Jueves 23de Mayo de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Jueves 23de Mayo de 2024CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Malvinas 30 Años Suplemento

Cuando uno vuelve del infierno

COMBATES. "Maduramos de golpe y esto nos marcó para el resto de nuestra existencia.

Capítulo "Reflexiones finales". Síndrome de Malvinas:

Cuando uno vuelve de un infierno como es la guerra después de pasar por una situación límite, de haber experimentado la posibilidad de perder la vida, de haber tenido cerca la muerte en forma real y concreta, por haber visto morir compañeros, por sentir aún en los oídos su grito de dolor masticando lo que hizo en el campo de batalla y que no alcanzó para lograr su objetivo, lo primero que se piensa es "¿Cómo nos recibirán en casa, cómo nos recibirán en el país? ¿Qué pensará la gente? ¿Cómo nos mirarán? ¿Servirá de algo volver vivo? ¿No nos tratarán como a cobardes, por no haber muerto en la guerra?

Veníamos espiritualmente quebrados, moralmente destrozados. Todos nuestros sueños, esperanzas y perspectivas de vida -teniendo en cuenta nuestra edad -se habían hecho añicos, frente a la terrible realidad que nos tocó enfrentar. Si éramos jóvenes cuando fuimos, volvimos como hombres!!! Maduramos de golpe y esto nos marcó para el resto de nuestra existencia.

Decepción:

Corría el mes de julio de 1982. Había salido de licencia por 3 días, mi primer franco después de Malvinas. Me encontraba en la inmensa estación ferroviaria de Retiro en la Capital Federal, esperando el tren a Villa Adelina, donde vivía mi tía "Maie", cuando repentinamente hizo irrupción en el andén una patota que portaba banderas, gorros y vinchas del equipo de San Lorenzo de Almagro.

 En el momento en que esa gente me ve con el uniforme de Infante de Marina, comenzó a gritarme 'milico hijo de puta; inútiles, no sirven para un carajo; quemá esa ropa, por culpa de ustedes perdimos las Malvinas'… Acto seguido, dos o tres me quitaron la gorra y el bolso marinero con todo su contenido y se alejan satisfechos.

La primera reflexión que surgió fue la siguiente: ¿por esta gente fuimos a pelear en Malvinas? ¿Por esta gente quedaron mis compañeros allá?

Mi amigo, el "Turco" Daniel Nacfur, compañero de colimba, porteño de Ciudadela, también víctima de este cobarde ataque de los vándalos, me dijo. "Este es un país de mierda, correntino, te juro que yo salgo de baja y me voy a Brasil, pero aquí no me quedo".

Lo miré y le dije, ¿a Brasil?, ¿y qué vas a hacer allá? (…)

¿Explicar?

Volví a casa, lleno de temores, dudas e inquietudes sobre una causa justa que nos llevó a Malvinas.

Trataba de explicar que había dado todo lo que estuvo a mi alcance, que estábamos dispuestos a morir allí de hecho muchos así lo hicieron en los campos de batalla.

Que defendimos esas islas que por razones geográficas, geológicas, jurídicas e históricas nos pertenecen.

Que más allá del resultado final, hicimos todo lo posible para defenderlas. Quería, al igual que todos, rendir cuenta de nuestra actuación, pero… esto a nadie parecía interesarle. El tema pasaba por lo anecdótico: "Si los ingleses nos habían violado", "si era cierto que no comíamos, o si sufríamos frío", "si había mujeres en las islas", "si nos drogaban con la comida"… ¡Tonterías, qué lejos de tranquilizarme, me mortificaban más.

Uno vuelve de la guerra, buscando desesperadamente que lo escuchen, que lo entiendan. Y en cambio teníamos que escuchar que éramos "unos inútiles". Para quien lo dice en forma irreflexiva o ligera, o porque es un ignorante o lo hace en forma "irónica", no significa mucho, pero para quien lo escucha, más aún si es un Veterano de Malvinas, es como recibir un "mazazo", una bofetada que lo deja aturdido.

Por el sólo hecho del resultado adverso de las batallas uno se siente muy mal, pero si además le están ratificando en forma permanente que es un "reverendo inútil", se produce una agresión. Agresión que en forma sutil lo va llevando a una progresiva degradación humana.

El ex soldado, el hombre que sufre esto no se higieniza. No se afeita. No se preocupa por nada. No tiene un proyecto de vida, y así entra en el mundo del alcohol, de la marginalidad. El constante decirse de si mismo: "Para qué me voy a preocupar, si soy un inútil", "no serví en Malvinas", "no sirvo aquí", "de qué vale vivir en una sociedad así…", le cierra los caminos para la integración que desea y necesita. (…)

De pie

Malvinas deja como consecuencia que miles de argentinos tienen una fe inquebrantable de recuperar las islas. Si no somos nosotros lo harán nuestros hijos o nietos. Nuestra conciencia lo ordena y esa conciencia grita desde nuestros hermanos que "quedaron como raíz enterrada", al decir del Padre Julián Zini. (…)

Malvinas dejó miles de hombres jóvenes para seguir levantando la Bandera Argentina y ese es nuestro compromiso ineludible.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error

Comentarios