Jueves 26de Noviembre de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,00

Dolar Venta:$86,00

Jueves 26de Noviembre de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$80,00

Dolar Venta:$86,00

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

CHICOS POBRES Y DROGAS

POR JOSE CESCHI

¡Buen día! “Cuando los hombres no encuentran trabajo, son sus hijos los que salen a buscar alguna forma de subsistencia y, poco a poco, cuando los niños encuentran un grupo de pares para integrarse, dejan de ir a sus casas y terminan por establecer su lugar de referencia en la calle”.

Lo estoy leyendo de una nota que lleva la firma de la licenciada Cecilia Barone (“Los hijos de la calle”, revista Consudec n.823). Más adelante especifica: “Pronto su destino comienza a parecerse al de tantos chicos que, como a ellos, no les que dan otra que buscar formas de conducta, que si bien para nosotros pueden parecer desviadas y anormales, actúan funcionalmente y les permiten sobrevivir en un medio muy duro y hostil”.

No resulta difícil que estos chicos sean usados por quienes se dedican al tráfico de drogas para que las distribuyan y las lleven a los usuarios. Muchas veces ellos también comienzan a consumirlas como una forma de escape a una realidad amenazante.

El uso y abuso de las drogas actúa como evasión a tener que reflexionar sobre la triste realidad que les toca vivir y, a la vez, promueve conductas promiscuas y los hace más vulnerables ante enfermedades como el Sida. No es extraño que tengan información sobre enfermedades, pero de nada les vale sino tienen acceso a cuestiones más elementales como el alimento o la vivienda. Las condiciones adversas en que viven no les permiten recurrir a conductas que no sean autodestructivas.

El Dr. Ramón Castillo había dicho, hace muchos años: “Frente a problemas como el hambre, la desnutrición y la desprotección social, los microbios como causa de enfermedades son una pobre causa”. Le sugiero que relea esta contundente afirmación del Dr. Castillo, que de hambre, desnutrición y desprotección social conocía bastante. No imaginamos hasta qué punto las carencias elementales pueden condicionar la conducta de una persona.

¡Hasta mañana!

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error

Comentarios