Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Nacional

El Gobierno se reunió con la CGT: luz verde para una reforma laboral “light”

Posse, Francos, Santiago Caputo y el secretario de Trabajo, Julio Cordero, recibieron a la delegación de la conducción cegetista, de la que participó sorpresivamente el líder de Camioneros. 

n  El ministro del Interior Guillermo Francos volvió a ponerse ayer el traje de bombero político del Gobierno para recibir a la cúpula CGT y apagar un nuevo incendio. Hasta el martes, cuando llegó la invitación del Ejecutivo, la central obrera amenazaba con convocar un segundo paro general contra el gobierno de Javier Milei o a una movilización para la segunda de semana de mayo, que se sumaría a la conmemoración del Día del Trabajador.

Después de casi tres horas de una reunión los jefes sindicales se fueron de la Casa Rosada dispuestos a participar de una mesa de diálogo permanente con el Gobierno y a apoyar cambios acotados en la legislación laboral, pero reclamaron a cambio al Ejecutivo que acelere la homologación de acuerdos paritarios que no aprobó, como el caso de Camioneros.

Para el Gobierno representa un reseteo en su vínculo con los gremios que se paralizó tras el mega DNU, cuyo capítulo laboral fue frenado por la Justicia tras el amparo presentado por la CGT. "Ellos sí la ven", solía repetir en privado el Presidente sobre los jefes gremiales

Francos, que por la mañana recibió a los jefes de los bloques "dialoguistas" en el Senado, no estuvo solo en la cumbre con sindicalistas en el Salón de los Escudos: lo acompañaron sorpresivamente el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el secretario de Interior, Lisandro Catalán, y el flamante secretario de Trabajo, Julio Cordero. El ministro del Interior fue el primero en irse en el medio de la crisis política que golpea al bloque del oficialismo, aunque en su entorno aclararon que tenía otro compromiso.

Prueba del viraje en el vínculo entre gremios y el Gobierno fue la presencia del principal asesor del Presidente, Santiago Caputo. "No hay una decisión de tener un enfrentamiento ideológico ni intención demonizar a los sindicatos", dijo Caputo durante la reunión. Los funcionarios reiteraron a los gremialistas su convencimiento de que en los próximos 90 días bajará muy fuertemente la inflación.

Entre los popes sindicales que acudieron la Rosada se contaron Héctor Daer, Carlos Acuña, Gerardo Martínez (Uocra), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Cristian Jerónimo (vidrio), Jorge Sola (seguros) y Hugo Moyano (Camioneros).

"Fue una reunión cordial. Fue la primera que tuvimos desde que se formó el Gobierno. Nosotros vamos a apoyar todo lo que sea razonable", dijo uno de los participantes del encuentro.

Los gremialistas prefieren hablar de modernización laboral en lugar de una reforma y sostienen que están dispuestos a apoyar cambios en materia las indemnizaciones (fondo de cese laborales), régimen de multas por despidos, y en la ampliación del período de prueba. Son los tres puntos que habían avalado antes del DNU 70. Los funcionarios prometieron enseñarles el articulado a los sindicalistas antes de avanzar con su tratamiento en el Congreso.

El Gobierno ya descartó empujar un proyecto que limite la cuota sindical y se comprometió con a homologar las paritarias pendientes, clave para que haya un acercamiento.

De hecho, Moyano, que reemplazó a su hijo Pablo en la reunión, se quedó en Balcarce 50 junto a Cordero, Caputo, Sola y Daer, cuando la mayoría ya se había ido, para terminar de darle una solución al acuerdo paritario de su gremio. Ese encuentro fue más que distendido. La discusión por la homologación de la paritarias de camioneros de resolverse este jueves a las 9 AM en la secretaría de Trabajo en un encuentro definitivo entre Cordero y Moyano. "Les dijimos a los funcionarios que el Estado tiene un rol indelegable en eso y que lo tiene que cumplir", reiteró uno de los presentes.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error