ellitoral.com.ar

Martes 28de Enero de 2020CORRIENTES32°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

El Ni Una Menos ensambló los pedidos de justicia, fin de femicidios y aborto legal

Una multitud de mujeres participó de la marcha que se realizó en el microcentro capitalino, en rechazo a la violencia de género.
 

imagen_0
“Ni Una Menos” surgió hace 4 años por el atroz femicidio de Chiara Paez y ayer la lucha feminista volvió a visibilizarse. Es que desde el 2013 hasta la fecha, se registraron 35 femicidios y tal como afirmó El Litoral, sólo hubo 6 condenas a perpetua.
El debate del proyecto legal está próximo a definirse y en este contexto la marcha estuvo signada por el pedido de despenalización de la interrupción del embarazo. “Si el Papa fuera mujer el aborto sería legal”, fue una de las expresiones enunciadas frente a la Catedral.
La violencia obstétrica también se consignó durante la movilización. “Reclamamos por la atención que recibimos las personas gestantes. En la provincia contamos con un sólo hospital materno neonatal, esto sucede en una provincia que se declara ‘Provida’”, indicaron.

Embanderadas con la consigna de “Ni Una Menos”, una multitud de mujeres se movilizó ayer para decir basta al femicidio, exigir justicia por las 35 correntinas que ya no están, pedir el fin de la violencia y elevar voces a favor del aborto legal.
Esos pedidos convergieron en la plaza Cabral, que desde las 16.30 fue el punto de encuentro de los familiares de víctimas de femicidio, mujeres autoconvocadas y miembros de movimientos de género, organizaciones civiles y partidos políticos.
Entre la multitud se encontraba Jorgelina Romero, mamá de Tamara Salazar (víctima de femicidio). Este caso estuvo en el centro de la escena mediática ya que, semanas atrás, se absolvió al único acusado del crimen. “Pediremos justicia hasta el último día de nuestras vidas, por Tamara y por todas las mujeres. Estamos en esta lucha acompañados por la familia y muchas personas que nos dan fuerzas para seguir. También tenemos la luz de Tamara que nos ilumina”, expresó Jorgelina a El Litoral, mientras que en sus manos sostenía un cartel con el rostro sonriente de su hija.
Pasadas las 16.30 el panorama se tiñó de morado (símbolo de la lucha feminista) y el verde ganó lugar con los pañuelos de la campaña “Aborto Legal, Gratuito y Seguro”. En este marco arrancó la marcha por calle San Lorenzo.
En primera fila se colocó una enorme bandera que resumía: “Vivas y libres nos queremos. El estado es responsable”. Detrás se posicionó la familia Zalazar, junto con Rita Verón (hermana de Eli Verón, quien tuvo el primer juicio por violencia de género) y Karina Silguero (hermana de Sandra Silguero víctima de femicidio)  ambas llevaban carteles del rostro de Daniel Borlicher que sigue prófugo tras el asesinato de Sandra.
A las 17, el contingente avanzó hasta frente a la Iglesia Catedral, para entonces, un grupo de mujeres soltó globos verdes que vistieron de ese color el patio de la parroquia.  El recorrido continuó por Junín, hasta plaza Vera  donde referentes de distintos movimientos leyeron un documento con las exigencias del “Ni Una Menos”.
Entre los pedidos se señaló: la aplicación de la Ley Nacional de Protección Integral a las mujeres, exigencia de la Ley de Emergencia Nacional en Violencia contra las mujeres, creación de refugios y albergues temporales, trabajo y emancipación económica para víctimas de violencia. Con tales consignas el grupo se movilizó también hasta Casa de Gobierno.

Justicia 
Para las 18, la multitud avanzó hasta algunas dependencias judiciales para manifestar su preocupación ante los casos de femicidio, violación y diferentes hechos de violencia que todavía no fueron resueltos. 
En este sentido, en el documento  exigen “una justicia con perspectiva de género. Los casos como el de Irina López, una adolescente de 16 años que tras sufrir una brutal violación murió desangrada. A pesar de lo hecho, los implicados fueron beneficiados con la excarcelación poniendo en peligro a la familia”. Además se pidió: “Destitución de jueces, fiscales y funcionarios que amparan violentos, violadores y femicidas. Como por ejemplo, los que absolvieron a Raúl Escalante femicida de Tamara Zalazar”.
También se consignaron varios casos aún no resueltos: “Pedimos que la justicia actúe y ordene la prisión preventiva a Federico Soto, quien continúa acosando mujeres. Exigimos cárcel común para Adrián Sosa García, femicida de Eli Verón. Exigimos búsqueda efectiva de Daniel Borlicher, femicida de Sandra Silguero que hace más de 2 años está prófugo de la justicia”. De esta forma se escribió un capítulo más en la historia de las movilizaciones del “Ni Una Menos”, un evento que surgió el 3 de junio, 4 años tras el femicidio atroz de Chiara Páez.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El Ni Una Menos ensambló los pedidos de justicia, fin de femicidios y aborto legal

