hacer viandas para quienes no podían salir de sus casas ni, menos aún, trabajar. Con el aporte de los pobladores, logró generar una cruzada solidaria. 

Era consciente de que no tenía los recursos para comprar lo necesario para cocinarles a sus compueblanos que estaban aislados debido a la pandemia de covid-19. Sin embargo, el pasado lunes inició una campaña especial: comenzó a pedir colaboración para elaborar viandas destinadas a quienes “al igual que nosotros, viven el día a día”, afirmó Vanesa Retamozo, quien habita en Bonpland junto con su esposo y sus dos hijos adolescentes. Así, con múltiples donaciones y el apoyo de voluntarios, ella cocinó para una treintena de hogares. 

El pasado lunes, entre sus preocupaciones diarias, había una que traspasaba las paredes de su vivienda. Cómo podría hacer para que sus vecinos, que no tienen un sueldo fijo, puedan tener al menos un plato de alimentos en sus mesas.

Ella es ama de casa y vende comida para poder generar ingresos que se suman a los de su esposo que es albañil. “No tenemos un laburo estable. Y por eso entendemos a quienes, al igual que nosotros, viven el día a día. Era imposible que compremos lo necesario para cocinar para muchas personas aisladas que no podían salir a trabajar. Pero estaba convencida de que habría gente que no dudaría en ayudar de manera desinteresada”, afirmó Vanesa. 

Fue así que, a través de un estado de Whatsapp, empezó a pedir colaboración. 

Ella se comprometía a cocinar y distribuir las viandas.  No obstante, necesitaba ollas más grandes, verduras, pan, carne y otros elementos para cocinar.

Enseguida comenzó a recibir mensajes que contenían gestos de solidaridad. “Algunos nos donaban lo que se iba a cocinar, otros -por ejemplo- pagaban una determinada suma en una carnicería para que pasemos a retirar lo que necesitábamos e inclusive las familias que recibieron las viandas aportaron”, recordó quien además es mamá de dos adolescentes, uno de 13 y otro de 15.

El primer día, el pasado martes, Vanesa cocinó en su casa y en su motocicleta se encargó de repartir los alimentos en recipientes que ella misma pasó a recoger el día anterior.

Nuevo espacio

En la jornada siguiente, ya se trasladó al comedor municipal que estaba cerrado debido a que gran parte de quienes trabajan en la comuna estaban aislados. “Me ofrecieron ese lugar que es más amplio y además se sumaron dos trabajadoras de la comuna, María López y Débora Bonpland.

“También ese miércoles, se sumó otro vecino voluntario y solidario: don Hugo. Él es mecánico pero ayudó a distribuir las viandas. Algo que fue de gran ayuda porque -según el día- entregamos 30, 33 y 35 viandas”, destacó Vanesa.

Para realizar esa misma tarea, luego se incorporaron los bomberos de la localidad. 

“Y al estar en el comedor municipal, las autoridades nos permitieron usar zapallitos, videos y otros elementos que ellos tenían ahí”, contó Vanesa, que inmediatamente subrayó: “La verdad es que son muchos los que, de una u otra forma, ayudaron para garantizar la alimentación de unas 35 familias aisladas. En mi caso, lo único que hice fue proponer que nos unamos y cocinar lo que iban donando”. 

Es que, en realidad, ella no quería que el caso se hiciera público. Sin embargo, una periodista local, Cristina Avalos, al enterarse de la cruzada, decidió compatirla  con este diario.

“Es admirable lo que hace. Estamos atravesando  una situación complicada debido a la pandemia de covid-19. Inclusive el intendente, junto con su familia, está aislado. Y ella se puso en acción para ayudar a las familias que no pueden trabajar porque deben permanecer en sus casas”, manifestó Avalos. 

Última jornada

Ayer fue el último día en que Vanesa cocinó junto con Débora y María. Es que hoy volvería a funcionar el comedor municipal.

“Igual si después necesitan que continúe unos días más, no tengo problemas”, sostuvo Vanesa, que -en principio- seguiría cocinando para vender: pizzas, empanadas, hamburguesas, pastafloras y pastelitos. 

(CC)

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error