ellitoral.com.ar

Domingo 15de Septiembre de 2019CORRIENTES28°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$54,25

Dolar Venta:$57,50

“El club se convirtió en un grande” afirmó Montecchia

imagen_1
“Regatas se convirtió en un club grande dentro de la Argentina” fue la afirmación de Alejandro Montecchia en la rueda de prensa después de conseguir la Liga Sudamericana de basquetbol. El ex campeón Olímpico también sentenció que “esperemos que se nos respete más, porque es un club que hace muy bien las cosas, cumple con todos sus compromisos, la dirigencia fue elegida dos veces como la mejor del país sin embargo tengo la sensación que todavía no tiene el respeto que se merece en el contexto nacional”.
Desde que decidió volver al país, en 2006, las lesiones lo persiguieron y recién desde el inicio del presente año tuvo la continuidad necesaria. Por eso la obtención de la Liga Sudamericana, la segunda en su carrera, le provocó “una alegría inmensa. Después de tanta mala, es como si fuera mi primer título. Esto solamente por debajo de la Medalla de Oro (Juegos Olímpicos 2004) La alegría que tengo es increíble. El poder festejar con toda la gente, que tanto me apoyó durante catorce meses que no pude jugar y que siempre me brindaron su afecto y apoyo, es algo increíble. El campeonato es para ellos”.
A lo largo de la temporada, Regatas disputó tres finales. La Copa Argentina (ganó), el Súper Ocho (perdió) y la Liga Sudamericana. Montecchia estuvo ausente en las dos primeras por lesión. “Uno cuando está afuera sufre diez veces más que estando dentro de la cancha. La de Monte Hermoso la vi por televisión, la de Mar del Plata no, no me dejaron verla porque realmente me pongo muy loco. Pero por internet o mensajes de texto me iban diciendo. Soy un tipo que sufre mucho de afuera. Por eso el haber estado hoy, y aportado mi granito de arena es espectacular”.
La “bocina” sonó desde la mesa de control, determinando el final del partido frente a Flamengo y la consagración de Regatas. Montecchia fue uno de los exaltados a la hora de celebrar. “Tenía muchas ganas de festejar, después de tanta mala y de todas las piedras que nos pusieron en el camino, como la AdC que parecía que no quería que salgamos campeones poniéndonos partidos en medio de la final. Creo que los jugadores demostraron que es un gran equipo, que merecía terminar la temporada con un título importante como éste y por esas cosas que tiene este deporte no podemos seguir en carrera en la Liga. Pero esto cierra un año muy bueno y a festejar”.
Uno de los secretos para conseguir el título estuvo dado en el excelente grupo humano. “Creo que este equipo se lleva muy bien dentro y fuera de la cancha, y eso siempre ayuda. Creo que es un grupo humano espectacular, uno de los mejores que he integrado en mi carrera”.
En cuanto al futuro y su continuidad en la institución prefirió la cautela. “Ahora quiero disfrutar con la gente, con mis compañeros, ahora voy a tener mucho tiempo para pensar y seguramente la decisión que tome será la mejor”.
Por último reconoció que “tal vez estoy algo viejo y cascarrabias y por eso protesto demasiados los fallos de los árbitros. Me parece que el nivel de los jueces es bajo y los que mejores andan actuan de manera displicente y soberbia. Esas cosas me sacan. En 18 años de carrera fui expulsado solamente dos veces. Las dos este año. Tal vez sea yo el problema y deba tranquilizarme un poco más”.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“El club se convirtió en un grande” afirmó Montecchia

No se cansa de ganar. Montecchia ubicó el título Sudamericano solamente por debajo de la Medalla de Oro.
No se cansa de ganar. Montecchia ubicó el título Sudamericano solamente por debajo de la Medalla de Oro.
“Regatas se convirtió en un club grande dentro de la Argentina” fue la afirmación de Alejandro Montecchia en la rueda de prensa después de conseguir la Liga Sudamericana de basquetbol. El ex campeón Olímpico también sentenció que “esperemos que se nos respete más, porque es un club que hace muy bien las cosas, cumple con todos sus compromisos, la dirigencia fue elegida dos veces como la mejor del país sin embargo tengo la sensación que todavía no tiene el respeto que se merece en el contexto nacional”.
Desde que decidió volver al país, en 2006, las lesiones lo persiguieron y recién desde el inicio del presente año tuvo la continuidad necesaria. Por eso la obtención de la Liga Sudamericana, la segunda en su carrera, le provocó “una alegría inmensa. Después de tanta mala, es como si fuera mi primer título. Esto solamente por debajo de la Medalla de Oro (Juegos Olímpicos 2004) La alegría que tengo es increíble. El poder festejar con toda la gente, que tanto me apoyó durante catorce meses que no pude jugar y que siempre me brindaron su afecto y apoyo, es algo increíble. El campeonato es para ellos”.
A lo largo de la temporada, Regatas disputó tres finales. La Copa Argentina (ganó), el Súper Ocho (perdió) y la Liga Sudamericana. Montecchia estuvo ausente en las dos primeras por lesión. “Uno cuando está afuera sufre diez veces más que estando dentro de la cancha. La de Monte Hermoso la vi por televisión, la de Mar del Plata no, no me dejaron verla porque realmente me pongo muy loco. Pero por internet o mensajes de texto me iban diciendo. Soy un tipo que sufre mucho de afuera. Por eso el haber estado hoy, y aportado mi granito de arena es espectacular”.
La “bocina” sonó desde la mesa de control, determinando el final del partido frente a Flamengo y la consagración de Regatas. Montecchia fue uno de los exaltados a la hora de celebrar. “Tenía muchas ganas de festejar, después de tanta mala y de todas las piedras que nos pusieron en el camino, como la AdC que parecía que no quería que salgamos campeones poniéndonos partidos en medio de la final. Creo que los jugadores demostraron que es un gran equipo, que merecía terminar la temporada con un título importante como éste y por esas cosas que tiene este deporte no podemos seguir en carrera en la Liga. Pero esto cierra un año muy bueno y a festejar”.
Uno de los secretos para conseguir el título estuvo dado en el excelente grupo humano. “Creo que este equipo se lleva muy bien dentro y fuera de la cancha, y eso siempre ayuda. Creo que es un grupo humano espectacular, uno de los mejores que he integrado en mi carrera”.
En cuanto al futuro y su continuidad en la institución prefirió la cautela. “Ahora quiero disfrutar con la gente, con mis compañeros, ahora voy a tener mucho tiempo para pensar y seguramente la decisión que tome será la mejor”.
Por último reconoció que “tal vez estoy algo viejo y cascarrabias y por eso protesto demasiados los fallos de los árbitros. Me parece que el nivel de los jueces es bajo y los que mejores andan actuan de manera displicente y soberbia. Esas cosas me sacan. En 18 años de carrera fui expulsado solamente dos veces. Las dos este año. Tal vez sea yo el problema y deba tranquilizarme un poco más”.