Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Un convertible único, producido en Argentina

En los años 60 Fiat Argentina decidió innovar con modelos de espíritu deportivo y buscó diversificar su oferta con varios modelos, entre los cuales presentó al que, hasta el día de hoy, es el único vehículo convertible producido en serie en nuestro país: la Coupé 800 Spider. 

José Luis Zampa

En 1966, Fiat Concord decidió dar un paso superador en su catálogo de productos. Y con la osadía que pocas terminales demostraron, ofreció en el mercado nacional su famosa Coupé 800 Spider, modelo que hasta el día de hoy es el único automóvil convertible construido en serie por la industria argentina.

La historia de este pequeño sport con atributos de seducción sobresalientes se remonta a principios de los años 60 en Italia, su país de origen, donde el diseñador Alfredo Vignale había comenzado a bocetar modelos para renovar la gama de la casa turinesa mediante un método que estaba de moda en esos años: los fabricantes generalistas recurrían a carroceros particulares para que propusieran alternativas innovadoras.

Vignale, en franca competencia con otros magnánimos del diseño como Pininfarina, Bertone y Moretti, propuso dos carrocerías basadas en las plataformas del Fiat 600 y del Fiat 1500, dos vehículos probadamente confiables que, al cambiar de ropaje, se convirtieron en deportivos de gran atractivo para el público joven.

Pero la pulseada desfavoreció a Vignale. Sus bocetos fueron desestimados y los directivos de Fiat optaron por el modelo de Bertone para el nuevo Fiat 850 convertible y por la creación de Pininfarina para la que sería la Coupé 1500 italiana. Sin embargo, no todo estaba perdido para las bellas siluetas concebidas por don Alfredo.

Justo para mediados de la década del 60 la filial argentina de Fiat consideró que era momento de expandirse dado el notable crecimiento que experimentaba la industria automotriz en nuestro país. Fue en ese contexto que la casa matriz, en contacto con sus representantes rioplatenses, propone a Vignale como alternativa para producir nuevos modelos en la  Argentina.

El recordado ingeniero Aldo Periz, uno de los más sobresalientes técnicos de la planta de Fiat que operaba en El Palomar, se hizo cargo del desafío y puso en marcha el proyecto que en 1966 dio frutos en este orden: en primer término la Coupé de techo duro Fiat 770 (en realidad era una carrocería tipo berlina dos puertas, pero aquí la definieron como coupé), a los pocos meses la evolución del mismo auto, que pasó a llamarse Fiat 800 por su motor más grande y cambios importantes en el tablero, entre otros detalles deportivos, y para completar la gama el convertible Spider, una verdadera novedad para los consumidores más selectos.

Por primera vez en la Argentina se podía comprar un auto de fabricación nacional con el techo plegable, un auténtico cabriolet que además era dueño de unas líneas atrapantes, con detalles de distinción nunca vistos en modelos del segmento compacto.

Comparado con su hermano de sangre, el Fiat 600, el Spider 800 sacaba numerosos cuerpos de ventaja por el lado de la estética. Y aunque compartían mecánica con el popular “Fitito”, en materia de precios estaba varios escalones por encima. En otras palabras, era un auto para pocos y así lo demuestra la estadística, con apenas 1201 unidades fabricadas entre 1966 y 1969.El ciclo breve del Fiat 800 en la Argentina tiene que ver con el alto costo horas/hombre que requería su fabricación, ya que las carrocerías eran terminadas a mano con soldadura de estaño. Por ese motivo, el Fiat 600 siguió siendo el caballito de batalla de la marca en el segmento básico y tanto la Coupé como el Spider se despidieron para siempre antes de la década del 70. Hoy, de los 1.201 convertibles construidos quedan algunos centenares, mientras crecen los apasionados por el modelo, que se reúnen en clubes virtuales y en encuentros de fines de semana para compartir experiencias, restaurar las unidades deterioradas y disfrutar de sus autos con los cabellos al viento.

¿Por qué Spider?

El Fiat 800 convertible producido en la Argentina recibió la denominación oficial “Spider” justamente por llevar techo plegadizo o “soft-top”, pero el vocablo que traducido al español significa “araña” se remonta al siglo XIX, cuando una dama de la burguesía británica hubo de ascender a un carruaje de dos ruedas (una especie de Sulky lujoso) con delgadas ruedas de madera y una capota construida sobre múltiples varillas de metal que permitían acomodar la protección de lona al gusto de los ocupantes. 

La mujer –cuenta la leyenda- exclamó “like a spider” (igual que una araña) y a partir de allí los carroceros comenzaron a designar a los vehículos con ese tipo de techos escamoteables como “spider”. Medio siglo después, los constructores italianos utilizaron tal denominación para los convertibles de Alfa Romeo, Fiat, Cisitalia y otras marcas peninsulares.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error