La lluvia volvió a inundar varios sectores de la ciudad y vecinos hicieron un piquete
ellitoral.com.ar

Domingo 21de Abril de 2019CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$40,90

Dolar Venta:$42,90

La lluvia volvió a inundar varios sectores de la ciudad y vecinos hicieron un piquete

Fueron cerca de 60 milímetros los que cayeron desde la madrugada de ayer hasta la tarde, donde se dieron algunas lloviznas. El agua se acumuló en las calles y hasta ingresó en las casas; sobre todo en el San Antonio. Allí, los afectados cortaron Maipú por varias horas.
 

Anegamientos. Varias arterias se inundaron tras la lluvia; Loreto fue una de las más afectadas.
Protesta. Preocupados y en busca de respuestas, vecinos del San Antonio cortaron el tránsito en Maipú por varias horas.

Tras un leve alivio que había dado el tiempo, una lluvia por momentos fuerte volvió a generar complicaciones en la ciudad, más que nada en algunos barrios que ya habían sido afectados la semana pasada. Fueron cerca de 60 milímetros de agua los que cayeron desde la madrugada y hasta el anochecer, cuando persistían algunas lloviznas. 
Una de las zonas más perjudicadas volvió a ser el barrio San Antonio, donde el agua se acumuló en las calles e ingresó a algunas viviendas. Una de las arterias con mayores complicaciones fue nuevamente Loreto, generando un fuerte malestar de los vecinos que viven en ese sector de la ciudad. 
Habitantes del barrio, en alerta por el anegamiento de sus viviendas, decidieron realizar un corte de tránsito, que se extendió por varias horas. De esta manera, un nutrido grupo de personas realizó un piquete en avenida Maipú y Loreto, cortando la circulación vehicular desde la mañana hasta la siesta. 
Recién a la tarde levantaron el corte y la situación comenzó a normalizarse, con la presencia en el lugar del camión que utiliza el Municipio para desobstruir desagües. Allí el agua empezó a escurrir, aunque las complicaciones persistían hasta anoche al cierre de esta edición. 
En otros sectores también se dieron dificultades y la lluvia agravó la problemática que se sostiene hace más de una semana. Es así que en la zona del Molina Punta y el barrio Jardín hubo quejas de vecinos por la acumulación de agua en las calles, en algunos casos sin la posibilidad de escurrir por los montículos de tierra que habían quedado de los últimos trabajos realizados allí. 
En este sentido, vecinos de ese sector comentaron a El Litoral que “hay partes que nunca se secaron, y ahora que volvió a llover quedó peor”. 
Entre otras arterias, se anegaron Los Claveles, Las Teresitas y Aguapey. “Estamos cerca de un canal que se supone que tiene que escurrir el agua, pero al parecer no funciona”, expresaron preocupados. Además, siguen sin ingresar en diferentes sectores las unidades de colectivos, obligando a los usuarios del servicio a caminar varias cuadras para poder llegar a la parada. 
El Pirayuí, Ponce y la zona conocida como La Chola también sufrieron ayer los efectos de la lluvia, con calles completamente inundadas y un lento escurrimiento que no terminaba hasta anoche. En tanto, en los sectores donde el agua corrió, las arterias quedaron intransitables y los colectivos debieron, nuevamente, modificar sus recorridos para evitar problemas mayores. La tormenta que se dio sobre todo durante la madrugada causó algunos problemas con el suministro eléctrico en ciertos barrios y también con el alumbrado público. A los problemas que ya existían desde hace varios días se sumó el corte de algunos cables que dejaron sin luz al Esperanza y otras zonas.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La lluvia volvió a inundar varios sectores de la ciudad y vecinos hicieron un piquete

Fueron cerca de 60 milímetros los que cayeron desde la madrugada de ayer hasta la tarde, donde se dieron algunas lloviznas. El agua se acumuló en las calles y hasta ingresó en las casas; sobre todo en el San Antonio. Allí, los afectados cortaron Maipú por varias horas.
 

Tras un leve alivio que había dado el tiempo, una lluvia por momentos fuerte volvió a generar complicaciones en la ciudad, más que nada en algunos barrios que ya habían sido afectados la semana pasada. Fueron cerca de 60 milímetros de agua los que cayeron desde la madrugada y hasta el anochecer, cuando persistían algunas lloviznas. 
Una de las zonas más perjudicadas volvió a ser el barrio San Antonio, donde el agua se acumuló en las calles e ingresó a algunas viviendas. Una de las arterias con mayores complicaciones fue nuevamente Loreto, generando un fuerte malestar de los vecinos que viven en ese sector de la ciudad. 
Habitantes del barrio, en alerta por el anegamiento de sus viviendas, decidieron realizar un corte de tránsito, que se extendió por varias horas. De esta manera, un nutrido grupo de personas realizó un piquete en avenida Maipú y Loreto, cortando la circulación vehicular desde la mañana hasta la siesta. 
Recién a la tarde levantaron el corte y la situación comenzó a normalizarse, con la presencia en el lugar del camión que utiliza el Municipio para desobstruir desagües. Allí el agua empezó a escurrir, aunque las complicaciones persistían hasta anoche al cierre de esta edición. 
En otros sectores también se dieron dificultades y la lluvia agravó la problemática que se sostiene hace más de una semana. Es así que en la zona del Molina Punta y el barrio Jardín hubo quejas de vecinos por la acumulación de agua en las calles, en algunos casos sin la posibilidad de escurrir por los montículos de tierra que habían quedado de los últimos trabajos realizados allí. 
En este sentido, vecinos de ese sector comentaron a El Litoral que “hay partes que nunca se secaron, y ahora que volvió a llover quedó peor”. 
Entre otras arterias, se anegaron Los Claveles, Las Teresitas y Aguapey. “Estamos cerca de un canal que se supone que tiene que escurrir el agua, pero al parecer no funciona”, expresaron preocupados. Además, siguen sin ingresar en diferentes sectores las unidades de colectivos, obligando a los usuarios del servicio a caminar varias cuadras para poder llegar a la parada. 
El Pirayuí, Ponce y la zona conocida como La Chola también sufrieron ayer los efectos de la lluvia, con calles completamente inundadas y un lento escurrimiento que no terminaba hasta anoche. En tanto, en los sectores donde el agua corrió, las arterias quedaron intransitables y los colectivos debieron, nuevamente, modificar sus recorridos para evitar problemas mayores. La tormenta que se dio sobre todo durante la madrugada causó algunos problemas con el suministro eléctrico en ciertos barrios y también con el alumbrado público. A los problemas que ya existían desde hace varios días se sumó el corte de algunos cables que dejaron sin luz al Esperanza y otras zonas.