Una multitud de mujeres participó de la marcha que se realizó en el microcentro capitalino, en rechazo a la violencia de género.
 

Embanderadas con la consigna de “Ni Una Menos”, una multitud de mujeres se movilizó ayer para decir basta al femicidio, exigir justicia por las 35 correntinas que ya no están, pedir el fin de la violencia y elevar voces a favor del aborto legal.
Esos pedidos convergieron en la plaza Cabral, que desde las 16.30 fue el punto de encuentro de los familiares de víctimas de femicidio, mujeres autoconvocadas y miembros de movimientos de género, organizaciones civiles y partidos políticos.
Entre la multitud se encontraba Jorgelina Romero, mamá de Tamara Salazar (víctima de femicidio). Este caso estuvo en el centro de la escena mediática ya que, semanas atrás, se absolvió al único acusado del crimen. “Pediremos justicia hasta el último día de nuestras vidas, por Tamara y por todas las mujeres. Estamos en esta lucha acompañados por la familia y muchas personas que nos dan fuerzas para seguir. También tenemos la luz de Tamara que nos ilumina”, expresó Jorgelina a El Litoral, mientras que en sus manos sostenía un cartel con el rostro sonriente de su hija.
Pasadas las 16.30 el panorama se tiñó de morado (símbolo de la lucha feminista) y el verde ganó lugar con los pañuelos de la campaña “Aborto Legal, Gratuito y Seguro”. En este marco arrancó la marcha por calle San Lorenzo.
En primera fila se colocó una enorme bandera que resumía: “Vivas y libres nos queremos. El estado es responsable”. Detrás se posicionó la familia Zalazar, junto con Rita Verón (hermana de Eli Verón, quien tuvo el primer juicio por violencia de género) y Karina Silguero (hermana de Sandra Silguero víctima de femicidio)  ambas llevaban carteles del rostro de Daniel Borlicher que sigue prófugo tras el asesinato de Sandra.
A las 17, el contingente avanzó hasta frente a la Iglesia Catedral, para entonces, un grupo de mujeres soltó globos verdes que vistieron de ese color el patio de la parroquia.  El recorrido continuó por Junín, hasta plaza Vera  donde referentes de distintos movimientos leyeron un documento con las exigencias del “Ni Una Menos”.
Entre los pedidos se señaló: la aplicación de la Ley Nacional de Protección Integral a las mujeres, exigencia de la Ley de Emergencia Nacional en Violencia contra las mujeres, creación de refugios y albergues temporales, trabajo y emancipación económica para víctimas de violencia. Con tales consignas el grupo se movilizó también hasta Casa de Gobierno.

Justicia 
Para las 18, la multitud avanzó hasta algunas dependencias judiciales para manifestar su preocupación ante los casos de femicidio, violación y diferentes hechos de violencia que todavía no fueron resueltos. 
En este sentido, en el documento  exigen “una justicia con perspectiva de género. Los casos como el de Irina López, una adolescente de 16 años que tras sufrir una brutal violación murió desangrada. A pesar de lo hecho, los implicados fueron beneficiados con la excarcelación poniendo en peligro a la familia”. Además se pidió: “Destitución de jueces, fiscales y funcionarios que amparan violentos, violadores y femicidas. Como por ejemplo, los que absolvieron a Raúl Escalante femicida de Tamara Zalazar”.
También se consignaron varios casos aún no resueltos: “Pedimos que la justicia actúe y ordene la prisión preventiva a Federico Soto, quien continúa acosando mujeres. Exigimos cárcel común para Adrián Sosa García, femicida de Eli Verón. Exigimos búsqueda efectiva de Daniel Borlicher, femicida de Sandra Silguero que hace más de 2 años está prófugo de la justicia”. De esta forma se escribió un capítulo más en la historia de las movilizaciones del “Ni Una Menos”, un evento que surgió el 3 de junio, 4 años tras el femicidio atroz de Chiara Páez.